Con fondos, UPC erosiona resistencia municipal

Schiaretti anunció ayer un plan de financiamiento para la instalación de redes de gas domiciliarias, al que accederán los municipios que acepten dejar de cobrar tasas en las facturas del gas. En el acto 18 localidades suscribieron el acuerdo.

Por Felipe Osman

El gobernador anunció hoy la creación del “fondo provincial de financiamiento de redes domiciliarias de gas natural”, que pondrá a disposición de los intendentes y jefes comunales cordobeses 500 millones de pesos para financiar obras que faciliten el acceso de los vecinos al servicio. Aunque existe una condición para entrar al plan que oferta gobierno provincial: quienes quieran participar deberán quitar de las facturas del gas tasas y contribuciones.Este servicio, a diferencia de la luz y el agua, escapa a la jurisdicción del Ersep, por lo que no existe para el gobernador la posibilidad de impulsar, desde el ente a cargo de la regulación de servicios públicos, una resolución similar a las que “limpiaron” de tasas y contribuciones las boletas. La regulación del gas natural es de jurisdicción nacional, a través de Energas.
Schiaretti necesita entonces convencer a los intendentes –principalmente, a los radicales-, y parece haber encontrado una forma doblemente ventajosa para hacerlo.
En primer lugar, ofrece a los jefes comunales un beneficio significativo, facilitándoles la realización obras de gran utilidad para los vecinos de sus ciudades (tendidos de redes domiciliarias) que agradecerán, unos, la posibilidad de contar con un servicio básico como el gas natural a un precio mucho menor del que cuesta el mismo servicio fraccionado (garrafas), y otros, que se los exima del pago de la tasa. Pero además pone a los intendentes que no quieran aceptar las condiciones en una posición complicada: la de explicar a los sus electores por qué rechazan financiamiento para obras.
En segundo término, el tendido de las redes domiciliarias hace visible una de las mayores obras encaradas por el mandatario en su actual gestión: los gasoductos troncales, en los que la administración de Schiaretti proyecta invertir 890 millones de dólares antes de que concluya el 2019.
Pero más allá de estos efectos -si se quiere, inmediatos- de la medida anunciada ayer por el gobernador, existe otro. El plan de financiamiento busca convencer a los jefes comunales radicales que participan del ente de intendentes de la UCR con Ramón Mestre, dejándolo cada vez más aislado en su reclamo por fondos ante la Provincia.
Los intendentes Pro, nucleados en la Comupro, ya han anunciado que acompañaran el pedido que el presidente Mauricio Macri hizo este lunes desde la explotación de gas no convencional de Vaca Muerta, llamando a los municipios a depurar de tasas y contribuciones las facturas del gas. Con esto, el ente de intendentes radicales pierde un aliado valioso. Pero también un elemento de presión de peso en su reclamo por los fondos coparticipables, ya que habían ofrecido eliminar estas tasas a cambio de que les fueran compartidos los mayores ingresos que la Provincia obtuvo a raíz del consenso fiscal.
Ahora, además, algunos integrantes del foro de intendentes radicales han decidido aceptar la oferta de Schiaretti, y no es descabellado esperar que otros se sumen en los próximos días. De momento se sumaron al plan de financiamiento provincial los radicales Daniel Salibi (Mendiolaza), Mauricio Cravero (Arroyito), Alberto Martino (Río Tercero), y Gerardo Zuin (Justiniano Posse). Todos miembros de la UCR, aunque ninguno demasiado allegado a Mestre.
Además, otros catorce intendentes se subieron al plan provincial: Gustavo Brandán (Colonia Caroya), Cayetano de Valle (Saldán), Marcelo Bustos (Salsipuedes), Claudio Farías (Cruz del Eje), Martín Gil (Villa María), Raúl Figueroa (Deán Funes), Roberto Pacheco (Corral de Bustos), Estaban Avilés (Villa Carlos Paz), Gabriel Musso (Cosquín), Juan Manuel Llasmosas (Río Cuarto), Gastón Re (Oncativo), Ignacio García Aresca (San Francisco), Facundo Torres (Alta Gracia), y Adrián Scorza (Almafuerte).