El boceto de un clásico

Como parte de las actividades programadas para celebrar el cincuentenario de la salida del álbum “The Beatles”, mañana estará disponible en las plataformas digitales el track “While my guitar gently weeps - Acoustic Version - Take 2”, con George Harrison en guitarra y voz, y Paul McCartney en armonio.

Por J.C. Maraddón
[email protected]

harrisonPara el año 1968, cuando llegó el momento de grabar el disco doble que luego sería conocido como “The White Album” por su tapa blanca, The Beatles ya no era más un conjunto musical sino una suma de individualidades que en muy pocas ocasiones se presentaban unidas. Sobre todo, la fisura se había planteado entre los miembros de la dupla compositiva fundamental, John Lennon y Paul McCartney, cuya relación se había enturbiado de manera irreversible, hasta ese extremo en que cada uno de ellos se preocupaba por hacer cosas que molestaran al otro. George Harrison y Ringo Starr, por su parte, orbitaban alrededor de las escaramuzas tratando de salir indemnes de ese trance.
Así, mientras John y Paul trabajaban por separado junto a sus respectivas parejas, cada uno con su propio ingeniero de sonido, los otros miembros de la factoría beatle hacían la suya. Ringo, por ejemplo, pegó un portazo en plena sesión y dijo que abandonaba todo, aunque después lo convencieron para que volviera. Y el productor George Martin se tomó unas sospechosas vacaciones que, vaya casualidad, coincidían con la fecha en que el nuevo disco debía ser registrado en los EMI Studios. El panorama no podía ser más desolador.
Desde un principio, había sido George el que más distante se había mostrado con respecto a estos conflictos internos que sacudían al cuarteto. La aventura del nuevo disco había empezado en la India, donde John y Paul compusieron la mayoría de las canciones a hurtadillas, mientras se suponía que debían estar participando de la meditación trascendental. George había invitado a los cuatro a un retiro espiritual que ayudara a resolver las desavenencias, pero el resultado fue magro. Sin embargo, él permaneció más tiempo que el resto en la India y consiguió encontrar allí una inspiración que daría sus frutos en las próximas canciones.
Uno de esos grandes aportes sería el tema “While my guitar gently weeps”, que en Argentina fue brutalmente traducido como “Guitarra vas a llorar”. Bajo la influencia del trovador Donovan, con quien había trabado amistad en la India, e inspirado por algunos pasajes del “I Ching”, Harrison compuso esa canción en un formato acústico, que evolucionó luego cuando Paul McCartney le agregó arreglos en el órgano. Como la pieza todavía no lograba encantar a los líderes del grupo, George la fue dotando de otra instrumentación: Ringo regresó a la batería y Eric Clapton fue invitado a tocar la guitarra.
En noviembre de 1968, cuando saliera el álbum blanco, cuyo título era tan parco como su portada (“The Beatles”), “While my guitar gently weeps” sería uno de los tracks que mejor recepción tendría, sobre todo porque la dispersión creativa de la banda había terminado procreando un disco de neto corte experimental. Esa canción consolidó a Harrison como un compositor e intérprete de altísimo nivel, que había permanecido opacado por la descollante presencia de Lennon & McCartney al comando de las decisiones desde la época inicial, cuando George era el benjamín de una formación que todavía no había accedido a las mieles del éxito.
Como parte de los acontecimientos programados para celebrar el cincuentenario de la salida del álbum “The Beatles”, se anuncia que mañana estará disponible en las plataformas digitales el track “While my guitar gently weeps – Acoustic Version – Take 2”, a manera de anticipo de un box set del álbum blanco que será puesto a la venta en noviembre. Con George en guitarra y voz, y Paul en armonio, esta versión permite apreciar los primeros bocetos de una pieza que luego, con un sonido menos acústico y más rockero, se transformaría en un clásico de todos los tiempos.