El 25-S crece y suma a mercantiles

El paro convocado por la CGT nacional para el próximo martes, que ya contaba con la adhesión las dos CGT cordobesas y las 62 Organizaciones, suma ahora a los empleados de comercio y al Movimiento de Trabajadores de Córdoba, dirigidos por Pablo Chacón. Nadie puede quedar afuera de la foto.

La CGT nacional tacho en su calendario el próximo martes 25 de septiembre como la fecha para realizar el cuarto paro general de la era Macri. Los tres anteriores, el 6 de abril de 2017, el 18 de diciembre del mismo año, y el 25 de junio pasado, estuvieron motivados siempre –al igual que ahora- en las medidas económicas adoptadas por el gobierno. Principalmente paritarias, reforma previsional, e inflación.
La cita, que ya hizo achicar posiciones entre los las dos CGT cordobesas y despejó dudas respecto de una presunta cercanía entre las 62 Organizaciones de Córdoba y el Gobierno nacional sigue creciendo, y ahora suma también a los empleados de comercio (Agec).
Pablo Chacón, secretario general de los mercantiles y líder del Movimiento de Trabajadores de Córdoba, anunció ayer su adhesión a la medida de fuerza, que lo encontrará movilizándose junto a José “Pepe” Pihen.
Recuérdese que Chacón se escindió de la central comandada por Pihen en 2016, y en la celebración del día del trabajador de ese año lanzó su “Movimiento de Trabajadores de Córdoba”, junto a la Unión de Obreros Metalúrgicos (UOM), el Sindicato de Choferes de Interurbanos (Aoita), el Sindicato de Luz y Fuerza, y Gastronómicos, entre otros, en ese entonces.
Esta separación de Agec de la CGT Regional Córdoba habría sido alentada por la Administración de Juan Schiaretti, que aún pretendiendo la unidad de los gremios bajo una única central obrera prefería imprimir sobre la conducción de la CGT un perfil productivista, más ligado al sector industrial, e imaginaba como primer movimiento para lograrlo apadrinar el surgimiento de esta organización.
Ahora bien, resulta indispensable plantear la siguiente interrogante, ¿opera la crisis económica el efecto de acercar a los distintos gremios y centrales obreras de Córdoba, o resulta el paro una cita ineludible para cualquier dirigencia gremial? Habrá quienes no puedan (o no quieran) ver la diferencia entre las dos variantes, pero parece difícil que cualquier gremialista pueda evitar “salir en la foto” del martes sin afrontar severísimos cuestionamientos en su frente interno.
Más allá de esto, la adhesión de los empleados de comercio es, además de casi un imperativo para sus dirigentes, una noticia importante para el sindicalismo de Córdoba. Y más aún si se tienen en cuenta dos factores.
El primero, es que el lunes próximo se celebra el día del empleado de comercio, con lo cual la actividad comercial será menos intensa. El segundo, y más relevante, es que la UTA confirmó el pasado lunes su participación la huelga.
A pesar de que la actual conducción ha aumentado su injerencia sobre sus representados, y las medidas de fuerza por ella convocadas empiezan a mostrar más adhesión, el elemento determinante para que la huelga resulte exitosa será que el transporte se pliega al reclamo.