Enroque en la UNC

La Facultad de Ciencias Médicas se prepara para una contienda con tres candidatos, abundancia que se corresponde con el tamaño de esta unidad académica, la más grande de la UNC. En Derecho Yanzi Ferreira hace mutis por el foro y no confirma si será o no candidato. Patricia Altamirano, en cambio, apunta a un doble objetivo y no le teme a los tropiezos recientes con La Bisagra.

Por Gabriel Osman

Apuesta doble de Altamirano: Decanato y Rectorado
Patricia Altamirano ha tropezado en su intento de ser candidata única y llevar a La Bisagra a su redil. Aun así, es la candidata a decana en Psicología con más posibilidades. Su razonamiento sonaba más o menos así: si gano la Facultad con La Bisagra adentro, puedo disputar en 2019 ser la candidata opositora al oficialismo. Obviamente, siempre que Hugo Juri no vaya por la reelección. Esto tiene un precedente cuando, en la Asamblea Universitaria de marzo de 2016, lo intentó con la siguiente propuesta a Tamarit: dame los votos y Juri no será rector. Nada de esto sucedió y luego, despechada, le fue funcional al hoy rector retirándose con sus huestes del Pabellón Argentina. Pese al tropezón, la “Patricia” mantiene su doble objetivo: Decanato (cuarto y último) y luego Rectorado. La empresa es ardua pero cuenta con algunas aliadas: un vínculo muy estrecho de Mariela Parisi (normalizadora y candidata a decana de Comunicación) y diálogo afable con la oficialista Elena Pérez (titular de Lenguas).

Médicas ya tiene tres candidatos
Ciencias Médicas, conducida por Marcelo Yorio, es la unidad académica que, hasta ahora, cuenta con más candidatos para competir por el Decanato el próximo 17 de mayo. Aunque no hay candidaturas formalizadas, ya están lanzados Rogelio Pizzi, Luis Spitale y Ricardo Rizzi. Por tratarse de elecciones directas y, más todavía, de las primeras elecciones directas, existe un marco de imprevisibilidad. No obstante, Pizzi es hoy hombre del gabinete de Yorio y cuenta con el respaldo del oficialismo, lo que le da una ventaja inicial importante. Este aval oficialista está adicionalmente impactado por su compañera de fórmula, la actual vice de Yorio, Marta Fiol de Cúneo. Spitale es un hombre impulsado por el sector que quedó de los dirigentes que se supieron aglutinar en torno al ya desaparecido y dos veces decano José María Willington (llegó a ser vice decano del “Inglés”). En lo que sí igualó a Pizzi es en la línea de largada, ya que cuenta con candidata a vicedecana: María Elisa Cavalier, subsecretaria académica en los años del cupo. Dos fórmulas mixtas a la altura de los tiempos que corren en las políticas de género. Habiendo participado de la administración que instaló el cupo en Médicas, su universo de adhesiones tendrá desventaja entre los estudiantes. El ADN de Rizzi, en cambio, estaría cercano al kirchnerismo, si se tiene en cuenta que este docente de Obstetricia en la Maternidad Nacional tuvo a su hijo, del mismo nombre, como secretario de Extensión del ex rector Francisco Tamarit.
Corrido ya Gustavo Irico del escenario político de Médicas, han trascendidos detalles de los motivos de su súbita vuelta de campana en 2013 que dejó a Alfredo Blanco con la brocha en la mano y sin escalera, plegándose junto a su Consejo Directivo a la candidatura de Tamarit. Fue entonces el factor decisivo de la derrota del ex decano de Económicas. La pirueta le valió a Médicas modernizar casi toda la aparatología del Clínicas y construir una nueva Guardia Externa del Hospital (sería inaugurada martes 17 de abril, el día antes del que comience formalmente la campaña electoral) y 35 mil cápitas del Pami para el hospital escuela, un aporte que ha sido decisivo para calzar los gastos del desfinanciado centro asistencial. El aporte del anterior gobierno nacional se verificó pero no alcanzó, por lo que Yorio tuvo que peregrinar a Buenos Aires durante dos años para gestionar dos millones de pesos adicionales de la administración macrista, que también llegaron.

La Franja contra Yanzi con Vallespinos
Desde hace meses se habla de que Pedro Yanzi Ferreira irá por un nuevo mandato, blandiendo como argumento central que ha sido seis veces decano de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales pero no de la de Derecho a secas (sin Ciencias de la Información y sin Trabajo Social, que integran en la actualidad las Facultades de Ciencias de la Comunicación y la de Ciencias Sociales). Es decir, no se trataría del séptimo mandato, sino del primero. Esta posibilidad ha sido difundida desde estas páginas y Yanzi no ha soltado prenda. Es probable que sea cierta o que se trate de una maniobra para contener el brote de candidaturas dentro de su grupo o una diáspora. Por lo pronto, ya se está armando una candidatura por afuera del oficialismo. Se trata de Gustavo Vallespinos, titular de la cátedra Derecho Privado II. Emerge de un sector relativamente minoritario del claustro docente pero tiene cobertura de la Franja Morada. Los muchachos radicales están en abstinencia desde el mandato de María Cafure de Batistelli (que luego pasó al Tribunal Superior de Justicia). Más de 20 años fuera del poder en su Facultad emblema son insoportablemente muchos.