Triaca descartó que el FMI vaya a exigir flexibilización laboral

El Ministro se reunió con empresarios en la Bolsa de Comercio; planteó que espera que los “legisladores tengan sentido común” y apoyen los proyectos de reforma girados al Congreso.

Por Gabriela Origlia

triacaEl ministro de Trabajo Jorge Triaca -quien expuso en el almuerzo con empresarios de la Bolsa de Comercio- cuestionó a la oposición por querer que “las tarifas sean gratis” pero aseguró que el Gobierno tendrá “paciencia” para seguir enfrentando los desafíos como es la propuesta de reforma laboral. “Hay muchos que se rasgan las vestiduras diciendo que son los defensores de los trabajadores; queremos que hagan propuestas. Estamos dispuestos a escuchar, pero hasta ahora no hay otros proyectos”.
En esa línea, planteó que hay que enfrentar los cambios tecnológicos que requieren de modificaciones en regulaciones. “Hay que trabajar en la integración de las fuerzas laborales; la formalización de trabajadores es clave para el sistema de seguridad social; hoy hay dos aportantes cada cuatro jubilados. Casi 45% de los jóvenes están bajo la línea de pobreza y hay una fuente de aprovisionamiento de empleo”.
Sobre las exigencias que podría plantear el FMI, Triaca dijo que las conversaciones no involucra los aspectos de flexibilidad laboral. “El eje de las conversaciones está en las cuentas públicas, pero eso no significa que no querramos que haya un gran debate sobre cómo resolver el estancamiento del empleo privado, la agremiación, la formalización. No son debates sólo legislativos, sino que las tiene que dar la sociedad”.
Ratificó que la baja de aportes patronales va en consonancia con la necesidad de que haya más incorporaciones al trabajo formal pero enfatizó que hay necesidad de hacer más “para bajar el costo laboral”. Afirmó que lo enviado al Congreso es parte de lo acordado con los sectores empresarios y sindicales. “Esperamos que haya madurez en los legisladores para dar la discusión”.
El Ejecutivo mandó cuatro iniciativas a Diputados y uno a Senado y en los próximos días girará una de prevención complementaria a la modificación de la de Riesgos de Trabajo que se aprobó el año pasado. Entre los presentados se cuenta el del blanqueo laboral (no cobra multa a los empleadores y ofrece cinco años de aporte al trabajador); el fondo de cese laboral (“para el que ahora aparecen algunos sectores especuladores, cuando estaba acordado en diciembre”); la creación de un Instituto para la Formación Laboral Continua; la instrumentación de una Agencia de Evaluación de la Tecnología de la Salud (para bajar la litigiosidad en las obras sociales) y un proyecto para la equidad salarial y el régimen de licencias.
Respecto de las paritarias, Triaca indicó que el 70%  ya están cerradas este año (faltan las que están todavía dentro del período de discusión) y que las cláusulas de revisión incorporadas “dan más certeza” y ayuda a mantener el poder adquisitivo. Describió que en 2017 los días perdidos por huelgas fueron el 20% de los de 2016. “Podemos seguir en manos de los que estuvieron muchos años en el poder y no se preocuparon por sacar a la gente de la pobreza, o enfrentar los desafío y tener un sendero mucho mejor”.
Para que las realidades del interior estén contempladas en las firmas de los convenios colectivos, instó a que las cámaras regionales pidan participar en las negociaciones. “Hemos modificado el 40% de los convenios colectivos en dos años y medio, pero requiere sentarse a negociar. El Presidente cree que el diálogo social se debe dar sector por sector”.
Antes de la exposición de Triaca, el presidente de la Bolsa, Manuel Tagle, calificó de “circunstancial” el mal momento de la economía y destacó que la volatilidad golpeó más a la Argentina porque “está en un proceso de transformación trascendente no consolidado”. En esa línea pidió al Gobierno que comunique mejor “los progresos que están ejecutando. Estamos ávidos de buenas noticias”.
Lucas Navarro, director del Instituto de Economía de la Bolsa de Comercio, reiteró que la mayor vulnerabilidad de la Argentina al shock externo se explica por el alto déficit, la alta inflación y la fuerte dependencia del sector externo. “La variación del tipo de cambio importa mucho en el país porque el programa de metas de inflación no está consolidado y el pase a precios es alto”, dijo y destacó que la nueva meta de déficit fiscal (2,7%) es cumplible porque son “alentadores” los resultados en lo que va del año. ”Aunque la vulnerabilidad es evidente, no hubo un cambio evidente de factores internos que modifiquen los objetivos de política económica”.