Recambio decanal: 3 rectorables y 2 scottistas, con la mira en 2019

Además, Barrera Buteler da inicio al post-yanzismo en Derecho y Parisi se consolida en Comunicación.

decanal
Rogelio Pizzi – Jhon Boretto – Patricia Altamirano

A partir de mañana iniciarán su mandato los siete decanos elegidos en las urnas el pasado 17 de mayo, los primeros designados a través del sistema de elección directa en sus respectivas unidades académicas: Ciencias Médicas, Ciencias Económicas, Psicología, Ciencias Sociales, Artes, Derecho y Ciencias de la Comunicación.
El contexto en el que asumirá cada uno de los nuevos caciques universitarios cambia de una unidad académica a otra. Sin embargo, a partir de mañana estará definida la conformación del colegio de decanos que estarán al mando de sus Facultades cuando el próximo año se elija al rector del periodo 2019-2022.
Estos tendrán un papel clave en el proceso electoral rectoral, tanto en el caso de que Hugo Juri, actual titular de la Casa de Trejo y principal accionista de cara a los comicios 2019, decida aspirar a un nuevo mandato, como si resuelve ceder la candidatura oficialista a otro miembro de su espacio.
La nueva camada de decanos incluye a tres nombres que los universitarios cordobeses probablemente puedan encontrar, en algún momento de los años venideros, en la boleta de candidatos a rector. Se trata de Rogelio Pizzi, sucesor de Marcelo Yorio en Ciencias Médicas; Jhon Boretto, reelecto como decano de Ciencias Económicas; y Patricia Altamirano, quien inicia su cuarto mandato no consecutivo al frente de Psicología.
Estos tres se suman al agrónomo Juan Marcelo Conrero, reelecto el año pasado en su unidad académica, como parte del pelotón de potenciales candidatos para las disputas de 2019, 2022 y, quizás, incluso 2025 y 2028.
Pizzi, Boretto y Conrero no sólo forman parte del actual oficialismo, si no que los tres tuvieron sus primeras experiencias universitarias en la cantera estudiantil de Franja Morada. Los “juristas” deberán administrar sus pretensiones individuales y eventuales tensiones internas para no terminar beneficiando a la oposición.
Altamirano, en cambio, se para como alternativa a los bloques oficialista y kirchnerista, espacio desde el cual ya fue candidata en 2016. La utilización del sistema de elección directa, la boleta única y los debates obligatorios podrían darle una chance mayor en las urnas que su desempeño en la última Asamblea Universitaria que eligió rector.
Por otra parte, Artes y Ciencias Sociales continuarán en manos del kirchnerismo universitario, pero con nuevas líderes a cargo. Respectivamente, Ana Mohaded y María Inés Peralta se sumarán a los ya veteranos Mirta Iriondo (Famaf) y Gustavo Chiabrando (Ciencias Químicas) y al “filósofo” Juan Pablo Abratte, como parte del núcleo duro de oposición a Juri.
El vínculo que une a Mohaded y Peralta es su afinidad con la ex rectora Carolina Scotto, quien recientemente comenzó a aparecer nuevamente frente a público universitario. Luego de su sorpresiva renuncia a la Cámara de Diputados, en 2014, Scotto perdió el visto bueno de la mayoría del kirchnerismo. Sin embargo, una parte de ese espacio insinúa ponerla en carrera para los comicios universitarios del 2019, como alternativa a una eventual reaparición del perdidoso físico Francisco “Pancho” Tamarit.

Nuevos tiempos
Los claustros de la calle Obispo Trejo tendrán a partir de mañana un nuevo rostro, cuando Guillermo Barrera Buteler tome la posta como decano de la Facultad de Derecho, tras 21 años consecutivos de gobierno del matrimonio que conforman Pedro Yanzi Ferreira (seis mandatos) y Marcela Aspell (un mandato).
Barrera Buteler fue el candidato del espacio yanzista y se desempeñó como vicedecano de Aspell entre 2012 y 2015. Sin embargo, es posible que el abogado quiera dar una vuelta de página en su Facultad, para construir un esquema de poder que le dé, progresivamente, más autonomía de sus antecesores. En dicho proceso puede ser determinante la actitud que el decano electo asuma frente a potenciales aspiraciones del actual vicerrector.
En Ciencias de la Comunicación, Mariela Parisi pasará de decana normalizadora a primera decana electa por elección directa de la neonata Facultad. En el último año y medio, la comunicadora logró ampliar su base de sustento hasta convertirse en candidata única al decanato.
En las últimas semanas ya dio señales de su estrategia para el nuevo mandato, aprobando un nuevo organigrama de gestión con el que buscará imprimir su impronta a la ex Escuela de Ciencias de la Información.