Fassi, sin costo político

¿La salida de Kudelka le puede significar una baja en la imagen del presidente de Talleres? Mientras algunos hablan de ciclo cumplido, otros lamentan que no siga el DT del proceso más exitoso del club en los últimos años, que llegó a la Copa Libertadores.

Por Federico Jelic

fassiEl sábado, la despedida no fue tan multitudinaria porque la fiesta era más para Boca Juniors bicampeón que para Talleres, por compromisos comerciales. Pero lo mismo, los fieles hinchas albiazules se acercaron a darle el adiós al DT Frank Darío Kudelka, quien consiguió sacar petróleo en tierra infértil en barrio Jardín, con dos ascensos en tres años y medio de proceso, con la frutilla del postre como colación: la Copa Libertadores de América.
Quienes no comprenden su salida, deben apuntar a la parte presupuestaria en primer término pero sin dejar de lado el tablero de ajedrez que montó el presidente Andrés Fassi para los intereses generales. Los elogios a Kudelka están a flor de piel en la voz del hincha, con algunos tibios reclamos de algún sector minoritario, pero nada que pueda reprobar su exitoso paso,. Sin embargo, a todo esto, no faltaron las incógnitas sobre el por qué y las razones de esta decisión de Fassi, antes de siquiera intentar una prórroga de su contrato.
¿Qué pasó en el medio? De aquel idilio de enamorados, juntos a la par, saliendo del infierno del Federal A para llegar a Primera División, posando sonrientes para todas las fotos, a una palmada en la espalda, deseando “buena suerte” y “gracias por todo”.
¿Tendrá esta acción algún costo político? Esa respuesta quizás pueda verse en el tiempo. Hoy, su imagen sigue por las nubes, con resultados deportivos que lo avalan con creces. Pero si no llega a acertar con el nuevo DT, ahí podría complicarse…

Despedida con llanto
La emoción embargó a todos en La Boutique el viernes pasado, con la tan ansiada conferencia de prensa. Fassi presentó la decisión institucional de dejar salir a Kudelka hacia otra aventura, probablemente internacional, sin dejar en claro las razones. Hubo momentos de pasión y de debilidad, cuando presentaron un emotivo video del paso del DT por la entidad, y un abrazo fraterno, como el que los acompañó siempre, al menos a nivel público.
Kudelka soltó lágrimas cuando inició su descargo sobre la situación, aplaudido por periodistas y personal del club, visiblemente sensibilizado por la circunstancia. Su cuerpo técnico estaba en la misma sintonía. El DT, incluso, se bajó del auto en la esquina mientras se retiraba para tomarse fotos con los hinchas, que curiosamente merodeaban la zona. Despedida por la puerta grande.
Ahora, ¿Qué traerá entre manos Fassi para tomar tamaña decisión? No renovarle al DT que lo sacó invicto de la B Nacional y que llegar a un torneo internacional con el albiazul, después de 17 años, es una postura que podría traerle inconvenientes si el elegido no está a la altura. Pero este escenario ya fue imaginado por él y seguro sabrá obrar en consecuencia. Atentos.

Cambio de proyecto
Tres años y medios de proceso generaron algún desgaste. Pero, aparentemente, entre varios motivos, uno de los que primó es el económico. Kudelka solicitaba una actualización de sus honorarios y Fassi le ofreció menos de la media. Es una forma elegante de decir: “Está la puerta abierta, más no te pago, te podés ir cuando quieras”.
Políticamente, Fassi juega al límite con esta determinación. No intentar siquiera sostener al DT que hizo hablar a todo el país futbolero con su juego podría tirarle en contra algunas miradas, sin embargo, nada parece ser obra de la improvisación. Y con el hombre fuerte de Pachuca de por medio, nadie desconfía de que de eso se trata.
Hace nueve días, Fassi encabezó la Asamblea Extraordinaria en La Boutique, donde se aprobó por unanimidad el ejercicio de memoria y balance de apenas siete meses de gestión, con la finalidad de adecuar los estados contables del club a las nuevas exigencias de la Superliga. Allí se implementó por primera vez una de las condiciones del estatuto modernizado, con la acción plenaria de los 100 asambleístas. Todos levantaron la mano a la hora de dar su beneplácito a esa gestión en trámite, acción que no debe sorprender ya que no había colores opositores convalidados. Es que, después de las elecciones pasadas, donde Fassi fue único candidato, el parlamento albiazul quedó compuesto en su totalidad por miembros del oficialismo. La oposición, en su momento, pudo participar buscando al menos contar con un mínimo de 15 asambleístas o un máximo de 33. Sin embargo, no lograron consolidar a un postulante. Daniel Quinteros, de “Núcleo Centenario” hizo el intento pero al final no logró ser habilitado por la Junta Electoral. ¿Faltaron avales? Desde su rincón aducen que hubo otra cosa. Y desde el oficialismo se desentienden de la situación, invitándolo a participar cuando lo considere oportuno.
Este mapa deja en claro que Fassi, más que nunca, tiene luz verde para manipular el manubrio y las llaves del club a discreción. Desde lo político, lo avalan las urnas con total legitimidad. ¿Hay alguna acción o paso en falso que pueda desteñir en parte su imagen?
Pareciera que hoy, no. Sin embargo, en caso de que no logre el reemplazante la misma efectividad que Kudelka, el panorama podría ponerse más gris. No obstante, mientras se piensa en Luis Zubeldía, Juan Pablo Vojvoda, Ángel Hoyos, Pablo Marini y otros del mismo calibre y perfil, las tendencias de Fassi siguen en alza. La Copa Libertadores era la obsesión de todo barrio Jardín y la consiguió. Es cierto que recibió algunos cuestionamientos después de vender a Sebastián Palacios, Emanuel Reynoso y Jonathan Menéndez, más la ola de rumores que impulsó la derrota ante Boca Juniors, con la merma deportiva del final de torneo, pero para el hincha y socio, el final de la película termina siendo feliz.
El costo político de Fassi se analizará en diciembre o dentro de un año, cuando el balance deportivo arroje los saldos de la campaña con el nuevo DT y el armado del plantel. Dejó en claro que necesita vender dos jugadores por temporada, en función de equilibrar finanzas, decisión que va en detrimento de la ambición futbolística. Pero, mientras tanto, se ganó la confianza de todos y la podrá mantener con hacer una campaña similar, aunque la vara quedó bastante alta.
A Fassi por algo le dicen el “Zorro”. Se sacó de encima las presiones y los temores de tener que sostener a Kudelka y, a pesar de ser el favorito de la gente, le hizo homenaje para después cambiar de página. Hoy no tiene contrincantes políticos en el horizonte. Por eso se da hasta el lujo de no sostener al DT más exitoso de los tiempos contemporáneos en Talleres, sin que eso le represente un escollo a nivel reputación.