Viajes al corazón del día

Relatos cinematográficos, discursos musicales de cámara, narración literaria, y gestos de arte urbano describen un arco en el imaginario de hoy.

Por Gabriel Abalos
[email protected]

La memoria y más allá

“Testigo de otro mundo”, documental argentino en torno a una experiencia de abducción extraterrestre. C. C. C.

El Cine Club Juan Oliva, en el Centro Cultural Córdoba, ha iniciado la primera de dos semanas en que proyectará dos filmes documentales argentinos de reciente producción. A las 19 proyecta Cartas (Argentina, 2018. 80’), una película de Mario Bomheker dedicada a tratar de revelar los secretos de un judío polaco inmigrante en Córdoba, el propio padre del realizador quien, al morir en Córdoba tras una vida llena de silencio, dejó una valija con cartas en Idisch y fotografías de su familia del otro lado del océano. La búsqueda del cineasta, que transcurre en la Argentina, Israel y Polonia, trata de levantar ese silencio paterno e ir hacia atrás, hacia la memoria, hasta donde es posible encontrar fragmentos de historia.
A las 21 se exhibe el otro título: Testigo de otro mundo, un documental de Alan Stivelman (Argentina, 2017. 80’) que se detiene en la figura y en la experiencia de un hombre que relata haber sido abducido por extraterrestres durante su infancia en Venado Tuerto, en 1978. Juan Pérez es el hombre que fue aquel niño y su vida ha estado marcada por la soledad desde que cuarenta años atrás transitó una experiencia próxima al misticismo, sin lograr que le creyeran y recluido en el campo. El cineasta Alan Stivelman, con la ayuda del astrofísico Jacques Vallée, acuden para ayudar a Juan a que entienda el profundo significado de su encuentro cercano.
Av. Poeta Lugones 401. Lunes, martes y miércoles, entrada general $ 50. Estudiantes y jubilados $ 25.

Lazos musicales de familia
La Fundación Pro Arte Córdoba invita esta noche a una nueva función de su Ciclo de Conciertos de Abono 2018, protagonizado por el dúo que forman la pianista de origen francés y con destacada carrera en los Estados Unidos Cecilia Dunoyer y a la violinista norteamericana Juliette Greer, que son madre e hija y consagradas instrumentistas y docentes.
La pianista Cecilia Dunoyer debutó en Nueva York en 1997 en la sala Weill del Carnegie Hall, con entradas agotadas y recibió excelentes críticas. Ese fue el primer escalón de una carrera brillante que la llevó a las salas de Paris, Nueva York, Washington, Boston, Viena, como así también una gira por el Mar Báltico, Rusia, Finlandia y Escandinavia, y a tocar como solista un variado repertorio con orquestas sinfónicas de Washington, Paris, Nebraska, Michigan, Pennsylvania y Maine. Dunoyer también ha formado parte del Departamento de Piano de la Penn State University en Pennsylvania, Silliman College y la Universidad de Yale.
Juliette Greer cuenta dieciocho años y ya ha realizado una carrera destacada a partir de su debut como solista a los catorce, siendo desde entonces frecuentemente invitada por numerosas orquestas en los Estados Unidos. Su predilección por la música de cámara le valió ser seleccionada en 2016 para participar del centenario Festival de Música de Cámara en Blue Hill, Maine, en el Kneisel Hall 2017.
Juntas, madre e hija ofrecerán un programa con obras de Johann S. Bach, Wolfgang A. Mozart, Eugène Ysaye, Maurice Ravel y Gabriel Fauré.
En el Teatro Real, San Jerónimo 66, a las 21. Platea y Primer Nivel $ 600, Segundo Nivel $400, Tercer Nivel $ 250 (sin numerar).

El lobo del dolor
Se presenta esta tarde en el Museo de las Mujeres el libro Angélica y el lobo, primera novela de Soledad Herrera que aparece por el sello Ediciones del Boulevard. La autora, quien también es actriz formada en el Seminario Jolie Libois, ha escrito una historia de amor fraterno, basada en la vida de su hermana Angélica, quien nació con malformaciones concretas y luego adquirió el lupus, por lo que tuvo una vida muy ligada al sufrimiento. Sin embargo, el recuerdo de ese vínculo indisoluble rescata la capacidad de la protagonista para disfrutar de la vida, su sabiduría y su sensibilidad, que es lo que sobre todo la otra mitad de ese vínculo, la narradora, homenajea en el texto.
Soledad debió ir muy adentro de la memoria y reconstruir su propia historia junto a su hermana, intentando correrse de la pena o de la autocompasión. Fue como asistente al taller de narrativa de Lilia Lardone que la autora encontró el apoyo y la orientación para darle forma a su texto. Y es Lardone quien precisamente acompañará a Soledad Herrera a presentar su ópera prima, a las 18, en el espacio de Rivera Indarte 55.

A los ojos del prócer
La artista Dolores Cáceres invita a conmemorar la Reforma a través de una mirada a los ojos de San Martín, por medio de su instalación titulada Monementum Tus ojos. La misma se inscribe en la muestra ‘100 x 100’ (100 obras por 100 artistas) convocatoria hecha por el curador Marcelo Nusenovich que se expone en el Cabildo de Córdoba, por la celebración de los 100 años de la Reforma Universitaria. La propuesta de Dolores Cáceres consiste en una gran escalera que lleva a un mirador desde se puede ver la céntrica ciudad y mirar a los ojos al San Martín ecuestre de la plaza que lleva su nombre. La artista se inspira en una cita del escritor Robert Musil: “La cosa más sorprendente de los monumentos es que nunca los vemos. Nada en el mundo es tan invisible”. Y situándose en las coordenadas del tiempo actual y el espacio local propone “Volver a mirar”.
Los espectadores -propone Cáceres- podrán subir al andamio y al llegar frente al rostro de San Martín, mirándolo a los ojos, parangonar la frase del Manifiesto Liminar: “Los dolores que nos quedan son las libertades que nos faltan”. Hasta este jueves, en el horario de 14 a 17, actividad gratuita.