Macri prepara otra ronda con mandatarios (busca mellar Liga)

Para matizar el poder de negociación que tienen los gobernadores cuando funcionan en bloque, la Rosada arranca con encuentros bilaterales. Busca blindar el acuerdo con el Fondo y abrir negociaciones por el Presupuesto. Los jefes provinciales PJ, encabezados por Schiaretti, se abroquelan.

Por Yanina Soria
[email protected]

No hay Mundial ni debate por la legalización del aborto que alcance para soslayar la preocupación política que generan los nubarrones financieros en Argentina y el rumbo que tomará en los próximos meses el gobierno de Mauricio Macri.
Mientras en la Casa Rosada ya tomaron nota de esta situación y se sintieron los primeros cimbronazos dentro del equipo del Presidente, en las provincias la -hasta ahora- borrosa letra chica del acuerdo suscrito con el Fondo Monetario Internacional (FMI) abre un escenario de total incertidumbre. El impacto del ajuste que se viene genera profunda preocupación entre los jefes provinciales muchos de los cuales, además, preparan el terreno político para buscar la reelección en sus respectivo distritos.
Ese es el caso del cordobés Juan Schiaretti que en el `19 intentará su tercer mandato no consecutivo en la provincia. El peronista tiene en marcha obras de gran envergadura como los gasoductos troncales y el cierre del Anillo de Circunvalación con fecha de corte de cinta en año electoral. Si bien desde el Gobierno aseguran que los trabajos se terminarán con recursos propios porque la Provincia tiene “superávit fiscal”, incluso aún cuando lo que comprometió la Nación demore en llegar, la realidad es que no hay blindaje provincial capaz de resistir a nungún tsunami financiero nacional. Y a eso, como buen estadista, Schiaretti lo tiene muy en claro.
Por eso, desde que comenzaron las turbulencias económicas al cordobés se lo escucha desear que el rumbo que está tomando el Jefe de Estado nacional sea el correcto “por el bien de todos los argentinos”.
La realidad es que Schiaretti está esperando conocer qué impacto concreto tendrán en la provincia mediterránea los compromisos asumidos por Macri frente al FMI. El cordobés, es el gobernador peronista de más y mejor trato con el líder del PRO, aunque en los últimas semanas se mostró muy crítico con la Nación, y el último encuentro mano a mano que mantuvo con Macri no se dio en el típico clima de camaradería que suele caracterizar estas cumbres.
El mandatario coincide con el Presidente en la necesidad de bajar el déficit fiscal nacional pero disiente en la receta. Para el jefe provincial la poda debe comenzar por los subsidios y fondos nacionales que sostienen los servicios en Capital y provincia de Buenos Aires, el cordobés insiste con el concepto de equidad federal y está dispuesto a compartir los esfuerzos del ajuste pero con algunas condiciones.
Públicamente, y también en privado, el gobernador que capitanea hoy junto a su par salteño, Juan Manuel Urtubey, el barco de la Liga de gobernadores PJ, le sugirió a la Nación traspasarle AYSA, Edenor y Edesur a Capital Federal y a la provincia de Buenos Aires. También eliminar o igualar el subsidio al transporte público. Un discurso compartido por mucos otros justicialistas.
Lo que se viene es una dura pulseada con las provincias por el Presupuesto 2019. A priori, el terreno se vislumbra pantanoso por lo que desde Balcarce 50 ya comenzaron a desplegar algunas estrategias para negociar con jefes de las provincias para lograr blindar el acuerdo con el FMI.
En primera instancia, la Casa Rosada busca desarticular el poder de negociación que tienen los mandatarios justicialistas cuando funcionan en bloque por lo que apuestan a abrir una segunda ronda de reuniones bilaterales. En el oficialismo, argumentan que cada provincia tiene situaciones particulares que atender por lo que resultan mejor los encuentros privados. En realidad, subyace una idea de mellar la Liga. Por ahora el pelotón de gobernadores no tiene previsto ningún encuentro como sí ocurrió durante los últimos meses de año pasado en la previa a la firma del Pacto Fiscal.
En cambio, el macrismo ya comenzó a elaborar una grilla de citas que comenzarán a concretarse en los próximos días. Desde la Nación aseguran que la agenda será amplia y no sólo apuntará a la cuestión fiscal.