Mestre sorprendió: De la Sota tenía chances presidenciales

¿Fue un elogio excesivo del intendente? ¿O envió un mensaje pesimista a Macri?

Por Alejandro Moreno
[email protected]

mestreLa muerte de José Manuel de la Sota abrió una tregua en casi toda la clase política, que prefirió destacar las virtudes y pasar por alto los defectos del ex gobernador, como indica el protocolo en estos tristes episodios.
Por eso no sorprendieron los elogios de la mayoría, aunque en algunos casos las frases de etiqueta no puedan eludir las consecuencias políticas que acarrean.
Ramón Mestre fue uno de los políticos más conmovidos durante la ceremonia de ayer en el Panal. Por tratarse del intendente de la ciudad de Córdoba, al radical se le concedió el micrófono para hablarle a los que despedían los restos del ex gobernador peronista.
En su exposición, Mestre calificó a De la Sota como “un amigo” y un “político diferente” que dejó “un legado muy importante”. “Con dolor te despedimos, como intendente de la ciudad, y también como amigo. Durante muchos actos públicos me trataste con una deferencia muy particular. Vos siempre me distinguías diciéndome amigo, y yo por pudor no lo decía. Hoy, querido Gallego amigo, te despedimos”, sostuvo.
Hasta allí, todo muy previsible, más teniendo en cuenta que De la Sota, cuando murió el padre del actual intendente, el peronista fue al velorio que se realizó en el Cabildo, a pesar de que algunos radicales lo insultaron al ingresar.
Pero, llamativamente, Mestre aseguró ayer que De la Sota tenía “unas chances impresionantes” de ser presidente de la Nación, lo cual para algunos radicales que sintieron escozor al escuchar esto, sugiere que el intendente coloca en dudas la continuidad de Cambiemos en la Casa Rosada.
“En los últimos días tuve la posibilidad de conversar con él, y nos encontramos dialogando sobre las problemáticas de nuestra Argentina y de Córdoba, tal vez con la única cosa que le quedó en el tintero: él quería ser presidente, y tenía unas chances impresionantes, porque supo interpretar las necesidades de los argentinos”, afirmó.
Mestre, además, consideró que De la Sota fue “un perseverante, un luchador, que ante la derrota o ante las adversidades de la vida, se levantó y siguió adelante, conquistó triunfos, volvió a tropezar, y siguió adelante”.
“Llevó una característica muy particular que lo hace un político distinto –continuó-: se aggiornó siempre a los tiempos, acompañó los cambios y eso le permitió estar siempre a la vanguardia, siempre un paso adelante”.
“Más allá de cualquier diferencias circunstancial que hemos tenido, él tenía diálogo de manera permanente, que él realizaba con todos los miembros de la sociedad, con todos aquellos los que participamos en el fragor de la lucha por la convicciones e ideas. Siempre con respeto y tolerancia”, concluyó.