Esteban debuta en UTA con lista de exigencias para Mestre

La secretaria general de los choferes se definió como dialoguista y anti-paros. Pedirá al Intendente que ponga en funciones la comisión de transporte para canalizar reclamos.

Por Yanina Passero
[email protected]

utaAsumirá el 3 de enero, pero Carla Esteban ya ocupa el despacho principal del gremio de los choferes cordobeses. El proceso de saneamiento interno que encaró el interventor Jorge Kiener, tras la remoción de la comisión directiva de Ricardo Salerno, dejó el camino allanado para que su elegida haga sus primeras armas en la política sindical y en una organización que no cuenta otra historia que la de feroces internas entres sus miembros.
La flamante comisión directiva local parecía predestinada a cargar con el mote de “los puestos a dedo” por los adláteres del cacique del transporte, Roberto Fernández. Sin embargo, obtuvieron un inesperado respaldo de los afiliados en los comicios del 18 de octubre. Un 42% de los afiliados apostaron por el fin de la intervención con Esteban y Pablo Farías como responsables de una etapa bisagra en la historia de la UTA local.
La boleta única, cuidadosamente confeccionada por Kiener, cosechó 1.770 votos en un padrón compuesto por 3.500 choferes activos y unos 700 jubilados. La cifra fue celebrada porque conocían la campaña en contra montada por los pocos activistas que quedaron en UTA después de que los interventores pulverizaran las carreras sindicales de novatos y veteranos.
A no poder presentar una lista, la pequeña oposición canalizó su frustración en profundizar el desinterés de los afiliados por los comicios. El objetivo era simple: si la boleta oficialista no se hacía de una buena cantidad de votos ergo no sería representativa y los díscolos obtendrían un argumento potente para repetir una vieja receta, la interna a las autoridades electas.
Con el voto de confianza de buena parte de los afiliados, una junta ejecutiva conformada con leales a Fernández y con el cuerpo de delegados (también de leales) con mandato hasta inicios de 2020, Esteban deberá concentrarse en su administración. Promete hacer foco en acciones sociales para “devolverle al compañero su confianza con gestión”.
Si bien varios secretarios generales de UTA Córdoba decían estar alineados con Fernández pero en voz baja fantaseaban con una mayor autonomía, Esteban refresca algunas premisas que en la sede que comandará tienen anclaje difuso a la luz de los episodios de los últimos años. Es necesario para “refrescar” cuáles son sus responsabilidades y limitaciones como cabecilla del gremio.
“Me toca asumir en una de las etapas más complicadas del servicio del transporte. No descarto que sea un año conflictivo por la creciente inflación y su impacto en los salarios, pero Córdoba no es miembro paritario, la negociación la lleva adelante UTA nacional. A nosotros nos tocará velar para que las empresas cumplan con el convenio colectivo de trabajo y el pago de haberes, entre otros puntos”, puntualizó.
Y de esta declaración se desprende la primera acción que la vinculará con el poder concedente del servicio. Esteban no busca una foto con el intendente Ramón Mestre pero le hará llegar cuáles son sus “inquietudes”.
La nueva referente de UTA le pedirá al titular del Palacio 6 de Julio que ponga en funcionamiento la Comisión de Transporte para exigirle que se cumpla con las frecuencias, la ampliación de los carriles selectivos, mejoras en las condiciones de trabajo y la aplicación rigurosa del convenio colectivo de trabajo.
“No soy partidaria de las medidas de fuerza. Me comprometo a agotar todas las instancias legales y administrativas para reclamar lo que creemos que corresponde. Antes de tomar una decisión, se me impone la responsabilidad de saber si mi compañero está realmente cubierto”, concluyó aludiendo tácitamente a las dos centenas de despidos producto del paro de nueve días que lideraron delegados díscolos, en junio de 2017.
Esteban quiere que funcione el canal de diálogo entre el municipio, la Fetap y UTA, previsto en el artículo 103 de la Ordenanza Municipal 12.076, sobre el marco regulatorio para el Servicio de Transporte Urbano de Pasajeros. Ofrenda la paz, si Mestre acepta dinamizar un espacio ideal para encauzar las demandas y preocupaciones que prometen agudizarse en el marco de la crisis.