Cierre final a licitación de la basura: mañana firman contratos

La Municipalidad citó a las empresas para que mañana, a las 19, firmen los contratos que regirán por los próximos 8 años la recolección de residuos en la cuidad.

Por Felipe Osman

El accidentado proceso licitatorio del servicio de recolección llegará, de una vez por todas, a su fin. Mañana a las 19 las tres competidoras que se alzaron, cada una, con la adjudicación un sector de la ciudad, firmarán los contratos que las vincularán por los próximos 8 años (extensible a otros 2) con el Palacio 6 de Julio. La rúbrica de los acuerdos llega exactamente tres meses después de que el intendente resolviera conceder una porción de la ciudad a cada oferente, incluyendo en el nuevo esquema a la Ute Solvi-Caputo, la primera de las cuales opera en el país bajo el nombre “Vega”.
Técnicamente, será un único contrato el que instrumentará el acuerdo entre la Municipalidad y las tres adjudicatarias. Detalle que no resulta menor, si se tiene en cuenta que la instancia subsiguiente a su firma será su paso por el Concejo Deliberante, donde deberá ser refrendado por los ediles de la bancada oficialista, que cuenta entre sus concejales a personajes tan dispares como Laura Sesma o Abelardo Losano.
Y si bien el voto de la mayoría simple resultaría suficiente para que el convenio quede completamente perfeccionado, no se sabe -a ciencia cierta- que sucederá en el recinto cuando llegue el momento de prestar conformidad. La oposición (casi) en su totalidad ha criticado duramente la licitación. Y en más de una oportunidad Juntos por Córdoba ha recibido el fuego amigo de Sesma y Losano. Valga por ejemplo la “genérica” denuncia de esta dupla para que la Justicia investigara  si “funcionarios municipales, empresarios o sindicalistas” cometieron delitos en la gestión del servicio.
Que un contrato “global” recoja los acuerdos con todas las concesionarias lo hace más difícil de rechazar para aquellos ediles que sólo objetan –u objetaron- a alguna de ellas.
La fecha pactada para el debut del nuevo esquema es el primero de diciembre, aunque no todos los actores involucrados son tan optimistas respecto de que las prestadoras logren arrancar a tiempo. En principio, Lusa y Cotreco -que en Córdoba capital pasaría a integrar una nueva compañía junto a Urbaser: Urbacórdoba S.A.- ya cuentan con una gran parte del equipamiento para prestar el servicio. Además, Iveco, Scorza y Econovo, proveedoras de chasis y cajas compactadoras, contarían con el stock necesario para la renovación de la flota.
El tándem Vega-Caputo, por otro lado, aún no cuenta con una base operativa para tomar el servicio, aunque aún tienen algún margen para conseguirla.
Esta reconversión de la UTE Urbaser-Cotreco en una sociedad anónima integrada por ambas compañías tiene lugar puesto que, si bien los pliegos licitatorios permitían a las empresas concurrir como una unión transitoria, exigen que la titular del servicio para su prestación tome la forma de una S.A.
Con la firma de los contratos se da cierre definitivo a una licitación plagada de contratiempos, en la que las competidoras, principalmente Solvi-Caputo y Urbaser-Cotreco, desataron una verdadera batalla de impugnaciones cruzadas que no llegaron a la Justicia, pero que dilataron de sobremanera el proceso.
Solvi, de hecho, superó la primera instancia del concurso (la propuesta técnica) a pesar de llevar sobre sus espaldas una complicada situación judicial, con condenas en las cortes brasileñas por delitos ambientales y altos cargos de su mesa directiva condenados a prisión.
Sobre dichas causas judiciales versaron las principales impugnaciones que Cotreco dirigió contra el tándem brasileño-argentino, que respondió haciendo observaciones a la solidez financiera de la compañía cordobesa. Esta objeción, sin embargo, fue parcialmente remediada por concurrir a la licitación junto a la gigantesca española Urbaser, que cuenta entre objeticos algunas de las principales capitales de Europa y Latinoamérica.
Finalmente, resulta necesario destacar que de lograrse el respaldo del Concejo Deliberante, Córdoba volverá a contar con un servicio de recolección de residuos concedido mediante un proceso licitatorio después de más de 13 años, ya que el contrato con Cliba (Roggio) venció en 2005.