Intendentes opositores se suben al Pacto (Mestre, resiste)

El Gobierno formalizó ayer en la Mesa Provincia-Municipios su propuesta para suscribir un nuevo acuerdo federal. La mayoría de los alcaldes adelantó su acompañamiento mientras que el radical sostendrá el planteo judicial por fondos federales.

Por Yanina Soria
[email protected]

intendentesEl gobierno de Juan Schiaretti, a través de la Mesa Provincia-Municipios, formalizó ayer su propuesta para acordar un nuevo pacto federal con los 427 intendentes de Córdoba y colaborar desde allí con las administraciones locales.
En el “Acuerdo Federal Provincia Municipios de Diálogo y Convivencia Social”, la Provincia ofreció a municipios y comunas distribuir fondos a través de distintas partidas presupuestarias, incluidos, también según dijeron, “recursos que por Ley no está obligada a coparticipar”. Se trata de 1.200 millones de pesos y la creación de un fondo anticrisis de 500 millones.
Si bien gran parte de los intendentes ya conocían el borrador del texto, el ministro de Gobierno, Carlos Massei, y su par de Finanzas, Osvaldo Giordano, profundizaron ayer el alcance, detalles y condiciones que pone la Provincia para quienes adhieran.
Entre ellas, la cláusula que obliga a renunciar a las demandas en proceso judicial. Concretamente, los gobiernos locales que acepten la propuesta asumen el compromiso de abstenerse de iniciar procesos administrativos y/o judiciales con base en el régimen de Coparticipación Provincial, o bien, desistir de los ya iniciados.
Este condicionamiento atañe directamente al capitalino Ramón Mestre, uno de los más críticos de la gestión provincial y quien, junto al jefe de la Comupro, el macrista Oscar Tamis, demandaron hace meses a la Provincia por 3.200 millones de pesos de fondos federales.
Y a rigor de verdad, la de ayer fue una reunión que tuvo más de condimentos políticos que institucionales porque ahora la negociación pasará a ese plano; ayer se encontraron los jefes locales las principales ciudades de Córdoba.
Mestre fue parte del lote de alcaldes de la oposición y uno de los más ácidos a la hora de manifestar su postura frente al planteo de la Provincia. Días atrás, apenas se conocieron los primeros lineamientos y exigencias de la propuesta, varios dirigentes de Cambiemos calificaron el acuerdo como “extorsivo”.
Los funcionarios provinciales defendieron ayer nuevamente el punto que obliga a retirar las demandas a quienes suscriban, argumentando que se trata de un punto que siempre se introduce en este tipo de convenios y que incluso está en el Consenso Fiscal nacional.
El titular del Palacio 6 de Julio fue el primero en hacer uso de la palabra. Mestre volvió sobre su planteo original de “inconstitucionalidad” de los fondos nacionales retenidos por la Provincia y reiteró su pedido para ser atendido por el propio Gobernador.
“No hay nada en contra del ministro (de Gobierno, Juan Carlos) Massei, pero es un subordinado, yo quiero hablar con el gobernador. A mí me eligieron los cordobeses, a los intendentes también, nosotros queremos hablar con quien toma las decisiones y fue elegido por los cordobeses”, había dicho a Cadena 3 minutos antes de ingresar al Centro Cívico.
En la vereda del frente, el intendente de Alta Gracia y jefe del bloque de comunas y municipios de Unión por Córdoba, Facundo Torres, destacó el alcance de la propuesta y habló de la “neymanización” de la política que hace Mestre. Leyó la resistencia del radical a suscribir el nuevo pacto y su demanda llevada al TSJ, en clave electoral y enmarcó sus críticas a sus intenciones de competir por la gobernación el año que viene.
“La coparticipación bajó casi un 40 por ciento, es muchísimo dinero. La contribución propia de cada municipio también se cae. Así que vemos de muy buena manera la predisposición de nuestro gobernador de acercarnos esta posibilidad de acuerdo federal para paliar la crisis que ya se ha instalado”, agregó el intendente oficialista.
En la misma sintonía se manifestaron los representantes del vecinalismo, entre ellos, Esteban Avilés (Carlos Paz) y Gabriel Musso (Cosquín), quienes adelantaron que suscribirán al nuevo Pacto, y también lo hicieron públicamente los radicales Daniel Salibi (Mendiolaza) y Alberto Martino (Río Tercero).
Tamis, el intendente de Oliva, reconoció el contexto nacional y la situación económica por la que atraviesa el país por lo que, sostuvo, “probablemente muchos de los intendentes del espacio Cambiemos avancen en la firma de los convenios individuales, esto es un marco de adhesión”.
Si bien en las próximas horas la Comupro se expresará oficialmente sobre planteo realizado hoy por el Gobierno, la realidad es que Tamis se encuentra en una situación política particular, distinta al resto de los municipios que integran el espacio de Cambiemos. La continuidad o no de la demanda en la Justicia que presentó contra la Provincia dependerá de las decisiones que se tomen en la Rosada, donde siguen de cerca el asunto y donde tienen diálogo directo con el gobernador Schiaretti. En el Centro Cívico confían en que, más temprano que tarde, el macrismo terminará renunciando a esa pulseada judicial.
En ese virtual escenario, el intendente Mestre quedaría resistiendo en soledad ya que la Provincia espera lograr una adhesión de más del 90% de los 427 municipios y comunas que conforman el mapa provincial. La táctica política que subyace al nuevo pacto ofrecido del Gobierno es justamente esa, aislar al radical que busca subirse al ring electoral frente a Juan Schairetti el año que viene.