La suba del dólar y la incertidumbre frenan los créditos

En 2017 el alza fue del 20% interanual pero desde una base muy baja; la incertidumbre cambiaria, la devaluación y la suba de tasas incidirá en las tomas de los próximos meses.

En 2017 los préstamos al sector privado crecieron más de 20% interanual en términos reales, evolución que obedeció al marcado dinamismo de los créditos hipotecarios, que avanzaron 50% respecto al 2016 deflactado y de los préstamos en dólares a las empresas (+65%). Sin embargo –aunque todavía no se registra en el stock- ya empezaron a caer y en las próximas semanas se traducirá en las estadísticas.
Este año, además, la base de comparación es más elevada (en 2016 los préstamos habían caído 18% interanual) y la actividad se frenará, a lo que hay que sumarle mayores tasas de interés y la devaluación.
Los expertos entienden que el mercado de créditos agregado continuará en terreno positivo, pero su expansión real será bastante menor a la de 2017, posiblemente de un dígito. Producto de la devaluación abrupta, Ecolatina proyecta que los préstamos en moneda local recuperarán parte del terreno cedido al financiamiento en divisas, lo que tendrá un impacto positivo sobre la solidez del sistema.
Durante enero, la tasa de interés de política monetaria se redujo 1,5 puntos porcentuales, al pasar de 28,75% al cierre de 2017 a 27,25% un mes más tarde. Sin embargo, este recorte no abarató a los préstamos; por el contrario, la tasa de interés activa se incrementó. Y, después, subió.
Según datos del Banco Central el stock de préstamos hipotecarios creció 5,7% en términos reales y ajustados por estacionalidad, en sintonía con el crecimiento de los meses previos. En junio, los créditos para vivienda se mantienen estables y suman unos $ 10.000 millones en lo que va del mes. Hay que recordar que todavía se están desembolsando créditos que en muchos casos se tramitaron antes de la suba del dólar.
Esta semana el Banco Central mantuvo en 40% la tasa de referencia, reforzando así el sesgo contractivo ante una inflación que aún continúa por encima del sendero que pretende el organismo, y anticipó que antes de la próxima reunión de su comité, el 10 de julio, anunciará “mayores cambios en el marco y accionar de su política monetaria”.
Reveló que habrá una “aceleración adicional” de la inflación en junio, producto de la inestabilidad cambiaria de las últimas semanas, y advirtió sobre “la presencia de riesgos de mayor inflación a la esperada” si el traspaso de la devaluación del peso a los precios minoristas resulta superior a lo previsto.
“Con una inflación interanual a mayo de 26,3% interanual para el IPC, la perspectiva actual sigue demandando el mantenimiento del sesgo contractivo de la política monetaria. Las expectativas del mercado todavía se encuentran por sobre el objetivo de inflación para el año próximo”, indicó el BCRA.
La entidad destacó, no obstante, que sus proyecciones sugieren una desaceleración de la inflación en las próximas semanas, con un promedio esperado entre julio y septiembre por debajo del 2% mensual.
Ecolatina resalta la eliminación de las líneas de crédito productivas a Pequeñas y Medianas Empresas a tasas subsidiadas. Si bien estas no eran tan relevantes en términos agregados (los préstamos a estas firmas representan un quinto del total), habían alentado significativamente al crédito al sector: entre 2012 y 2017, los préstamos a Pymes avanzaron 40% en términos reales, mientras que el resto de los créditos treparon 10%. Por ende, aunque su impacto a nivel general sea acotado, perjudicará al sector.
Más allá de la expansión del crédito por segundo año consecutivo, el tamaño del mercado local continúa siendo acotado. A modo de ejemplo, mientras que en 2017 los préstamos representaron 12% del PBI, en América Latina este cociente promedió 45%. Peor aún, la comparación se agrava al realizarla con países con similar nivel de desarrollo (en Uruguay implica 30% del PBI) o perfil microeconómico (en Brasil asciende al 60%). Por ende, aunque el avance de este mercado es una buena noticia, todavía resta mucho camino por recorrer.