El presupuesto prevé recesión pero con un rebote por mejor tipo de cambio

La iniciativa estima una inflación de 23%, un dólar a $40,10 (es decir, igual al actual), un incremento del 32% en el gasto social y una caída en la actividad económica del 0,5% en el año.

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne presentó en el Congreso el proyecto de Presupuesto 2019 al que definió como “austero pero con las prioridades claras”. La iniciativa estima una inflación de 23%, un dólar a $40,10 (es decir, igual al actual), un incremento del 32% en el gasto social y una caída en la actividad económica del 0,5% en el año.
Como en cada una de sus apariciones en los últimos tiempos, el Ministro pidió “el acompañamiento del Congreso” para de esta forma “dar una señal para reducir la incertidumbre en el proceso económico de la Argentina”.
El proyecto ingresó horas después de que en un comunicado el Fondo Monetario Internacional (FMI) diera un comunicado que afirma que mantuvo “reuniones productivas” con funcionarios de Hacienda y del Banco Central. El texto habla de “avances importantes” en las negociaciones por la renovación del préstamo.
El proyecto de presupuesto presentado indica que, si bien la inflación promedio con la que se trabajó para su elaboración es 34,8% superior a la proyectada inicialmente para 2019 es “producto del arrastre estadístico que deja la inflación de 2018”. De diciembre a diciembre esperan 23%, “significativamente por debajo de la de 2018”.
Tras la fuerte aceleración del tipo de cambio nominal entre mayo y agosto de este año, el Gobierno estima que habrá una “reversión” de la tendencia y una baja del 8% del tipo de cambio que promediará los $40,10 “en la medida que se anclen nuevamente las expectativas de inflación”.
El texto reconoce que el tipo de cambio real multilateral llegó a niveles récord para la última década y previó que para el 2020, la divisa estadounidense mediará los $44,30; en 2021 $48,20; y en 2022 $50,5.
“Vamos a tener un tipo de cambio competitivo que impulsara nuestras exportaciones”, dijo Dujovne y planteó que esperan que en el 2019 la actividad en promedio se contraiga un 0.5%, previsión que se basa en “la reducción proyectada de -2,4% para 2018”.
“La mayor integración comercial y la decisión de mantener la flotación del tipo de cambio permitirán un crecimiento significativo de las exportaciones”, señala el texto que además asegura que la dinámica del PBI para el año próximo se diferenciará de la observada en los últimos años, pero “sobre todo con la década pasada”.
Según el proyecto las exportaciones mejorarán un 21% interanual, crecimiento basado en “las exportaciones agrícolas, la mejora en las exportaciones energéticas por el desarrollo de Vaca Muerta y una aceleración de las exportaciones manufactureras de origen industrial de la mano en la maduración de inversiones, la mejora en el tipo de cambio real y la aceleración de Brasil”.
El consumo privado y la inversión se recuperarán “de punta a punta”, según el Gobierno, “aunque no lograrán compensar el arrastre negativo que dejará la dinámica de los últimos meses de 2018”, admitió.
Habrá, en consecuencia, una caída del 1,6% en el consumo privado y de 9,7% en la inversión al tiempo que se prevé una fuerte recesión en el consumo público del 3,4%, consistente con el logro del equilibrio fiscal para el año y una leve recuperación de las importaciones (+2,8%).
El Ministro enfatizó que mientras que el gasto primario crece al 24% el gasto social lo hace al 32%. Precisó que el gasto en la seguridad social aumentará 35%; en salud al 29%; vacunas y remedios, 94%; asistencia social, 29%; programas de compras de alimentos, un 60% en tanto que las transferencias a universidades se expandirán un 39%; y el gasto en ciencia y técnica crecerá a un 28%.
Respecto de la deuda pública, a fines de este año representará un 87% del PBI, con un stock de 315.698 millones de dólares, cifra que representa 29,9 puntos más que en 2017, de acuerdo con el texto, medida en porcentaje del PBI se proyecta un incremento de 29,9 puntos (de 57,1% a 87,0% del PBI), mientras que para la deuda neta se prevé un alza de 22,6 puntos (de 29,4% a 52,0%).
“De 2019 en adelante, con el cumplimiento de las metas fiscales y una mayor estabilidad proyectada del tipo de cambio, esperamos una reducción de la deuda como porcentaje del PBI”.