PJ recompone lazos con gremios (aprovecha dificultad de Macri)

El peronismo busca beneficiarse de los problemas que tiene el macrismo nacional para articular su brazo sindical en la provincia. Con diferencia de pocas horas, envió fuertes señales a los referentes de las dos CGT locales, José Pihen y Mauricio Saillen.

Por Yanina Passero
[email protected]

El 1 de mayo fue la excusa perfecta que eligió el peronismo cordobés para iniciar un camino de reconciliación con parte de su brazo gremial. La campaña por las elecciones legislativas de octubre del año pasado se ejecutó de principio a fin sin la cooperación de los dirigentes gremiales que exhibían un sentir antimacrista sin fisuras.
El titular de la CGT Córdoba, José Pihen, había marcado en aquella oportunidad su profundo descontento. La separación forzada le evitó el costo interno por el triunfo amarillo en Córdoba. No hay mal que por bien no venga.
En tanto, el referente de la central Rodríguez Peña, Mauricio Saillen, dividía su tiempo en la campaña de apoyo al candidato kirchnerista, Pablo Carro, y en la propia. El secretario general del Surrbac trataba de recomponerse de la diáspora que sufrió la estructura cegetista luego de su bochornosa actuación en el paro de los choferes de UTA, en junio del año electoral, y el lanzamiento de las 62 Organizaciones Peronistas. Casi en simultáneo, Gabriel Suárez, de Luz y Fuerza, le asestaba un duro golpe con el lanzamiento de “Gremios por la unidad”.
Cambiemos ganó, incluso en bastiones peronistas. Unión por Córdoba se permitió un breve momento de reproche interno y pasó a la acción. “Gobernabilidad sí, cogobierno no”, dijo el gobernador Juan Schiaretti en la última sesión del Peronismo Federal en Córdoba. Fue en ese contexto donde el senador nacional Carlos Caserio se acercó a la mesa que compartían el también titular del SEP, el mercantil Pablo Chacón y el metalúrgico Rubén Urbano. Luego de preguntar si podría advertir al auditorio de su presencia, dedicó a Pihen un párrafo edulcorado de su discurso.
Más allá de la buena relación institucional que mantiene el mandatario provincial con el Presidente, si UPC quiere mantenerse en el Panal, esta vez, no podrá darse el lujo de prescindir de algunos de sus componentes. La hipótesis anexa más elementos probatorios si se pasa revista de los “enviados” al mega festejo por el Día del Trabajador del Surrbac.
El anfitrión recibió a la presidenta del PJ Capital, Claudia Martínez, entre otros funcionarios de Schiaretti como Juan Domingo Viola (Agencia Córdoba Deportes), Amelia López (Defensora de Niños y Niñas), Gastón Massimino de la Dirección Provincial de Rentas y la concejala Nadia Fernández. Pero antes, en noviembre pasado, Saillen se mostró junto a la esposa del Gobernador, Alejandra Vigo, en a reinauguración del centro Vecinal de Villa El Libertador. Por lo visto, el plan engorde continúa.
El PJ parece haber tomado nota de las dificultades del macrismo para fundar su pata gremial en el distrito que ofició de trampolín a la Casa Rosada al entonces jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri. Recomponer lazos con el gremialismo local, la estrategia oficialista que parece seguir a la caza de cuadros desencantados con el proyecto de país que lideraba la ex presidente Cristina Fernández.
Las dos CGT de Córdoba se negaron al diálogo con el macrismo desde el primer minuto que recaló en Balcarce 50. Pero el surgimiento de las 62 Organizaciones Peronistas de Córdoba, con un intercambio más fluido con miembros del gabinete nacional, pareció dibujar una grieta en el sindicalismo cordobés. Lo cierto es que ya no asusta el presunto tráfico de influencias, coinciden varios referentes gremiales. “Pasa el tiempo pero el macrismo, pese a los recursos invertidos, no logra que algunos sindicalistas se identifiquen con su discurso”, razonan fuentes inobjetables.
Los discursos dirigidos a los trabajadores en su día corroboran las sospechas de la cúpula de UPC. Al parecer, el movimiento obrero seguirá desunido –los locros se realizaron sólo con afiliados- pero “unido en la acción”. Su sentir antimacrista, el conector y la oportunidad.
Freno a Macri
Pihen fijó una reunión de la CGT Regional Córdoba para el 4 de mayo en Río Cuarto donde ratificará cada uno de los puntos que cuestiona al poder central. “La nueva conmemoración del 1 de mayo encuentra a los trabajadores enfrentado graves situaciones que atacan los puestos de trabajo, el valor adquisitivo de los salarios y en síntesis, la dignidad que en nuestra concepción está fundada en la existencia de un trabajo digno”, el arranque del duro comunicado para la efeméride.
El Movimiento de los Trabajadores que lidera Chacón también participó de instancias de intercambio en Buenos Aires, pero negaron cualquier identificación con miembros de Cambiemos. De hecho, en el festejo de ayer en Alta Gracia trazó un escenario nacional marcado por la “incertidumbre”. Incluso, manifestó su preocupación por la aparición “de actores que en otras etapas de la Argentina con sus fórmulas económicas perjudicaron al país”.
“Es el resultado de como estamos, volvemos a buscar las viejas recetas que no funcionaron, cuando al trabajador vienen a plantearle reformas laborales ya sabemos que viene por detrás, viene el equipo de Cavallo, la destrucción del país nuevamente”, puntualizó.