Retiros voluntarios con un Suoem débil, la fórmula de Mestre

Si prospera el anuncio del secretario general, Daniel Arzani, el municipio podría ahorrar $50 millones mensuales. La medida se complementaría con recorte de horas extra y un puñado de jubilaciones anticipadas. Un Suoem sorprendido, y con Rubén Daniele en los márgenes, recibió la confirmación del nuevo plan oficial.

Por Yanina Passero
[email protected]

El secretario general de la Municipalidad, Daniel Arzani, eligió un contexto de celebración para anticipar que el ajuste llegará al Palacio 6 de Julio y sus dos centenas de dependencias, tarde o temprano. Retiros voluntarios, profundización del recorte de horas extra y jubilaciones anticipadas a personal con licencias prolongadas por discapacidad, el menú de opciones acorde al nuevo contexto político y económico, post crisis de confianza en el “gradualismo” de Cambiemos.
Aprovechando la ausencia de su jefe, el ex intendente de Malvinas Argentinas lanzó la piedra que golpeó la puerta del Suoem. Ramón Mestre retomará hoy la actividad oficial en la Municipalidad, luego de una gira por el exterior de casi dos semanas. Deberá analizar el proyecto tentativo de recorte que se elaboró desde el área de Recursos Humanos del municipio, al que a grandes rasgos se refirió Arzani en diálogo con Cadena 3, el pasado viernes.
No puede alegarse que el funcionario mestrista padeció de incontinencia verbal. Es un dirigente orgánico que fue mencionado para ocupar la Secretaría de Gobierno tras la partida hacia la Legislatura de Javier Bee Sellares. Cierto es que la ausencia física de Mestre le dará margen de que lo anunciado caiga en saco vacío si el “plan tijeras” trae más dolores de cabeza que soluciones.
Este diario pudo conocer que están en condiciones de acogerse a un potencial retiro voluntario un total de dos mil agentes municipales, dos centenas de ellos con jefaturas a cargo. Si el programa tuviera una aceptación exitosa, previo reajuste del marco legal, el ahorro calculado sería de 50 millones de pesos mensuales, porque los agentes seguirían cobrando el 70% de sus haberes pero sin asistir a sus puestos de trabajo.
Un cifra pequeña si se compara con el gasto salarial que orilla los 800 millones de pesos mensuales, sin contar ESOP y Tamse. Pero por algo se empieza y, en este sentido, la profundización de las horas extra sería el complemento ineludible.
Si bien en algunas áreas se logró reducir casi al 30% la carga laboral adicional, en otras como Recursos Tributarios y el área de Salud se habría duplicado, según fuentes oficiales. Ambas se justifican, pero en especial la primera. El Intendente y el Suoem pactaron una reactualización mensual de los salarios a tono con la inflación.
Se impone como prioridad mantener la evolución de los recursos propios, en especial frente un escenario de desaceleración del crecimiento y aumento de la variación de los precios. Si se rompe el equilibrio, podría quedar amenazada la ausencia de conflictos sindicales que obtuvo el radical a cambio de una fórmula de incrementos beneficiosa para los empleados.
El informe en el que se basó Arzani también apuntaba al recorte de pago de títulos a 40 agentes con diplomados, que permitiría el recupero de dos millones de pesos mensuales.
Ahora bien, si el plan de retiros voluntarios asoma como la principal fuente de ahorro, la letra chica debería incluir un tope al ingreso de nuevo personal. La historia reciente enseña que es muy fácil desprenderse de empresas estatales como Crese o Tamse, pero no ocurre lo mismo cuando la experiencia intenta aplicarse con empleados.
Hasta que el Intendente no avance, no podrá saberse a ciencia cierta si el anuncio de Arzani pretendió ser un guiño al pedido de reducción del gasto del presidente Mauricio Macri o una herramienta de gestión pronta a aplicar. Si así fuere, el contexto interno se le presenta inmejorable.
El Suoem quedó jaqueado por la “intervención” del Ministerio de Trabajo de la Nación que impidió la asamblea general extraordinaria que ungiría a la junta electoral. El histórico paladín de los municipales, Rubén Daniele, instruyó a su sucesora, Beatriz Biolatto, para que cancelara el operativo retorno de inmediato.
Si la comisión directiva aún se ilusiona con el regreso de su líder, tales sentimientos se encierran en el ámbito privado. “Biolatto por tres años”, la frase que ya repiten delegados. Y al parecer, lo confirma el alto perfil que comenzó a cultivar la dirigente. Si pretende sortear los meses venideros, se explica la campaña de legitimación de su autoridad que están llevando delante desde la cúpula del Suoem. La ex secretaria gremial en Educación participa de cada reunión de delegados con autoridades municipales. A veces sola, otras con Daniele, tiende puentes de diálogo con sectores que la miran de reojo pero que necesita para sostenerse.
Pero los fantasmas de una intervención real de Trabajo y las luchas intestinas en el sindicato municipal no aceleran el proceso cohesivo. Daniele y Biolatto se encuentran más débiles que nunca. Mestre tiene allí, una verdadera oportunidad.