Subsidios a la energía y el transporte quebraron la tendencia y crecen

Los subsidios al transporte registraron una caída en términos reales equivalente al 10,8% y los subsidios a la energía una baja en torno al 14%, en relación al acumulado hasta el séptimo mes de 2017. En ese mes se produjo el inicio del alza.

Los subsidios al transporte siguen siendo una de las claves de la discusión entre Nación y provincias por el ajuste. El gobernador Juan Schiaretti es uno de los más insistentes en que el avance del recorte de los que recibe el área metropolitana debe ser más veloz. En julio las transferencias por transporte y energía crecieron 246,9% interanual (incluyendo los usados para financiar gastos corrientes y gastos de capital).
Los subsidios a la energía –según un estudio del Iaraf- avanzaron 290,8% y los del transporte registraron un crecimiento en torno al 135%, en relación a julio de 2017.
El salto nominal que experimentaron los subsidios energéticos responde, parcialmente, a una baja base de comparación: en julio del año pasado se devengaron $7.334 millones para subsidiar las tarifas energéticas y en julio del corriente año el monto devengado asciende a $28.661 millones (+290%).
En tanto, en junio las partidas devengadas ($23.660 millones) resultaron ser menores a las observadas un año atrás el mismo mes ($25.580 millones). Al comparar los gastos mensuales de los subsidios a la energía, se observa un constante crecimiento mensual que comenzó en mayo.
Por el lado de los subsidios al transporte, se devengaron $6.757 millones en julio mientras que un año antes llegaron a $2.875 millones (+135%). El avance de las partidas para subsidiar las tarifas de los servicios públicos registra un cambio de tendencia a partir de mayo.
En el mes pasado se registró un avance del crédito devengado para los subsidios energéticos igual al 290,8% con respecto a igual mes del año 2017. Al examinar las partidas involucradas dentro de los subsidios a la energía, se observa que las transferencias a Cammesa aumentaron 352% en relación a igual mes de 2017. En el acumulado entre enero y julio, las transferencias a la empresa crecieron 55,3%.
Por otro lado, en la Ley de Presupuesto para el año 2018 se proyectaron transferencias a Enarsa (Energía Argentina S.A.) por un equivalente a $12.727,3 millones para “financiar erogaciones destinadas a solventar la diferencia entre el precio de importación del combustible y el precio del mismo en el mercado interno” (cit. Ley Presupuesto 2018).
A julio, las partidas devengadas por Enarsa equivalen a $12.886 millones, lo que implica una sobre ejecución de lo presupuestado (101%) y registran un crecimiento igual al 129%.
En cuanto a los subsidios al transporte, se observa que el principal programa corresponde a Fondo Fiduciario del Sistema de Infraestructura del Transporte: $23.817,5 millones, lo que equivale a un alza en torno al 31,3% con respecto a un año atrás.
Paralelamente, el crédito devengado acumulado al séptimo mes evidenció una variación positiva por primera vez en el año; los subsidios económicos avanzaron un 12,5% con respecto al acumulado entre enero y julio del año pasado. El crecimiento del acumulado se explica, principalmente, por el quiebre de tendencia que experimentaron los subsidios a la energía.
En el total a abril, las partidas eran 47,7% inferior (-$14.207 millones) a las destinadas en igual período del año 2017. En el resto de los meses la tendencia se fue revirtiendo y en el acumulado a julio, hay un aumento de 11,8% con respecto a los siete primeros meses de 2017.
Los subsidios al transporte registraron un desempeño más estable a lo largo del año; crecieron 13,6% en relación al período comprendido entre enero y julio del año pasado.
A moneda constante, los subsidios a la energía y al transporte registra una caída en torno al 12,8% con respecto al crédito acumulado entre enero y julio del año previo. Por sector se tiene que los subsidios al transporte registraron una caída en términos reales equivalente al 10,8% y los subsidios a la energía una baja en torno al 14%, en relación al acumulado hasta el séptimo mes de 2017.
De mantenerse la tendencia señalada, los subsidios económicos podrían experimentar un crecimiento real a lo largo del año 2018, lo que podría llegar a implicar una mayor participación de los mismos en el Producto Bruto Interno. Por lo tanto, para Iaraf resulta esencial analizar la dinámica para definir su aporte a la baja del peso del gasto primario necesaria para alcanzar la meta fiscal equivalente al 2,7% del PIB.