Provincia presenta nuevo marco regulatorio eléctrico

Entre sospechas de la oposición y el rechazo de Luz y Fuerza, la Provincia presentará hoy un nuevo marco regulatorio para la energía eléctrica, con el fin principal de eficientizar la prestación del servicio disminuir el costo de la electricidad, y lograr –el el futuro- una tarifa plana en todo el territorio provincial.

Por Felipe Osman

Fabián López, ministro de Agua, Ambiente y Servicios Públicos de la Provincia, presentará mañana un nuevo marco regulatorio para la energía eléctrica. La cita será en el Capec (Consejo Asesor de Política Energética Provincial), órgano consultivo que evaluará la propuesta del Ejecutivo y propondrá mejoras al proyecto antes de que sea enviado a la Legislatura.
Aunque desde la cartera de López no se brindaron mayores precisiones acerca de los cambios que se impulsarán en el sector eléctrico -apenas se conocen los lineamientos generales -, el proyecto ya fue enérgicamente rechazado por el sindicato de Luz y Fuerza, que emitió un comunicado anunciando, además de una asamblea de dos horas en todas sus reparticiones desde este mediodía, la convocatoria a una Asamblea General Extraordinaria para el próximo lunes, con el fin de presentar ante la Unicameral un proyecto de marco regulatorio eléctrico propio.
El gremio viene de una dura derrota a manos de la Provincia en el prolongado conflicto que se desató –meses atrás- por una serie de resoluciones emitidas por el directorio de Epec recortando el reparto indiscriminado de horas extra entre los empleados, la denuncia del convenio colectivo por parte de la compañía, y la sanción de una serie de leyes en la Legislatura que pusieron fin al ingreso cuasi-hereditario a los puestos de la empresa estatal.
Durante el pulso, Luz y Fuerza no sólo sufrió la fractura de su frente gremial –dado que las regionales de Rio Cuarto y Villa María capitularon (razonablemente) antes que la regional Córdoba-, sino que además experimenta el desencanto de sus bases, a las que la conducción llevó a una derrota cuyos costos sufrieron los empleados, bajo la forma de descuentos de días de paro.
En este contexto, salta a la vista que el gremio necesita un casus belli detrás del cual encolumnar a su tropa; más aún dado que se encuentra en las vísperas de la renegociación de su convenio colectivo y de la reapertura de las paritarias. Ninguna otra explicación podría encontrarse a la puesta en escena que significará llevar a la Legislatura un proyecto propio de marco regulatorio, después de que ha sido –razonablemente- señalado por El Panal como parte del problema, y no de la solución.
La oposición también ve con recelo los cambios que el Ejecutivo planea convertir en ley en las próximas semanas. Desde el Frente de Izquierda y los Trabajadores, el legislador provincial Eduardo Salas se apresuró a “denunciar” que la Provincia pretende la privatización de Epec, fundando este señalamiento en un informe presuntamente realizado por una consultora en regulación de servicios públicos (Quantum S.A.) a pedido del Ministerio conducido por López.
Desde Cambiemos, hasta ahora se han limitado a señalar desmanejos en Epec durante el ciclo de Unión por Córdoba al frente de la Provincia, pero algunos legisladores del espacio ya adelantaron que tienen una “batería” de señalamientos para hacer al proyecto del Ejecutivo, si es que éste realmente se encuentra fundado en el informe labrado por Quantum, aunque esperarán a que este llegue al recinto.
Desde el oficialismo, sin embargo, fuentes cercanas al bloque UPC informaron que circulan “decenas” de estudios similares, quitando importancia a las “acusaciones” de la oposición.

Proyecto
El nuevo marco regulatorio impulsado desde el Ejecutivo tiene por principal propósito lograr la eficientización en la prestación, la disminución de costos y que las más de 200 cooperativas que brindan el servicio en el interior lleguen a un estándar de productividad similar.
El plan para lograrlo está compuesto por dos etapas. En la primera de ellas se agrupará a las prestadoras según las circunstancias bajo las cuales deben ofrecer el suministro de energía. Las variables a tener en cuenta serían, entre otras, la densidad poblacional de las localidades en que brindan el servicio y la clase de consumidores a los que deben abastecer. Una vez agrupadas de esta manera, las cooperativas de cada categoría deberán eficientizar su prestación y reducir sus costos hasta igualar la tarifa de la que presta el servicio un precio menor.
Durante la segunda fase, todas las prestadoras del servicio deberán esforzarse por alcanzar una tarifa fijada por la autoridad de aplicación.