Cambiemos delibera por proyectos PJ anti privilegios de Luz y Fuerza

El Poder Ejecutivo envió a la Cámara las iniciativas para recortar algunos de los excesos que benefician a los empleados de EPEC

Por Alejandro Moreno
[email protected]

El gobernador Juan Schiaretti mandó ayer a la Legislatura dos proyectos de ley, que tendrían una pronta sanción, para reducir y eliminar algunos de los privilegios que tienen los empleados de EPEC (Empresa Provincial de Energía de Córdoba) y que tanto molestan al resto de la gente.
El primero de los proyectos busca establecer que “quienes reciben beneficios y/o bonificaciones sobre el valor de las tarifas de servicios públicos domiciliarios de energía, agua y saneamiento, mantendrán los mismos hasta los límites establecidos por la tarifa social provincial, de 150 kw/h y 25m3, respectivamente, en los términos de la ley 9086, quedando incluidos el personal y directivos de los prestadores de servicios públicos, sean públicos o privados”.
El segundo, en tanto, pretende establecer “la eliminación de las contribuciones patronales con destino a cualquier fondo compensdor o complementario de carácter previsional administrado por entidades gremiales, cooperativas y obras sociales, sea en el sector público provincial en los términos del art. 5° de la ley 9086, sea en el sector público financiero como en todo organismo dependiente o controlado por el Estado provincial”.
Ambos proyectos comenzarán a ser tratados hoy a las 14 en una reunión conjunta de las comisiones de Legislación General; Asuntos Constitucionales, Justicia y Acuerdos; y Agua, Energía y Transporte. Según se anunció oficialmente, a la cita concurrirán funcionarios del gobierno provincial, si bien no se detalló quiénes.
Para el Panal, el enfrentamiento con el sindicato Luz y Fuerza coloca al gobierno en una posición favorable frente a los cordobeses -algo muy necesario después de la derrota en la elección de diputados nacionales del año pasado-, porque la mayoría de la gente siente bronca por los privilegios con que cuentan los empleados de EPEC. Todo ello, mientras la atmósfera política nacional apunta, precisamente, a eliminar las distorsiones y los beneficios injustos.
Si para el peronismo en la Legislatura estos proyectos serán una buena noticia, y ello pese a la previsible manifestación corrosiva que los lucifuercistas harán cuando el proyecto se debata en el recinto, Cambiemos queda en una situación algo incómoda, de la que trataban de zafar en las últimas horas.

Dudas
Los aliados de la Unión Cívica Radical, el PRO y el Frente Cívico no querrían en este momento votar junto con el oficialismo en la Legislatura. Demasiadas diferencias se esmeran en señalar con Juan Schiaretti, Ramón Mestre y Mario Negri, como para levantar juntos los brazos en la sala de sesiones.
Pero, al mismo tiempo, los aliancistas son conscientes del rechazo de los cordobeses por las históricas ventajas que tienen los empleados de EPEC, que los convierten en unos privilegiados dentro del siempre amable sector público.
La solución debe llegar antes de las 14 de hoy, cuando se reúnan las comisiones legislativas, y no se descarta que haya consultas con Buenos Aires para saber qué actitud tomar.
Menos conflictos tendrá seguramente la izquierda, que suele respaldar los privilegios de los empleados públicos, sean cuales fueren.