Cuando sólo importa el regreso urgente

Los asesores en comunicación definen las cuestiones en base a lo urgente, lo importante, lo que afecta y lo que no. Hay algunos temas importantes que no son urgentes, pero que afectan a más de uno.

Por Javier Boher
[email protected]

¡Buen día, amigo lector! No me va a decir que no está contento por el veranito que nos tocó este fin de semana… Cuando uno tiene niños, esa temperatura en plenas vacaciones de infierno es maravillosa. Alcanza con abrirles la puerta de casa para que la pasen bien, un plan maravilloso en épocas de que hasta para ir al cine tenés que ir a pedir un crédito en UVA.
Los que seguramente disfrutaron ver el sol no estaban acá en Córdoba, precisamente. Los muchachitos de Tailandia se pasaron un par de días encerrados en una cueva, al oscuro, tapados de agua y expuestos a las pestes. Casi como si vivieran en el conurbano bonaerense.
El mundo festejó y le agradeció a dios por el milagro de que los pudieran sacar con vida, pese a que hubo un montón de gente que a través de la planificación, el uso de la tecnología y más huevos que avícola entrerriana se metió en ese laberinto de cuevas y barro para que volvieran con sus familias. Menos mal que los rescatados ya son grandes y se saben el nombre, porque viendo las fotos de las caras, estoy casi seguro que no los iban a poder reconocer fácilmente.
Por supuesto que esto nos pone a pensar en qué habría pasado si ocurría en Argentina… cosa de la que no vamos a hablar porque ya hay una cadena de whatsapp circulando por ahí que dice todo, desde las denuncias al organismo encargado de regular las cuevas hasta la creación de una secretaría de espeleología que demandaría un presupuesto mayor que si decidiéramos ponerles escaleras mecánicas a todas.
Ese tipo de cosas, en realidad, nos ponen a pensar sobre lo verdaderamente importante. No en cómo extrañaríamos a nuestros hijos si un entrenador los hiciera correr riesgo de vida en una cueva oscura (o en una cancha de la liga cordobesa) pero sí en qué hace que un tema se convierta en lo que más se habla en los noticieros que siguen las amas de casa.
Todo asesor comunicacional o estratega meticuloso que guste teñirse el pelo con el negro más profundo que haya, a la hora de planificar una campaña usa algunas categorías más útiles que llavero destapador de porrón.
A los asesores en comunicación política les viene bien definir las cuestiones en base a lo urgente, lo importante, lo que me afecta y lo que no (lo que me ne frega, en boca de la nona). Si pensamos en lo de los chicos de Tailandia, era una cosa urgente. Como no había otro tema importante (porque el dólar metió paso de cangrejo y fue para atrás), todos decidieron cubrirlo. Como a ningún político le sumaba nada, todos decidieron hacer la plancha y dejarlo de lado. Noticia para las tías.
Siguiendo esa línea, podemos tomar otro caso, la cuestión de que la Emperatriz del Calafate finalmente decidió armar Unidad Ciudadana en todo el país.
(Hago el paréntesis: ¿recuerda que hace un tiempo le dije que el peronismo entraba en modo radicalismo de los ‘60 con UCRI y UCRP? Ahora se formaliza la ruptura. Cierro paréntesis)
Ese tema hoy es importante, pero no es urgente ni afecta fuertemente a nadie, al menos en el corto plazo. ¿Se le da cobertura? Menos que a Inglaterra y Bélgica, dos países del tamaño de Córdoba y Misiones que juegan el tercer puesto del mundial.

Vamos a hablar de drogas
Un tema importante que va a llegar para dividir aguas es el trascendido de que en el nuevo código penal van a hacer cumplir la constitución, volviendo al espíritu liberal original para que finalmente se despenalice la tenencia de drogas para consumo personal.
Todavía no es urgente, así que no se le presta atención, pero a los políticos no les va a dar lo mismo, porque a todos los afecta. Seguramente algunos van a apoyar, porque les gusta estar activos muchas horas en el parlamento y no quieren ser hipócritas. Otros se mantendrán hipócritas y darán discursos en los medios diciendo que nadie piensa en los niños y en su futuro. Otros no dirán nada y pasarán silbando bajito para no quedar pegados.
Como por arte de magia aparece Pity Álvarez, decide que el dealer tiene mucha cara y se la trata de reducir a balazos. Corona así una larga carrera plagada de éxitos, como el robo de un remis, tener una boa enorme de mascota o comerse los hongos que se formaban por no lavar las ollas. Difícil entender qué salió mal.
Quizás eso sea el ejemplo que use el equivalente “provida” del bando antiderechos del consumidor para convertir el tema importante en tema urgente, así entra en la agenda de todas las cosas a las que nos está obligando el FMI. Ya veremos qué pasa.
Sé que usted pensará que estos dos temas tratados no tienen mucho que ver entre sí, pero seguramente veremos a este nuevo partido político defendiendo la despenalización, aunque en su gobierno (como con tantas otras cosas) jugaron al “como si”.
Miraron para otro lado y dejaron todo ilegal y clandestino (como con el aborto) para que los amigos siguieran haciendo sus negocios. Ahora sacarán el rayo nestorizador para darle épica a su gestión y armarse una campaña a su medida, usando las cuatro categorías de antes. Porque de nuevo, van a hacer como si les importara algo más allá de estar de la Casa Rosada, aunque todos sabemos que les urge volver.