Dilema K: soldar unidad con PJ o tallar oferta propia para ’19

Por allí pasa la discusión actual. El sábado, el cristinismo lanza en Córdoba el sello Unidad Ciudadana donde comenzarán a moldearse posibles candidaturas.

Por Yanina Soria
[email protected]

kEl cristinismo nacional se prepara para desembarcar en suelo del peronista Juan Schiaretti. El objetivo es reconstruir la fuerza política a lo largo y ancho del territorio provincial que –electoralmente- en 2015 le dio la espalda para ungir a Mauricio Macri como presidente.
El espacio político referenciado en Cristina Fernández de Kirchner (CFK) lanzará en Córdoba la marca que la convirtió el año pasado en senadora por la provincia de Buenos Aires, en el marco de un plan político bastante mayor. El proceso para federalizar Unidad Ciudadana (UC) en el interior del país ya está en marcha y el objetivo es retornar al poder central.
El turno para Córdoba es el próximo sábado. Ese día tendrá lugar un acto en el club Hindú de la Capital cordobesa del que participará la plana mayor del universo nacional K.
El encuentro estará enmarcado por toda la dirigencia y militancia del casi ya extinto Frente Córdoba Ciudadana, y el volumen político local se lo aportarán los principales referentes del kirchnerismo cordobés.
Lógico. Nadie se quiere quedar afuera ya que si, bien hacia adentro se pidió que el escenario 360 º que instalarán no sea utilizado como plataforma de lanzamiento de (auto) candidaturas, la realidad es que la carrera de posicionamientos internos de cara al 2019 ya largó. Y sin dudas que ese plafón político será una excelente oportunidad que no dejarán pasar quienes tienen pretensiones electorales para el año que viene. Apenas una muestra de la relevancia que tiene para los anfitriones, es que aún se está discutiendo la lista y el orden de los oradores locales.
El kirchnerismo tendrá, después de mucho tiempo, un acto masivo y bendecido por Cristina, quien volvió a mirar para Córdoba. La ex presidenta que por ahora no da pistas sobre su futuro político, ordenó a los suyos recorrer el país, rearmar el espacio y tener representación en la mayor cantidad de distritos posibles. Eso implica, plantar candidaturas donde se pueda.
La realidad es que, naturalmente salvo en Buenos Aires donde fue candidata, el kirchnerismo se movió como células independientes en las elecciones del año pasado.
En la provincia mediterránea, al menos durante el primer tramo de la campaña, los K no contaron públicamente con un respaldo contundente de la casa central. El espacio estuvo hasta último momento decidiendo quien sería su candidato e intentando cerrar acuerdo con otros sectores. Pese a ello y a los pronósticos poco alentadores, finalmente la boleta encabezada por Pablo Carro terminó quedándose como tercera fuerza con un 10 por ciento de los votos. Nada despreciable.
Ahora, el horizonte asoma complejo para el mundillo k en Córdoba. Con el lanzamiento de Unidad Ciudadana como telón de fondo y la oportunidad de vigorizarse como alternativa política, el espacio que reconoce a CFK como conductora se enfrenta a un dilema que, en el corto plazo, podría transformarse en un verdadero escollo: ¿soldar definitivamente la unidad con el PJ de Juan Schiaretti? ¿O trabajar en una candidatura propia y terciar en la pulseada entre Cambiemos y Unión por Córdoba?.
Ese asunto atraviesa hoy todo el espectro K de Córdoba. Ocurre que en el frente electoral confluyen sectores que no son peronistas y que no estarían dispuestos a ceder frente a una posible alianza con el oficialismo cordobés. Mientras que, los dirigentes de extracción pejotiosta entienden que la unidad podría ser el único camino que garantice el fin de la era macrista. Estas dos alternativas, matizadas, también se escucharán en el escenario del sábado. Los acuerdistas, dirán que seguirán las pautas que baje Cristina abriendo la puerta a posibles acuerdos; mientras que el segundo lote reconocerá a la ex presidenta como conductora pero dejará en claro que quiere enfrentar a Cambiemos y a Unión por Córdoba en la provincia.
Desde el Centro Cívico apuntan a que Unidad Ciudadana se divida en el futuro cercano, llevándose el oficialismo la porción peronista y dejando un frente electoral más pequeño donde subsistan los sectores de centro izquierda.
La realidad es que, por ahora, éstas son sólo conjeturas ya que aún resta tiempo para las definiciones. Sin dudas que mucho dependerá de lo que se resuelva finalmente en Buenos Aires. Mientras tanto, el cristinismo prepara el lanzamiento nacional de Unidad Ciudadana el próximo 11 de agosto en Ensenada.