Luto por De la Sota posterga cumbre del PJ Federal

La reunión entre Sergio Massa, Miguel Ángel Pichetto, Juan Manuel Urtubey y Juan Schiaretti estaba prevista para mañana. Se postergó por el fallecimiento del ex gobernador cordobés. No tiene fecha, pero confirman que se realizará durante este mes. El objetivo es ordenar el peronismo no kirchnerista.

Por Salvador Santos

La sorpresiva muerte de José Manuel de la Sota dejó perpleja a toda la escena política nacional. En la escabrosa geografía del peronismo, el impacto fue lógicamente mayor. Todas las tribus se tomarán un plazo razonable para mensurar sus próximos movimientos.
El primer emergente de este episodio se visibilizó en la trinchera del peronismo federal. El espacio tenía programada una selecta reunión entre sus principales animadores. Iba a realizarse en el día de mañana en la ciudad de Buenos Aires.
Sergio Massa, Miguel Ángel Pichetto, Juan Manuel Urtubey y Juan Schiaretti habían previsto una foto conjunta para marcar la cancha en la agitada vida interna del justicialismo. El cuarteto de dirigentes representa el núcleo central del espacio que pretende articularse detrás de una candidatura que pueda terciar entre el kirchnerismo y Cambiemos.
La reunión estaba planeada desde hace tiempo, pero el devenir político fue resignificando su contenido. En un principio, la idea era exhibir el poder territorial que acumula el peronismo federal.
En ese momento, la intención era mostrar a los referentes de los bloques legislativos de Argentina Federal, denominación que tiene el grupo en el Senado y la Cámara de Diputados, más la mayoría de los gobernadores peronistas que buscan conformar una alternativa electoral nacional.
Además, querían incorporar a dirigentes como el renovador Sergio Massa y el ex candidato a gobernador bonaerense Florencio Randazzo. La presencia de José Manuel de la Sota era deseada por los armadores del encuentro, pero nunca llegó a confirmarse.
El objetivo, en esos meses, era presentar en sociedad al PJ Federal y avanzar en el mecanismo de selección de candidaturas nacionales. La discusión, que no terminó de saldarse, era entre quienes sostenían la conveniencia de concurrir con varios postulantes a las PASO y quienes argumentaban a favor de una candidatura única fruto del consenso interno previo.
Obviamente, este armado se basaba en la decisión de excluir al kirchnerismo. En este punto, los dirigentes que forman parte del espacio mantenían diferencias con referentes como Felipe Solá y José Manuel de la Sota que preferían una compulsa de todo el campo peronista para lograr una candidatura única.
Solá, a diferencia del ex gobernador cordobés, polemizó públicamente con el espíritu del encuentro entre los “cuatro grandes” del peronismo federal. “Esos encuentros son funcionales al Gobierno, dividen a la oposición en dos”, afirmó. Además, cuestionó la idea de facilitar la sanción del presupuesto nacional, como proponen los “racionales”. “¿Para qué miércoles mandan el presupuesto al Congreso si después salen lo de la gobernabilidad?”, se preguntó.
Estas discusiones están todavía pendientes. En los últimos días, el encuentro entre los 4 principales dirigentes del justicialismo federal tomó otro cariz a partir de los acontecimientos que agitaron la política nacional.
El grupo de gobernadores peronistas, núcleo fundacional del PJ Federal, empezó a mostrar algunas grietas relacionadas con la posición a adoptar ante la crisis económica y el plan del gobierno de Mauricio Macri.
Juan Schiaretti y Juan Manuel Urtubey argumentaron a favor de brindar gobernabilidad al oficialismo nacional. A ellos se le sumaron algunos más como el entrerriano Gustavo Bordet, el chaqueño Domingo Peppo.
El tucumano Juan Manzur, el pampeano Carlos Verna, la fueguina Roxana Bertone y la catamarqueña Lucía Corpacci manifestaron una posición más dura con respecto al ejecutivo nacional.
Convocaron a su propia reunión en el Consejo Federal de Inversiones y sumaron a los mandatarios que mantienen cercanía con el kirchnerismo como Alberto Rodríguez Saa y GildoInsfrán. La ausencia de Schiaretti y Urtubey a esa reunión elevó la tensión interna.
Los organizadores del encuentro previsto para mañana decidieron suspender la convocatoria. El luto que recorre el peronismo nacional hace inviable la realización de eventos políticos. Aseguran que se mantiene en pie y que fijarán la fecha a la brevedad. Las disidencias y las diferencias estratégicas entre los sectores siguen vigentes y los armadores del peronismo federal deberán resolverlas a la brevedad. Los tiempos electorales se acortan y llega la época de las definiciones.