La inflación de marzo otra vez superará expectativas oficiales

La oficial estará este jueves pero hay consultoras privadas que ya proyectan hasta el 3%. La mayor preocupación es que no cede la “núcleo”; en abril las alzas de tarifas volverán a empujarla.

Mañana el Indec divulgará la inflación de marzo; para los privados estará entre 1,8% (el cálculo más optimista) y el 3%. Así, en el primer trimestre la inflación superará el 6%, ubicándose en niveles similares a los del año pasado. La suba de precios estuvo impulsada por el avance del dólar, la liberalización del mercado de combustibles y los ajustes tarifarios. En tres meses se cubriría el  40% de la meta inflacionaria de este año, pautada en 15%.
En un mes en el que los precios de las tarifas no registraron aumentos y en que se esperaba que los otros no tuvieran un incremento pronunciado, la inflación volverá a ser más elevada que la prevista inicialmente. La “núcleo” superó la del nivel general y eso es lo más preocupante por los expertos.
Según las proyecciones de la consultora Ecolatina la inflación del segundo trimestre será menor a la del primero. Sin embargo, se mantendrá estable respecto a igual período de 2017, por lo que la suba de precios rozará 12% en el primer semestre de ambos años.
Recién en el período julio-diciembre retornaría el “proceso desinflacionario” y la suba de precios pasaría de 11,5% en la última mitad del año pasado a 8% en el segundo semestre del actual. Por ende,  la inflación se reduciría recién en la última parte del año.
“Como resultado de esta dinámica, la inflación superará este año nuevamente el 20%. En consecuencia, el Banco Central volverá a incumplir su meta corregida, lo que imposibilitará  que la política monetaria se relaje significativamente, al menos hasta 2019. Por ende, se alcanzará el noveno año en fila (desde 2010) con una suba de precios mayor al 20%”, señala el reporte.
Para la consultora los drivers de la inflación cambiarán respecto a 2017: mientras que en gran parte del año pasado el dólar funcionó como ancla contra la suba de precios, en el corriente este rol lo ocuparían los incrementos salariales. En consecuencia, mientras que en 2017 los sectores transables fueron los más perjudicados por la evolución de los precios relativos, este año ese  lugar quedaría para los ingresos reales.
Con ese escenario, los autores del trabajo esperan que recién en 2019 la inflación perfore el piso del 20%: “Habrá que aguardar hasta el cierre del primer mandato de Cambiemos para lograr avances considerables en la materia”. Además, producto de que la suba de precios tiene en Argentina país más causas estructurales que coyunturales, “el sueño de inflación de un dígito deberá esperar al próximo ciclo presidencial”.
De las proyecciones privadas, la más optimista hasta ahora para marzo es la del estudio Orlando Ferreres, quien entiende que “la variación de precios a nivel agregado resultó levemente superior a lo inicialmente previsto”. El mayor impacto sobre el global lo tuvo el rubro de Alimentos y Bebidas, con una variación mensual de 1,8%, explicando 0,64 puntos porcentuales del total del mes.
En la otra punta está la estimación de Economía y Regiones que es del 4%. Su reporte indica que los aumentos de marzo se explican por la suba en el rubro Educación (matrículas y útiles escolares); combustibles y alquileres de vivienda. En el caso de Alimentos y Bebidas su alza fue de 1,5% frente al 2,5% de febrero y al 5,5% de enero.
Según el Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET) en marzo los precios subieron 2,4%; el aumento estuvo motorizado por las categorías “Otros bienes y servicios” con un salto mensual del 8,7%, debido -en parte- al ajuste de hasta el 16% en los precios de los cigarrillos.
En segundo lugar quedó el rubro “Educación”, que trepó 5,8% mensual debido a la entrada en vigor de nuevas cuotas en colegios privados con el inicio del año lectivo; en tanto, “Indumentaria y calzado” trepó un 3,6% y “Mantenimiento del hogar”, 2,7%.
Se trata, al igual que “Alimentos y Vebidas” (2,2%) de rubros sensibles a la cotización del dólar e influidos por el traspaso a precios de la depreciación del peso de los meses previos.