Nación refuerza planes de vivienda (cuela crítica a Provincia)

Por Yanina Passero
ypassero@diarioalfil.com.ar

Secretarios nacionales fueron los responsables de “pasarle letra” al precandidato a gobernador macrista Héctor “La Coneja” Baldassi. El diputado nacional y el presidente del PRO Córdoba, Darío Capitani, protagonizaron una maratón de reuniones en Buenos Aires para analizar proyectos de gestión en la provincia que abrazó el “cambio” como ninguna otra. Mientras las hojas de los expedientes pasaban, los adláteres del jefe de gabinete, Marcos Peña, colaron algunas críticas a sus pares de la administración que lidera el peronista Juan Schiaretti.
El ex árbitro nacional comenzará a recibir anabólicos porteños para reforzar su perfil de gestor; también para que llegue bien plantado a la pulseada que sentará a los radicales en el extremo contrario de la mesa. Como anticipó este medio, Baldassi será tenido en cuenta por los responsables de programas de gobierno que desembarquen en el distrito; pero no sólo para la foto. A su vez, le darán a los alfiles mediterráneos de Macri algunos elementos para diferenciarse de Unión por Córdoba.
Así parece desprenderse de los encuentros de macristas locales con agentes de Hábitat y Vivienda del Ministerio del Interior. En ese contexto, esta semana se informó a la dupla macrista que la Nación mantendría los niveles de inversión en los programas de vivienda, incluso, en los próximos días habrá una ronda de firma de convenios con intendentes. El Tesoro nacional financia el 70% del valor de las viviendas, luego que los jefes comunales afronten el 30% de la inversión inicial.
Trascendió que hay varios municipios en condiciones de rubricar, aunque otros esperan tener mayores garantías sobre plazos de finalización de obras y frecuencia de pago de las certificaciones. Elecciones en tiempos de crisis. Hace poco, el marcosjuarense Pedro Dellarossa, el único intendente que se medirá en las urnas este año, aseguró a viva voz que la Nación le adeudaba algunos giros para saldar un programa de construcción de 200 casas. Macri no discrimina a la hora de afinar el lápiz, ni siquiera a los dirigentes de sus filas. Es necesario.
Como sea, Baldassi, Capitani y los secretarios Iván Kerr (Vivienda) y Marina Klemensiewicz (Infraestructura) repasaron el avance de obras y colaron preocupaciones que implican al Gobierno de la Provincia. Se habló al detalle del plan PROCREAR en barrio Parque Liceo que contará con 1.733 de hogares en el que habitarás 6.000 personas aproximadamente.
Si bien hay 800 viviendas que están en condiciones de ser entregadas, los colaboradores del ministro Rogelio Frigerio detallaron a sus interlocutores cordobeses que “faltan detalles” para completar el proceso. Uno de ellos es la discusión actual en torno a los medidores de agua con la Provincia. La Nación sugirió que el cálculo del consumo sea “testimonial” y que sean los propietarios quienes pidan la colocación del aparato cuando ya estén instalados en la vivienda con el objetivo de evitar gastos antes de la mudanza definitiva.
Los mismos funcionarios aseguraron a sus interlocutores cordobeses que El Panal no habría terminado con las obras comprometidas sobre calle Chingolo, acceso principal a la zona norte del barrio. Explican el atraso en la entrega de otra tanda de viviendas por esta presunta demora.
Los ejemplos –que seguramente encontrará argumentos atendibles desde el otro lado de la vereda- sirvieron de preludio a una crítica de la Nación sobre la “falta de sintonía” a la hora de coordinar programas de gestión entre ambas jurisdicciones. Kerr y Klemensiewicz advirtieron las dificultades que tiene para avanzar en planes de viviendas con los funcionarios de Schiaretti, situación que no ocurriría con intendentes.
Apuntalaron el descargo en la resistencia que exhibirían desde El Panal en cumplir con las condiciones impuestas por la Nación para la ejecución de los proyectos. “Las condiciones del Poder Central son inflexibles y la Provincia quiere imponer algunas condiciones como, por ejemplo, la elección de los adjudicatarios”, resaltó uno de los participantes.
Los macristas no harán un escándalo por esto. Simplemente, engordan el machete de Baldassi para cuando llegue el momento de mostrar el perfil opositor que tuvo que esconder apenas Macri requirió de los servicios de Schiaretti como garante de la gobernabilidad.
Es evidente que la crisis financiera incrementó la dependencia del Presidente de los gobernadores peronistas “dialoguistas”. Mientras tanto, ganan tiempo acopiando el material para la campaña electoral de 2019.