UTA nacional habilitó examen de convenio (alerta en Córdoba)

Los representantes de los choferes del transporte urbano temen que empresarios pidan elevar la carga laboral de siete a ocho horas. El titular nacional del gremio, Roberto Fernández, acordó con FATAP “revisar y adecuar a nuevas realidades el actual convenio colectivo de trabajo”.

Por Yanina Passero
[email protected]

uta
El titular nacional del gremio, Roberto Fernández,

Los convenios colectivos de trabajo de algunos sindicatos fueron desmenuzados por dirigentes políticos y la opinión pública. En Córdoba, primero fue el turno del Surrbac liderado por Mauricio Saillén en el marco de la licitación del servicio de recolección de residuos de la ciudad; y, recientemente, el de Luz y Fuerza luego que el directorio de EPEC resolviera ajustar algunos beneficios anacrónicos con la coyuntura actual de la firma provincial.
La instalación del concepto “costo Córdoba” invita a la Municipalidad y a la Provincia a ajustarse el cinturón. El gobernador Juan Schiaretti y el intendente Ramón Mestre ya habían mostrado buena voluntad: el peronista bajó ingresos brutos y el radical hizo lo mismo con algunas tasas. Pero es la dicotomía que ambos plantearon con los sindicatos lo que mayor rédito político podría traerles con miras a la disputa por el Panal.
El contexto general coopera con el propósito. A nivel nacional, el presidente Mauricio Macri envió un mensaje a los capos gremiales cuando la Justicia avanzó sobre algunos de ellos. La detención del líder de la Uocra de La Plata, Juan Pablo “Pata” Medina, fue el caso más emblemático. “No hay lugar para comportamientos mafiosos”, había dicho el mandatario nacional antes de los comicios legislativos de 2017.
Hasta hace pocos días, en UTA Córdoba, asistían como espectadores los cruces entre Mestre con Rubén Daniele (Suoem) o el líder de los recolectores; o los de los alfiles de Schiaretti con el lucifuercista Gabriel Suárez. Este diario pudo saber de altas fuentes que se encuentran en estado de alerta porque el acta con la nueva escala salarial que se conoció sorpresivamente en febrero incluyó un artículo que tiene la palabra clave “convenio colectivo de trabajo”.
“Las partes en función de la evolución tecnológica que ha tenido la actividad del transporte público y los avances sociales alcanzados en las relaciones laborales, han considerado necesario revisar y adecuar a nuevas realidades el actual convenio colectivo de trabajo”, reza el apartado quinto, titulado “Revisión convencional”.
Y agrega: “Con este objetivo, a partir del mes de marzo de 2018 e conformará una comisión de revisión y actualización del convenio 460/73 con representación de las partes firmantes de la presente acta”.
¿Un gesto del mandamás de la UTA Nacional, Roberto Fernández, hacia la Rosada que apuntó cañones a los gremios? En la seccional intervenida sospechan que sí. Si el máximo referente abrió el juego temen que su convenio colectivo cordobés también sea objeto de revisión. Afirman que en el acta que llegó a Córdoba incluiría la cláusula y sospechan que Fetap aprovechará esa instancia acordada en el Ministerio de Trabajo de la Nación para saldar un reproche histórico: la carga laboral diaria de siete horas cuando en el resto del país trabajan ocho.
La paritaria especial que disfrutaron los conductores de la ciudad, fruto de interpretaciones impuestas de las actas enviadas de Buenos Aires, ya son pasado. Fue el ex secretario de Transporte de Mestre, Alberto Giménez, quien logró que la paritaria para Córdoba se resolviera en Buenos Aires, evitando la reapertura de la mesa con el secretario general de turno de UTA Córdoba.
La junta normalizadora de UTA se mantendrá expectante. No habrá pataleo si las potenciales modificaciones no tocan el beneficio exclusivo. Lo cierto es que reconocen que la seccional está desmembrada, envuelta en un proceso electoral interno y a la espera de la sesión del Tribunal de Ética de UTA Nacional que podría sanear los cuadros políticos del gremio, un combo que se traduce en vulnerabilidad interna y oportunidad empresarial para lograr cambios.