Suárez suma apoyo de la izquierda

El titular del gremio lucifuercista, que ya cuenta con el respaldo de los legisladores K, recibirá ahora la visita de Rubén “Pollo” Sobrero, dirigente trotskista ferroviario.

El gremio lucifuercista aprovecha el tiempo que resta hasta la próxima audiencia ante el Ministerio de Trabajo de la Nación para sumar el apoyo de diferentes sectores de la política y el sindicalismo. Ahora, al respaldo de los legisladores del FIT, del bloque Córdoba Ciudadana y de dirigentes gremiales kirchneristas, se suma la visita de Rubén “Pollo” Sobrero, dirigente nacional de la Unión Ferroviaria Argentina y militante de la Izquierda Socialista, que llegará hoy a Córdoba para marchar en apoyo al sindicato de Luz y Fuerza mañana.
Sobrero participará, además, de una charla junto a los legisladores del FIT Liliana Olivero y Ezequiel Peressini, que tendrá lugar hoy a partir de las 14 en el local de la Izquierda Socialista (Chaco 147). Entre los temas abordados en la disertación, estarla bajo debate cómo “resistir” la privatización de Epec.
Hasta ahora, quienes menos comprometidos parecen estar con la “cruzada” del sindicato lucifuercista son los gremios peronistas, que han dado un respaldo meramente testimonial a la “lucha” que lidera el también peronista Suárez, mediante la difusión de un documento firmado por el titular de la CGT Chacabuco, José “Pepe” Pihen.
En la misiva, el secretario general del SEP avisó que no apoyaría las medidas que, impulsadas por el Ejecutivo provincial en la Legislatura, preveían un recorte de los beneficios que el convenio colectivo lucifuercista otorga a los trabajadores de Epec. Y –desde luego- cumplió. Pero eso ha sido todo. Y no resulta extraño que así sea. Pihen es, a la vez, dirigente gremial y legislador de Unión por Córdoba, con lo cual parece razonable esperar una postura moderada de su parte.
Sin embargo esto contrasta con el apoyo que Luz y Fuerza recibe del kirchnerismo y la izquierda. En primer lugar, porque Suarez representa el peronismo en su gremio. Dentro del “espectro” que cohabita dentro del sindicato lucifuercista, la oposición a Suarez responde a una “oferta” ideológica más radicalizada, clasista. En pocas palabras, más “de izquierda”. Y es este sector el que ha comenzado a dar señas de un alejamiento de Suarez, coordinando –aunque aún en casos aislados- algunos reclamos que no han sido orquestados desde la conducción del gremio.
El apoyo del kirchnerismo, por otro lado, resultaría -prima facie- más predecible. Sin embargo, en la facción “K” del sindicalismo cordobés ostenta algún protagonismo el clan Saillen. En primer lugar Mauricio Saillen, como secretario general del Surrbac y líder de la CGT Rodríguez Peña, y en menor medida Franco Saillen, hijo del gremialista y legislador provincial por el bloque Córdoba Ciudadana.
Los Saillen -que desde hace más de quince años controlan los hilos del sindicato de recolectores- están “íntimamente” enemistados con el clan Moyano, antiguos “señores” del gremio antes de que éste les fuera arrebatado por los “usurpadores”. Y Gabriel Suárez se autodefine, además de cómo peronista, como moyanista.
Sin embargo la coyuntura nacional ofrece una oportunidad de acercamiento entre Moyano y los Saillen, precisamente por la reciente proximidad del líder camionero con la ex presidenta.
En reclamo por la situación económica -sumamente adversa- propiciada por el manejo de la política económica que lleva adelante gobierno de Mauricio Macri, el gremialismo empieza a dejar de lado sus diferencias para articularse como un vector de resistencia al oficialismo nacional, y esto podría repercutir también en Córdoba, ofreciendo un clima favorable para el sindicato de Luz y Fuerza en su contienda con el gobierno provincial.

Del Caño
Nicolás del Caño, diputado nacional por el PTS en el Frente de Izquierda, acompañará también la marcha convocada por Luz y Fuerza este miércoles contra el nuevo Marco Regulatorio Eléctrico impulsado desde el Ejecutivo provincial. El proyecto, que se trataría en la Legislatura este mes, es percibido por la izquierda –adscribiendo a la postura del sindicato- como un “avance hacia la privatización de EPEC y a que otras empresas participen en el mercado de energía eléctrica”.
“Desde el PTS y el Frente de Izquierda estuvimos desde el primer momento acompañando la lucha de EPEC, como todas las peleas de los trabajadores por sus derechos (…) Llamamos a los trabajadores y trabajadoras de Córdoba, a todos los gremios, a los estudiantes y sus organizaciones, a acompañar esta pelea. Tenemos que defender una EPEC pública e integrada, que funcione bajo control de los empleados y los usuarios, los únicos interesados en que la energía eléctrica sea un servicio y no un negocio”, declaró Del Caño.