Juri rechaza “expulsión directa” (avala sumario)

El debate sobre las imputaciones y citaciones a indagatoria, ordenadas por el juez federal Miguel Hugo Vaca Narvaja a los jóvenes que ocuparon durante un mes el Pabellón Argentina, se trasladó rápidamente de los tribunales a la arena política universitaria. Luego de que referentes del oficialismo y la oposición se expresasen al respecto, el fin de semana fue el turno del rector Hugo Juri. Consultado por Cadena 3, el médico calificó de “perfecto” el trabajo que llevó adelante la Justicia durante la toma y rechazó la posibilidad de expulsar a los jóvenes sin seguir el proceso administrativo que indica la legislación universitaria. No obstante, el titular de la Casa de Trejo sí adelantó la realización de una investigación sumaria dentro de la universidad que evalúe el rol de cada uno de los involucrados, “para saber qué hizo desde el rector hasta el último estudiante, pasando por todos”.

Investigación judicial

Algunos sectores de la opinión pública fueron muy críticos con el papel del juez Vaca Narvaja y de la fiscal federal Graciela López de Filoñuk a lo largo de la toma, por no haber ordenado un desalojo a pesar de las más de cuatro semanas que duró la ocupación. Juri en cambio ponderó positivamente las actuaciones de los funcionarios judiciales, a las que ponderó como “perfectas, extraordinarias”. El Rector aclaró además que la Justicia no sólo trabajó a partir del momento en el que los manifestantes desocuparon el Pabellón Argentina, sino que “estuvo trabajando desde el primer día” de la toma con el vicerrector, quien estuvo a cargo de la UNC mientras Juri actuaba como titular del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) en las negociaciones por el presupuesto universitario. El Rector se explayó sobre el rol de la Justicia, asegurando que “es tuvo trabajando como corresponde en una república, en democracia, con sus tiempos”. Además, Juri repasó la situación actual de los manifestantes: “efectivamente en este momento la fiscal ha informado que van a imputar a 28 personas entre los que está una docente (…) y ahora van a tener que hacer algo que no es muy épico como que los arrastre la policía, van a tener que ir con sus abogados y tendrán que dar explicaciones en la Justicia y seguramente pagar los daños que le produjeron al señor del bar”. “Hay gente cuyo “negocio” era que los saquen y que se saque una foto, y en el centenario de la Reforma Universitaria no vamos a hacer comedias sobre la Reforma”, sentenció el Rector, en referencia a los manifestantes.

Medidas internas

Luego de conocidas las imputaciones ordenadas por la Justicia, el decano de Ciencias Agropecuarias, Marcelo Conrero, opinó que la UNC debería reglamentar estos casos, en los que “la toma de edificios debería ser expulsión directa, sin tanto protocolo ni tanto sumario, porque hoy las reglamentaciones prevén todo un proceso; ante la identificación de personas que están tomando edificios, que son estudiantes o son personal de la Universidad, no debería resistir tanta pérdida de tiempo”. El rector Juri marcó una línea argumental distinta, recordando un caso que afectó a la UNC en la década de 1990: “en el caso del Banco Social (de Córdoba), en el que fueron presas personas muy importantes, uno de ellos se fugó; a esa persona se la expulsó de la universidad y después nos hizo juicio por no permitirle el derecho a la defensa, y le tuvimos que pagar”. “La gente cree que la plata de la universidad es de nadie, y es para educación”, agregó el médico. No obstante, Juri adelantó que la universidad va a investigar a través de una “sumaria actuación para saber qué hizo desde el rector hasta el último estudiante, pasando por todos”. El rector justificó su planteo asegurando que la universidad “se debería manejar no con los impulsos o expresiones, sino con las leyes: la ley de educación superior, la ley de procesos administrativos y el estatuto de la universidad”. Además, el titular de la UNC agregó que “el Estatuto de la universidad dice que el órgano de gobierno que emite las resoluciones es el Consejo Superior y quien representa la universidad es el Rector y, en su defecto, quien lo sustituye, en este caso el vicerrector”, aclarando que “todo lo demás son palabras de personas que, en un país donde hay libertad de expresión, pueden expresarlas”.