Campaña pre-estival de Altamirano adelanta competencia 2019

La decana de Psicología está realizando conversatorios en distintas unidades académicas para elevar su perfil público como candidata rectoral.

altamiranoLa UNC vive desde hace años en un permanente estado electoral, en el que se combinan elecciones institucionales y gremiales, directas e indirectas, por claustro, por unidad académica e incluso por dependencias de menor jerarquía.
Sin embargo, el 2019 expondrá a los universitarios cordobeses a una experiencia comicial nueva: por primera vez se elegirá a un rector con el voto directo de toda la comunidad. Los profesores, estudiantes, graduados y no docentes de las 15 Facultades elegirán al titular de la Casa de Trejo por el periodo 2018-2021.
Los ciudadanos universitarios asumirán la potestad que la Asamblea Universitaria les delegó en la tumultuosa sesión de fines del 2016. De esta manera las incontables “roscas” y negociaciones que caracterizaban cada votación de la Asamblea deberán ser reemplazadas por campañas electorales masivas, en las que cada candidato dispute voto a voto.
La decana de Psicología, Patricia Altamirano, parece haber tomado nota de este cambio y, sin demora, comenzó su primer rally electoral por las distintas unidades académicas. La psicóloga compitió sin suerte por el cargo de rectora en 2016, y quiere volver a internarlo en 2019. El sistema directo, aseguran sus alfiles, podrían darle un margen de crecimiento entre el electorado independiente, que no tenía representación en la Asamblea Universitaria.
Tras visitar Ciencias Médicas y Ciencias Sociales, mañana se reunirá con miembros de la Facultad de Artes. Además, desde el bunker de su espacio Avanzar adelantan que ya tienen otras unidades académicas para visitar antes que llegue el verano.

Elección directa
Hasta el 2016, el rector de la UNC era elegido por los miembros de la Asamblea Universitaria, es decir, la suma de los decanos y consejeros directivos de las Facultades. En la última oportunidad, cuando fue ungido Hugo Juri, se trataba de apenas 247 personas; hoy, tras la normalización de Ciencias Sociales y Ciencias de la Comunicación, la Asamblea tiene 285 integrantes.
Tras la reforma política de 2016, los consejeros cedieron dicha potestad en favor de toda la comunidad universitaria. A pesar de la oposición firme del kirchnerismo, a partir de ese momento tanto el rector, los decanos y sus respectivos vices son elegidos de manera directa.
A lo largo de 2017 y 2018 ya se renovaron 14 de los 15 decanatos a través de este método, pero en 2019 será el debut- de la elección directa de rector. Entre los cuatro claustros, entre 150 y 200 mil personas estarían llamadas a las urnas, en lo que constituirá un verdadero hecho político tanto para la UNC como para la ciudad y la provincia de Córdoba.
El reglamento que regirá estos comicios aún no ha sido aprobado por el Consejo Superior, pero se especula con que la fecha se mantendrá en la actualmente fijada para las elecciones estudiantiles. De ser así, la cita electoral el próximo año será el 16 de mayo. El voto se realizaría a través de la boleta única de papel, y se está pensando en debates públicos entre los candidatos que serían televisados.

Candidatos
Hasta el momento, Altamirano es la única que ha confirmado públicamente que quiere competir por el rectorado, como ya hizo en 2016. A pesar de no haber otras postulaciones declaradas, la dirigencia universitaria espera que haya al menos otras dos listas en pugna.
Por un lado, el actual oficialismo tendría intenciones de concurrir unificado a las urnas, bajo el mantra de “consolidar los proyectos iniciados en la actual gestión”. El candidato favorito es el actual rector, quien está habilitado para ser reelegido pero todavía no ha confirmado sus planes. En caso de no presentarse, el postulante surgiría de entre los decanos y exdecanos del grupo.
En la vereda del frente, el kirchnerismo universitario comenzó a alistar su tropa con encuentros de la militancia, pero no tiene un líder claro con el que encabezar su propuesta. Mientras dos grupos de nostálgicos postulan respectivamente a los ex rectores Carolina Scotto y Francisco “Pancho” Tamarit, otro sector estaría evaluando la factibilidad de competir con algún decano a la cabeza.
Si el escenario se polariza, sería una mala noticia para Altamirano, quien ha buscado identificarse en los años recientes con una tercera vía entre los dos grupos principales. Sin embargo, sus acólitos creen que, al no realizarse elecciones de consejeros docentes, graduados y no docentes en simultáneo a la de rector, los electores estarán “más liberados” de las preferencias de los decanos y referentes universitarios.