Con acompañamiento de cúpulas, Adiuc busca visibilizar conflicto

El gremio docente se reunió con los decanos, la Gremial San Martín y la FUC. Organizan movilización conjunta para el miércoles.

Samir Mohuanna (FUC), Javier Blanco (Adiuc) e Inés Pastorino (Gremial San Martín).

Más de cinco meses han pasado desde que vencieron los términos del último acuerdo salarial firmado entre las centrales gremiales docentes y el Gobierno nacional, y la comisión paritaria no ha logrado acercar posiciones sobre los incrementos de sueldo que los profesores deben recibir este año.
El otorgamiento de un incremento de apenas un cinco por ciento, a cuenta del futuro acuerdo, como medida unilateral del Gobierno fue un trago difícil de pasar para la dirigencia universitaria, frente a una inflación acumulada en el período que al menos duplica el aumento. Este hecho produjo una serie de gestos y expresiones a favor del reclamo docente, aún de parte de aquellos que dicen no compartir la metodología del paro de actividades en las casas de altos estudios.
La dirigencia docente de Adiuc, principal entidad gremial del profesorado de la UNC, parece haber encontrado en esas expresiones un canal confortable a través del cual proyectar y visibilizar la situación de conflicto que mantienen, a nivel nacional, con la cartera educativa.
El abrazo a la UNC de la semana pasada le dieron a Adiuc un “baño de masas” al que no está acostumbrado, y la clave del happening habría sido la coordinación con los decanos (caciques de cada unidad académica) y sus dos pares sindicales: la Gremial San Martín (no docentes) y la Federación Universitaria de Córdoba (estudiantes).
Es por ello que, en un intento por mantener viva la mediatización del conflicto, el gremio que conduce el “informático” Javier Blanco ha logrado sumar al establishment de la UNC a una nueva actividad: una movilización interclaustros que tendrá lugar el próximo miércoles 22 de agosto.

Mitín organizador
En la mañana de ayer, algunos de los principales referentes de la UNC se reunieron en el recinto del Consejo Superior para dialogar sobre el estado de las negociaciones entre los gremios y la cartera educativa nacional.
Si bien el rector Hugo Juri no se encontraba en la ciudad, el vicerrector Pedro Yanzi Ferreira recibió a las conducciones de las tres entidades gremiales de la UNC: el secretario general de Adiuc, Javier Blanco, la dirigente de la Gremial San Martín, Inés Pastorino, y el presidente de la FUC, Samir Mohuanna.
Además, participaron decanos y vicedecanos de las 15 unidades académicas de la UNC, incluyendo a aquellos que abrevan al oficialismo como a la oposición: entre otros, estuvieron Pablo Recabarren (Ciencias Exactas), Jhon Boretto (Ciencias Económicas), Juan Marcelo Conrero (Ciencias Agropecuarias), Rogelio Pizzi (Ciencias Médicas), Mirta Lutri (Odontología), Mariela Marchisio (Arquitectura), Patricia Altamirano (Psicología), Mirta Iriondo (Famaf), Ana Mohaded (Artes) y Juan Pablo Abratte (Filosofía y Humanidades).
Todos los actores brindaron allí su apoyo a la propuesta tripartita de realizar una marcha conjunta entre los tres gremios, que recorra desde el Portal de la Reforma hasta la ex plaza Vélez Sarsfield, como una manera de poner el conflicto salarial en la agenda cordobesa. “Se acordó convocar a una marcha para el próximo miércoles. En la próxima sesión del Consejo Superior que se realizará el día martes 21 de agosto, el cuerpo resolvería adherir a la marcha. Varios decanos y vicedecanos reunidos hoy ya adelantaron que apoyarán la medida, al igual que las autoridades de la UNC”, expresó el vicerrector Yanzi Ferreira.

Paritaria trabada
El Gobierno ofreció esta semana una nueva versión del aumento de 15 por ciento anual a los docentes, con una distribución de las cuotas escalonadas un poco más beneficiosas para el profesorado.
Sin embargo, las centrales gremiales involucradas (Conadu, Conadu Histórica, Fagdut, Fedun, Ctera y UDA) no están conformes y quieren cláusulas gatillo que les garanticen que no van a perder poder adquisitivo frente a la inflación.
De continuar el desacuerdo, el Gobierno podría repetir la táctica de otorgar un aumento “a cuenta de futuros acuerdos” cuando pague los salarios de agosto, con lo que intentaría cubrir la inflación del periodo marzo-agosto.