Plan PJ para que Accastello juegue adentro en el `19

El pacto político consistiría en que el ex funcionario provincial se convierta en el candidato del peronismo en la ciudad de Villa María mientras que el actual intendente, Martín Gill, iría en la lista de Diputados de UPC o como titular de algún ministerio.

Por Yanina Soria
[email protected]

accastelloEl plan reeleccionista del gobernador Juan Schiaretti rumbo al `19, tiene muchos capítulos. Fortalecer el peronismo en Capital, garantizar la finalización de las obras, preservar la gestión, y blindar electoralmente los bastiones PJ en el interior, entre otros puntos.
Aunque en el Panal leen que, sin indicios de un repunte económico del país, Cambiemos no llegará al próximo turno electoral igual de fortalecido que el año pasado a las Legislativas, entienden que para garantizar la continuidad de Unión por Córdoba (UPC) en el poderío provincial necesitan redoblar esfuerzos. Un descuido milimétrico podría resultar un triunfo para la alianza.
s comicios provinciales, los cálculos matemáticos y el análisis sobre los distintos escenarios políticos posibles, están a la orden del día en el Centro Cívico.
Como estrategia, el oficialismo provincial intentará sumar a su canasta a la mayoría de los sectores anti-Macri, mientras que en paralelo cuenta con la herramienta de la doble candidatura impulsada y aprobada por ellos mismos, que políticamente le servirá para dividir el escenario local y debilitar a su principal adversario.
Y en la hoja de ruta rumbo al `19, también aparece subrayado intentar licuar la posibilidad que un tercer jugador electoral interfiera en la pulseada entre Cambiemos y el PJ: es decir, un candidato K. Una alternativa que ya están pensando desde el espacio que en Córdoba tributa a Cristina Fernández de Kirchner debido a la imposibilidad que encuentran por ahora –dicen- de empezar un proceso de unidad con el PJ cordobés.
El año pasado, la lista del Frente Córdoba Ciudadana (desde el 4 de agosto será Unidad Ciudadana Córdoba) obtuvo el 10 por ciento mientras que en el 2015 la boleta que encabezó Eduardo Accastello se alzó con poco más del 17 por ciento de los votos.
En una pelea que se anticipa asperísima entre el espacio de los globos amarillos y el oficialismo provincial, pensar un tercer nombre que pueda rascarle votos al peronismo no está en los planes de UPC. Y desde el Panal creen que, al menos, con Accastello pueden desarticular esa posibilidad. Ya hay un plan para que el villamariense juegue por adentro en el 2019.
Se sabe que el ex intendente de la ciudad cabecera del departamento General San Martín tiene intenciones de desembarcar nuevamente en ese municipio. De hecho, el ex ministro delasotista armó su propio espacio político con el que está recorriendo todos los barrios de la ciudad y desde donde hará campaña.
El problema es que el actual jefe comunal, Martín Gill, también tiene las mismas aspiraciones: intentar su segundo mandato. Lógicamente que de concretarse, el escenario local con dos jugadores peronistas en la cancha sería el más propicio para Cambiemos que, por ahora, tiene anotado al legislador y presidente del PRO Córdoba, Darío Capitani.
Para desarticular ese posible panorama, desde el Centro Cívico confían en alcanzar un acuerdo con Accastello y hablan de una necesidad mutua. Schiaretti no está en condiciones de perder ese departamento donde el ex intendente es fuerte; mientras que Accastello juega a ganar las elecciones en su municipio, seguramente sin Gill en el camino, estará más cerca de ese objetivo.
Aunque públicamente ninguno de los actores lo admitirá, el pacto político (casi sellado, dicen en el Panal) consistiría en que Accastello sea el candidato del PJ en Villa María, y Gill aspirante en la lista de Diputados de UPC o titular de algún ministerio.
La punta de un acuerdo entre el accastellismo y el peronismo provincial asomó cuando en el escueto cambio de gabinete que concretó Schiaretti pos elecciones legislativas, Nora Bedano fue nombrada titular de la Agencia Córdoba Cultura desde donde se mueve con alto perfil.