Provincia prevé incremento del 92% para gasto social

Las partidas sociales se duplican respecto a este año; la inversión en obra pública cae en términos reales y se adjudica la necesidad de financiamiento a la deuda de $6000 millones en los compromisos asumidos por la Nación.

Por Gabriela Origlia

El proyecto de presupuesto para el 2019 que ya analiza la Unicameral navega entre dos objetivos, seguir con la obra pública (aunque la inversión en ese segmento cae respecto de este año) y reemplazar subsidios nacionales para no perder apoyo en un año electoral y, a la vez, afrontar una economía en crisis, con caída de actividad. También hay previsión para tomar nueva deuda.
El ministro de Finanzas Osvaldo Giordano, encargado de presentarlo ante los legisladores –con una puesta en escena de frascos con caramelos- advirtió que hay “continuidad de las líneas estratégicas con énfasis en la austeridad y en el superávit para invertir en infraestructura; pero hay adecuaciones para enfrentar de mejor manera el contexto nacional de crisis”.
Con la perspectiva de que el incremento de las demandas sociales continuará por varios meses más, las partidas de gasto social (Educación, Salud y Desarrollo Social) aumentan 92% ($ 9.314), pasan de $10.084 a $19.398 millones. De ese total, casi un cuarto ($4.227 millones) son para financiar políticas alimentarias y una proporción similar ($4.709 millones) para vivienda. El resto se divide entre empleo y capacitación ($ 2.855 millones) y $1.028 millones para asistencia a familias.
Para afrontar el recorte de fondos nacionales para subsidios de transporte y para la tarifa social de la luz –el gobernador Juan Schiaretti fue uno de los impulsores de que el achique fuera para todas las jurisdicciones-, la Provincia destinará $3.200 millones a subsidios de ómnibus y $1.354 millones para sostener la tarifa eléctrica para los sectores de menores recursos.
Para obra pública la inversión proyectada es de $43.283 millones de pesos, en términos reales implica una caída respecto a este año que Giordano adjudicó a que los trabajos de más envergadura están más avanzados; apuntó que el 68% del plan ya está ejecutado. Es obvio que también impacta la necesidad de recortar por un lado para poder casi duplicar la partida social.
Del total de recursos, 36% se destinará a obras viales; 28% a hídricas y saneamiento; 17% a hospitales y escuelas y tres por ciento a gasoductos. A la hora de explicar la necesidad de financiamiento para seguir con los trabajos, el oficialismo apuntó a los “incumplimientos” de los compromisos asumidos por la Nación. Estimó la deuda en $6.000 millones, “cifra que representa 25% de la que debe tomar la Provincia para financiar la inversión en 2019”.
Cuando, en público, Schiaretti se refiere a esta deuda siempre le baja el tono y dice que seguramente cuando pueda su “amigo” el presidente Mauricio Macri se pondrá al día; de paso, subraya que por la “solvencia fiscal” de la Provincia pueden continuar los trabajos.

Impuestos
En materia impositiva, el proyecto cumple los puntos de 2019 contemplados en el pacto fiscal (sólo se frenó, en la negociación entre gobernadores y Nación, la reducción de Sellos que estaba prevista). Giordano dijo que Córdoba resignará $6.141 millones en recursos por la rebaja en Ingresos Brutos, lo que representa una caída del 3,7% en los ingresos provinciales.
La alícuota de Comercio baja 12% (pasa de 5,69% a 5%); 31% la de Intermediación Financiera (de 10,18% a 7%); 33% la de Transporte (de 2,98% a 2%); 12% la Inmobiliarias, Empresariales y de Alquiler (de 5,69% a 5%); 16% menos para Construcción (de 2,98% a 2,5%) y 25% menos en Gas, Electricidad y Agua (de 4,98% a 3,75%).
En el caso del Inmobiliario Urbano se establecieron cinco categorías que van desde las propiedades de menos de $584.500 -tendrán un aumento del 32%- hasta las que superan los $2.167.500, que se incrementarán 40%. En el caso de las otras tres categorías intermedias, los ajustes oscilarán entre el 29% y el 33%.
Se mantienen las exenciones del 100% para 61.000 adultos mayores y 19.000 personas en situación de indigencia; estarán exentos al 50% 13.000 personas bajo la línea de pobreza. En total, 10% del padrón. En el automotor estarán exentos 926.000 automotores y 650.000 motos.
Para el inmobiliario rural, la división se hizo en tres categorías en función del tamaño y la valuación: los de menores dimensiones y valor y representan (67% de las cuentas) tendrán un incremento de 38%; 22% del total (grupo 2), ajustarán 51% y los más grandes y valiosos (11%),  aumentarán 56%.
Sigue el descuento del 30% para el contribuyente al día al que se suman 15% y 10% para el urbano y el rural respectivamente, en caso de abonar mediante la cuota única. Quienes paguen por medios electrónicos recibirán un descuento adicional de 5%, en tanto que aquellos que opten por pagar en 12 cuotas mediante débito automático, tendrán bonificada una mensualidad.