Mario Quintana: “Se están apagando los cuatro motores de la inflación”

El vicejefe de Gabinete negó una ruptura de Cambiemos por las diferencias derivadas de las subas de tarifas. Afirmó que Carrió tiene diálogo fluido con el Gobierno y aseguró que se acaban los “tarifazos” con la suba de gas de este mes.

Por Gabriela Origlia

El vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, aseguró que no existen riesgos de “ruptura” en Cambiemos más allá de que haya “matices” e insistió en que el “sinceramiento de tarifas está llegando a su fin” pero era “ineludible; si lo hubiéramos podido evitar lo hubiéramos evitado”.
En un almuerzo con empresarios en la Bolsa de Comercio bromeó sobre que “si no fuera por los cordobeses no tendría trabajo porque (Mauricio) Macri no sería Presidente”. “Sabemos a donde queremos ir. La clave es cómo darle sustentabilidad a ese proceso”, afirmó en referencia a quienes critican al Gobierno por su gradualismo “por izquierda y por derecha”. “Sustentabilidad es que la gente decida que este es el rumbo; y para eso tiene que ser un plan para todos y no para unos pocos; siempre está primero la consideración de quienes más sufren el deterioro”.
Quintana enfatizó que “lo importante es ir en el rumbo correcto” y avanzar en un proceso desinflacionario “sin atajos, sin anclaje cambiario. Así es como lo han hecho todos los países donde funcionó aunque nosotros teníamos además de una inflación crónica un sistema de precios relativos distorsionados”. En esa línea recordó que los precios de las tarifas no cubrían “ni el 10% del valor del gas o de la energía”.
“Los cuatro motores de la inflación se están acabando; uno es las tarifas, otro es la emisión espurea de dinero por parte del Central -siguió-. El tercero que es el tipo de cambio; flexible no debería ser objeto de procesos inflacionarios y la inercia inflacionaria se resolverá mirando en las paritarias la inflación futura y no la pasada. Nos hace ser muy optimistas. No sé si la inflación es el 15%, no hacemos pronósticos. Lo que sí sabemos es que será como mínimo cinco puntos menos que el año pasado”.
Ante los empresarios ratificó como eje fundacional de Cambiemos el fortalecimiento institucional que pasa por “decir la verdad”, “no robar”, una “política transparente y una justicia independiente” y “más federalismo”. El otro aspecto que resaltó fue el “ordenamiento macroeconómico” con una “cohesión de agenda fuerte con el empresariado”.
Proyectó que el año que viene el país crecerá más que el actual: “Estamos dando inicio a un ciclo de prosperidad como nunca vimos. Esta vez la dinámica de crecimiento no depende de ningún plan colgado de un alambre”. En esa línea de mejoras incluyó también la modernización del Estado y el saneamiento de las empresas públicas, entre las que usó como ejemplo a Arsat y a Aerolíneas Argentinas.
“A esto le sumamos el plan de cuidado a los que peor la pasan -avanzó-. Empezamos por el cuidado de ingresos; no creemos en la política del derrame por eso tenemos una política de ingresos activa”, aunque admitió que no saca a la gente de la pobreza por lo que se requiere de “calidad de los bienes públicos” (acceso a la cloaca, al agua, al hábitat) y la esperanza de movilidad social basada en la educación. En el mismo contexto incluyó el combate del narcotráfico, el cuidado del medio ambiente y la mejora de la productividad.
En el ámbito político aseguró que no existen riesgos de “ruptura” en Cambiemos más allá de que haya “matices”. Aseguró que Elisa Carrió -quien ayer volvió a criticar la “inflexibilidad” del Gobierno en materia tarifaria – un diálogo “fluido” con el resto de la dirigencia del movimiento y es una líder “política de valores firmes”.

Apoyo por Epec
El presidente de la Bolsa de Comercio, Horario Parga -en su último almuerzo en ese cargo- dio un apoyo explícito de la entidad al gobierno provincial por los anuncios relacionados con la “búsqueda de eficiencia” en Epec. “Es un paso importante, no es contra nadie. Se busca transparencia y beneficiar a todos”.
El director del Instituto de Economía de la Bolsa, Lucas Navarro, proyectó que el déficit fiscal seguirá reduciéndose y que también continuará el proceso de desinflación. Dijo que la reducción de la pobreza “viene de la mano del crecimiento económico”. Planteó que para volver a una senda de crecimiento sostenible se requiere aumentar la inversión; el actual 15% del PBI es “insuficiente”, habría que superar el 20% anual. También advirtió que hay que subir la productividad: “Es un problema de toda la región; pero Argentina está mal posicionada”.