Reformas del PJ reorientan la estrategia de Cambiemos

A los aliancistas les resultará más fácil criticar el plan electoral del peronismo que insistir con el árido debate por los fondos coparticipables.

Por Alejandro Moreno
[email protected]

El pack de reformas electorales del gobierno peronista puso a la alianza Cambiemos en estado de alerta, aunque posiblemente, más allá de la preocupación por los cambios en las reglas de juego, celebren que el oficialismo les proporcione argumentos de campaña más fáciles de transmitir. Hoy, habrá una conferencia de prensa en la cual los socios de la coalición darán a conocer su punto de vista.
Los legisladores y principales dirigentes de Cambiemos ofrecerán una conferencia de prensa en la Legislatura, a las 11, para cuestionar los tres proyectos de reforma electoral (en algún caso contradictorios con otros cambios realizados hace poco más de un año) impulsados por el gobernador Juan Schiaretti, a través de sus principales espadas en la Cámara, el presidente provisorio, Oscar González, y el titular del bloque, Carlos Gutiérrez.
Como anticipo, ayer el Comité Central de la Unión Cívica Radical difundió un comunicado en el que se dirigen a Schiaretti advirtiéndole que “la Unión Cívica Radical no se vende por plata para campañas”. “Rechazamos toda tramposa reforma electoral”, agrega.
“El Comité Central, por unanimidad, y todos los sectores internos del partido rechazan los tres proyectos que integran la tramposa reforma electoral que impulsa Schiaretti para intentar mantenerse cuatro años más en el gobierno”, remata el texto de la UCR, que preside el mestrista Alberto Zapiola.
La novedad es que el radicalismo le cerró la puerta al proyecto de financiamiento de las campañas electorales, al que algunos legisladores y dirigentes analizaban acompañar. Pero el que presentó el peronismo el jueves pasado, que permite al gobernador mayor flexibilidad para convocar a elecciones -y que se suma al de las candidaturas dobles- terminó por convencer a los radicales de que deben oponerse a todo el paquete. Es lógico: de otro modo estarían diciendo que sí sólo al que les garantizaría más dinero y quedarían expuestos a la crítica del peronismo.
Ayer, uno de los aspirantes a la candidatura a gobernador de Cambiemos, Mario Negri, volvió a la carga contra los proyectos del Panal. “La tercera reforma electoral de Schiaretti es una vergüenza que Córdoba no se merece. Les preocupa perder el gobierno. Hay que dividir el voto opositor y apoyar candidaturas testimoniales, como Kirchner. No podrán evitar el cambio, por más que gasten para frenarlo”.
Además, como en los chistes de teatro, Negri relató: “Primer acto: De la Sota dijo que Unión por Córdoba perderá si no se divide la oposición. Segundo acto: Schiaretti impulsa su reforma electoral para dividir a la oposición y financiar un festival de candidaturas con dinero del estado. ¿Cómo se llama la obra? ‘A confesión de parte, relevo de pruebas’”.

Más directo
Acusar al gobierno de querer cometer un “fraude”, palabra que usaron los aliancistas en el documento que elaboraron el jueves pasado, con un claro barniz juecista, es más sencillo de transmitir que la discusión por fondos coparticipables, por los fondos específicos o por la autonomía municipal”.
El valor político más intenso sigue siendo “el cambio”, y los aliancistas parecen querer retomar ese camino.

Mientras tanto…
El fin de semana, el Comité Federal de la UCR sesionó en Mendoza. Los jefes partidarios de todo el país coincidieron en reclamar un mayor protagonismo del radicalismo en Cambiemos.
“El trato igualitario entre las fuerzas de coalición de gobierno sirve para enriquecer la propuesta y la estrategia. Una verdadera coalición se forja sobre la igualdad, no de cargos en la burocracia, sino de trato entre las fuerzas que integran el frente y en la sincronía de objetivos”, señalaron.
En el mismo sentido, en Córdoba, el grupo alfonsinista Asamblea Radical reclamó que el candidato a gobernador de Cambiemos en 2019 sea un dirigente de la UCR. En un plenario realizado en Río Cuarto, Sergio Piguillem señaló que “la única posibilidad de consenso en Cambiemos es que un hombre o una mujer de la UCR sea quien encabece la fórmula provincial, y si no, que sea la participación democrática de los cordobeses la que decida”.
Esta cuestión, si el candidato debe ser de la UCR o del PRO, originó un tironeo, la semana pasada, entre los presidente de ambos partidos, Alberto Zapiola y Darío Capitani, respectivamente.