Mestre nacionaliza reclamo por coparticipación

En una reunión de intendentes de Cambiemos en Olivos, convocada por el presidente Mauricio Macri, el radical cuestionó al gobernador Juan Schiaretti y volvió a amenazar con un planteo judicial si la Provincia no entrega más fondos a los municipios.

coparticipación“Costo Córdoba”, el concepto que se escuchó en varias oportunidades en la sesión del Foro Federal de Ciudades del Frente Cambiemos. En Buenos Aires, el radical Ramón Mestre desmenuzó la abstracción a la que apeló por primera vez en su discurso de apertura de sesiones ordinarias del Concejo Deliberante.
La disputa por fondos coparticipables que el Ente de Intendentes Radicales y la versión macrista (Comupro) sostienen con el gobierno de Córdoba se desarrolló, esta vez, ante la mirada atenta de intendentes oficialistas de todo el país, convocados por la primera plana del PRO nacional.
“Yo expuse ante los representantes de los vecinos y ante los ciudadanos que si me coparticipan lo que yo entiendo que corresponde, nosotros estamos en condiciones de bajar el Costo Córdoba, que es lo que tienen otras jurisdicciones en términos de lo que es la presión fiscal”, develó Mestre el nudo de su estrategia política a sus pares, ayer en el panel montado en la Quinta de Olivos.
Horas después del amistoso encuentro entre Macri y Schiaretti con motivo de la visita del mandatario español Mariano Rajoy, Mestre les recordó a los presentes la presunta “falta de diálogo” que existe entre intendentes y funcionarios del Panal. A renglón seguido, destacó la voluntad de mejorar los intercambios pero no descartó un planteo judicial para que Schiaretti entregue parte de los fondos que recibe como contraprestación por la firma del Consenso Fiscal.
Cabe recordar que el dirigente peronista pidió la intervención de la Justicia “para que determine quién tiene la razón”. “Estamos convencidos que toda la razón nos asiste al Gobierno provincial porque hay un Pacto Fiscal que es ley nacional y también es ley en la Provincia de Córdoba”, había advertido hace dos semanas atrás. Con esta jugada, el peronista se adelantó a los intendentes quienes dejaban esta opción como recurso extremo hasta que se agotaran las negociaciones en el marco de la Mesa Provincia-municipios.
Mientras, Mestre nacionaliza un conflicto por fondos que redundó en su instalación como un referente opositor sólido a UPC, en un contexto marcado por la bonanza institucional entre la Nación y el Centro Cívico y la indefinición de candidaturas rumbo al 2019.
La apuesta fue atrevida. Se sabe que el macrismo ha pedido a sus intendentes moderación. El desempate judicial, como requirió Schiaretti, encontró recepción positiva en Balcarce 50. Pese a los efusivos planteos, Mestre tampoco se correrá del libreto de Cambiemos. Sabe que la clave de éxito está en la unidad de la coalición, como planteó Peña.
En ese sentido, el jefe de gabinete detalló que “ronda el 55 por ciento el nivel de aprobación y algo parecido en nivel de imagen”. En la cumbre de intendentes aseguró que “no hay posibilidades de pensar que sobreviva sin su conjunto, ampliándose y creciendo”.
Para el cierre, Macri llamó a no quedarse “a cuidar el pago chico” y a reducir el gasto corriente de los municipios. “Esto significa la parte antipática y terminar con la población del clientelismo en el cual se ha canalizado la mala política durante muchos años”, completó.
Además de Mestre, participaron del Foro Horacio Quiroga (Neuquén), Raúl Jorge (Jujuy), Rodolfo Suárez (Mendoza) y Alberto Paredes Urquiza (La Rioja), entre otros.
El año pasado, sobre fines de marzo y con las elecciones legislativas por delante, este foro se había reunido también en el partido bonaerense de Vicente López, pero en esa ocasión fue el intendente Jorge Macri quien ofició de anfitrión ante 16 intendentes de la provincia de Buenos Aires. Cambiemos comenzó a mover sus engranajes para lograr la triple reelección –Macri, María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta- y extender la ola amarilla en otros distritos.