Provincia concede a Epec régimen de pasividad anticipada

La herramienta anunciada por Fabián López, ministro de Agua, Ambiente y Servicios Públicos, para reducir costos fue finalmente otorgada a la empresa provincial de energía.

Por Felipe Osman

Si bien desde el Centro Cívico apuntan, cada vez que resulta posible, que a diferencia de lo sucede a nivel nacional, en la provincia existe superávit operativo, igualmente resulta necesario subirse a los vientos de austeridad que soplan. Y tanto más si esa austeridad tiene como foco a la empresa provincial de energía y, por extensión, al merecidamente impopular sindicato de Luz y Fuerza.

Por esto, apenas antes de partir rumbo al sudeste asiático junto a Miguel Lifschitz y Gustavo Bordet (mandatarios de Santa Fe y Entre Ríos, respectivamente), para encabezar una misión comercial de la Región Centro en Vietnam y Tailandia, el gobernador Juan Schiaretti firmó el decreto que delega en el directorio de Epec la facultad de instrumentar para sus empleados el régimen de pasividad anticipada voluntaria. Este último fue regulado por la ley provincial 8836, más conocida como la Ley de Modernización del Estado, sancionada durante el primer mandato de José Manuel de la Sota al frente de la Provincia.

El artículo 29 de esta norma fija las pautas del régimen en cuestión, en tanto que en el decreto figuran las condiciones que deberán cumplir los agentes que pretendan acogerse al beneficio.

Conforme la letra del artículo 29, quienes adhieran a la pasividad anticipada mantendrán la relación de dependencia con su empleador (en este caso Epec), y percibirán una remuneración que variará entre el 60 y el 70 por ciento de su sueldo neto, dependiendo de su antigüedad y de los años que le resten para llegar a la edad jubilatoria.

Además, de este salario porcentual del empleado, el Estado Provincial retendrá el aporte jubilatorio que corresponda liquidar a la Caja de Jubilaciones y, por su parte, abonará la totalidad de las contribuciones patronales que le competen.

Finalmente la ley prescribe que, dado que la relación de empleo público subsiste, el agente queda en permanente disponibilidad y puede ser convocado nuevamente a prestar servicios. Mientras ello no suceda, tiene plena libertad para desempeñarse en el sector privado.

El decreto, por su lado, determina que podrán acogerse al régimen los empleados de Epec a los que les falte -como máximo- 10 años para reunir las condiciones necesarias para jubilarse, y soliciten voluntariamente su inclusión. Sin embargo, la empresa estará facultada para conceder o no el beneficio de la pasividad anticipada, pudiendo negarlo cuando lo considere necesario para resguardar la correcta y eficiente prestación del servicio.

Denuncia 

Según lo publicado por La Voz del Interior en su edición de ayer, la Provincia habría motorizado la designación de Jorge Sebastián Leiva en un cargo jerárquico de Epec, siendo éste hijo del fiscal de la Cámara de Acusación Jorge Leiva (padre), quien resolvió a favor del gobierno provincial en una acusación por presuntas coimas que habrían sido pagadas por empresas brasileñas para obtener la adjudicación de obra pública en Córdoba.

Más tarde, voceros de Epec y el propio ministro de Agua, Ambiente y Servicios Públicos, Fabián López, desmintieron que la designación de Sebastián Leiva estuviera vinculada a la actuación judicial de su padre, señalando incluso desconocer el vínculo entre ambos. Además, indicaron que se trata de un profesional ampliamente formado para desempeñar su puesto.

Conforme a los datos que se desprenden de su currículum, Leiva (hijo) es especialista en Ingeniería Nuclear, egresado del prestigioso Instituto Balseiro, en el cual se encuentra además cursando un doctorado en Ciencias de la Ingeniería.