Las fronteras de lo permitido

La actriz Cynthia Nixon, que en la serie de HBO “Sex and the City” asumía el rol de la abogada Miranda Hobbes, se ha convertido en la actualidad en una seria candidata a disputarle a Andrew Cuomo el cargo de gobernador de Nueva York, por el partido Demócrata.

Por J.C. Maraddón
[email protected]

Asomados como estamos a la perspectiva del presente, tenemos la posibilidad de mirar hacia atrás y verificar quiénes estaban avanzando en el sentido correcto (es decir, en dirección al futuro) y quiénes se encaminaban equivocadamente, por una senda que con el correr de los años no tendría salida. Esa es la ventaja con la que contamos hoy, pero que de ninguna manera existía en aquel momento. De allí el mérito que se les adjudica a los que acertaron, a quienes se los pasa a tildar como visionarios, porque supieron realizar un buen diagnóstico y un mejor pronóstico del tiempo que les tocó vivir.
Cuando en 1998 saltó a la pantalla de HBO la serie “Sex and the City”, nadie podía vislumbrar lo que estaría ocurriendo 20 años después, con la corriente de reivindicación de los derechos de las mujeres que sacude al mundo por estos días. Se trataba, en todo caso, de una serie más, que en este caso ponía el foco sobre un grupo de neoyorquinas entre los 30 y los 40 años, cuyas vidas privadas empezaron a resultar por demás entretenidas para los espectadores. Mientras durase el encanto, la tira tenía garantizada su continuidad, en aquel panorama finisecular sin downloads ni Netflix.
Pero, en realidad, lo que se estaba mostrando allí era a cuatro amigas que iban bastante más allá de las limitaciones que la tradición le imponía al sexo femenino, compelido a procrear y a cumplir con las tareas hogareñas, sin competir por espacios de poder ni exponer en público una inclinación hacia el goce erótico. Todo lo contrario, ellas proyectaban un estereotipo distinto, muy audaz para la época, que trasuntaba una independencia de criterio asombrosa. Eran mujeres del siglo veintiuno; y en eso consistió el acierto de “Sex and the City”: haberse adelantado en el tiempo.
Con excelente repercusión, la serie prolongó su permanencia en HBO hasta 2004 y logró sostener el interés gracias a las habilidades de las guionistas que introducían a sus personajes en situaciones desopilantes y generaban empatía con el público. Se trataba de mujeres profesionales e independientes, que vivían en la metrópolis más cosmopolita del mundo; y, sin embargo, despertaban la simpatía de gene que vivía en condiciones completamente distintas. Tras el final del suceso televisivo, en 2008 y 2010 se motorizaron sendas versiones cinematográficas de “Sex and thecity”, pero ninguna siquiera se aproximó al punch que habían tenido las seis temporadas en HBO.
Tanto se anticipó esta serie al futuro, que una de sus protagonistas es en la actualidad una seria candidata al cargo de gobernadora del estado de Nueva York, por el partido Demócrata. La actriz Cynthia Nixon, que en la ficción asumía el rol de la abogada Miranda Hobbes, lanzó su postulación en marzo y, entre los ejes de su campaña, propone una renovación completa del sistema de transporte público de la ciudad, además de la legalización del consumo de marihuana. En noviembre se realizarán las primarias de los demócratas y, si bien las encuestas dan como favorito al actual gobernador Andrew Cuomo, Nixon confía en que conseguirá torcer esa tendencia.
Cynthia Nixon, que se casó con una mujer después de haber sostenido un matrimonio heterosexual durante cinco años, comenzó su activismo político con la defensa de los derechos de la comunidad LGBTQ y en procura de incrementar el presupuesto para la educación pública. Sin duda, su carisma como estrella de la TV incrementa sus posibilidades electorales, pero está claro que sus aptitudes van mucho más allá del quórum que le brinda ser una estrella mediática. Como las chicas de “Sex and the City”, ella está dispuesta a ampliar hasta donde le sea posible las fronteras de lo permitido.