Aníbal, el refrescamemorias

Aníbal Fernández volvió al centro de la escena por tuitear un polémico video de gente despotricando contra el gobierno de Mauricio Macri.

Por Javier Boher
[email protected]

Hay que reconocer la cuota de verdad de lo que dijo Margarita Stolbizer. Para la líder del partido GEN, aliada a Sergio Massa en las últimas elecciones y referente del tibio espacio de centroizquierda, es culpa del gobierno que Cristina Fernández de Kirchner vuelva a ser candidata.

Aunque ese espacio que representa haya llevado también su cuota de parte, la idea del gobierno jugando a mantener como referente de la oposición a Cristina es un riesgo demasiado grande para tomar. No porque Cambiemos pueda perder las elecciones, sino por lo que significaría un triunfo del kirchnerismo.

El domingo por la tarde, un eufórico Aníbal Fernández tuiteó un video que resume todo lo que está mal en un sistema democrático. Hay tantas cosas para decirle al ex Ministro del Interior de Néstor Kirchner que es imposible siquiera empezar. Pero vamos a intentarlo.

El video estaba acompañado por un texto que decía “MDQ, Macri y Vidal en todas las oraciones”. Al darle play, se veía a mucha gente cantando contra el presidente (en un acto que por sí mismo no dice nada), en un restaurante atiborrado de gente.

Lo grave y triste es que la persona que filma se detiene sobre una mesa con cuatro mujeres que prefieren seguir comiendo en lugar de sumarse a la irracional masa que entona su verso contra el gobierno. Prefiere exponerlas, criticarlas, mostrar cómo la gente de afuera del local las señala como si tuviesen algún tipo de enfermedad contagiosa de la que debieran avergonzarse.

El ex Ministro de Producción de Eduardo Duhalde tuiteó el video como si fuese actual, algo que finalmente se supo falso. Fake News de los que en las universidades arman Observatorios de Medios para llenarse la boca hablando de que a los medios tradicionales no se les puede creer nada. Quizás a los políticos tradicionales tampoco.

Poco importa si el video que subió el ex Jefe de Gabinete de Cristina Fernández fue filmado después de una marcha que convocó hace un tiempo Hugo Moyano en Buenos Aires. Por supuesto que a él, que presenta la escena como verdad, lo afecta en su credibilidad (no muy grande fuera de las filas kirchneristas), pero al resto nos afecta en algo más profundo, como una alerta del fascismo en sangre que acompaña a los partidarios de los que se fueron en 2015.

Ese escrache no es escrache, sino linchamiento. Cuatro mujeres mayores atacadas por los santos protectores del feminismo emancipador latinoamericanista, que oportunamente calla cuando le conviene, en la habitual e hipócrita doble moral que comparten con aquellos de los que dicen ser tan distintos.

Ninguno puede saber de dónde venían ni cuáles son sus historias. No sabían si acababan de despedir a un ser querido, si eran turistas, si emigraron a Argentina desde sus países escapando a dictaduras de las que ellos pueden llegar a enorgullecerse o si simplemente eran sordomudas. Pero las atacaron igual, como la turba irascible y deficiente que acompaña y endiosa permanentemente a personajes como el ex Ministro de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos de Cristina Kirchner.

Los totalitarismos en su estado más puro son eso. No se conforman con obligarte a hacer lo que quieren; se quieren meter en tu vida privada, en tu casa, en tu cabeza, para convencerte de que ellos tienen razón y vos no. No les alcanza con que vos no opongas resistencia, porque de hecho eso les molesta aún más; saber que por dentro los considerás poca cosa.

El abogado, ex Secretario General de la presidencia, ex senador nacional y ex candidato a gobernador por la provincia de Buenos Aires desempeñó durante años los más diversos cargos en el Poder Ejecutivo Nacional, como quedó claro hasta ahora. No puede no saber cuál es el funcionamiento de la democracia y las instituciones, tan solo prefiere menospreciarlas.

Afortunadamente, cada tanto nos pueden dar una muestra clara y palpable de lo que son y lo que les gustaría hacer si volvieran al poder, tal como pasó ahora con el video con el que Aníbal Fernández nos refrescó la memoria.

Es inconcebible que semejante yunta de brutos y autoritarios sea una de las fuerzas en pugna para las próximas elecciones. No hay que confundirse creyendo que es porque hicieron algo bien durante su gobierno. Por el contrario, es porque todos los que están del otro lado, ocupando a su turno el gobierno, hicieron casi todo mal para que esos que se fueron, efectivamente no vuelvan más.