Enmienda para 2023 no sofoca frente en el Concejo

Entre oficialistas y opositores, existe amplio consenso sobre la necesidad de avanzar en la descentralización del municipio y la paridad en el recinto. Pero objetan los plazos: pretenden que los cambios se apliquen para el próximo turno electoral.

Por Yanina Passero
[email protected]

ConcejoLa sesión de cada miércoles de la comisión de Legislación General inició con un factor imprevisto por los ediles capitalinos. El intendente Ramón Mestre entregó a las seis concejalas que promueven la paridad en el recinto un aval explícito a una apuesta política que logró más militantes por fuera que dentro del edificio ubicado sobre Pasaje Comercio. El mandamás del Palacio 6 de Julio anunció que girará al Poder Legislativo local un proyecto de enmienda de la Carta Orgánica para reemplazar el concepto de “cupo” por el de “paridad” para el acceso equitativo de hombres y mujeres en las listas; también, la elección directa de los directores de los 13 CPC.
La bajada de línea de Mestre descalibró la resistencia liderada por el presidente del bloque Juntos por Córdoba, Lucas Balian, y el tocayo, Lucas Cavallo, responsable de dirigir la discusión en la comisión donde se discuten los cuatro proyectos redactados por Miriam Acosta y María Eugenia Terre (Juntos por Córdoba), María Josefina Almada (Fuerza de la Gente), Victoria Flores (Pensando Córdoba), Nadia Fernández (Unión por Córdoba) y Eugenia Reales (Vamos). Abundaron los comentarios rayanos y actitudes infantiles en un debate que tuvo, esta vez, una tribuna de expectables para respaldar la búsqueda de paridad en el Concejo. Algunos ejemplos: a la mestrista paladar negro y militante feminista, Acosta, Javier Lafuente le dijo que era una bruja; Cavallo no quiso ceder el asiento a las oradoras en un desopilante gesto de rebeldía, logrando que el “grupo de las seis” se levantaran de sus sillas para convidárselos a las invitadas; y, lo mejor para el final: Juan Balastegui bromeó con las preguntas de orientación que hizo María Esther Cafure de Batistelli, ex vocal del TSJ, para ponerse en autos debido a que llegó sobre la hora. Datos de color que marcan el grado de incomodidad y tensión que condimenta el debate sobre la paridad en el Concejo. Lo cierto es que la iniciativa del Ejecutivo lejos de ordenar la discusión, abrió una serie de interrogantes que redundarán en días vertiginosos en la casa de leyes de la ciudad. Si bien el precandidato a gobernador dio otro paso en sintonía con la designación de dos mujeres en la primera línea de su gabinete, la reforma política, tal como fue anunciada, prevé que los cambios se apliquen recién en 2023. Naturalmente, la brecha temporal pone en alerta a las promotoras de la modificación de la Carta Orgánica, el Código Electoral Municipal, reglamento interno del Concejo y adhesión a la Ley provincial de cupo. El reclamo por paridad tiene un carácter de urgencia y si se verifica que será una realidad recién dentro de dos turnos electorales no puede descartarse que las edilas presionen para acortar los plazos. Reconocen que la disposición del intendente Mestre es un espaldarazo clave para que se logre el despacho, pero esperan la letra chica del proyecto de enmienda oficial para activar su próxima jugada. Las concejalas de la paridad no confrontarán con el Intendente, admiten. Por el contrario, valoran la instancia de diálogo para negociar pretensiones. Pero fueron las invitadas a la comisión de Legislación General quienes subrayaron que la paridad debe lograrse para la compulsa electoral de 2019. En concreto, en conversaciones posteriores se trató la posibilidad de sugerir que la distribución de cargos de manera proporcional entre hombres y mujeres salga por ordenanza y que la enmienda y su necesario referéndum sigan los plazos distendidos que la gestión radical fundamentó en la necesidad de no generar gastos extra. Aseguran que con la adhesión a Ley provincial de cupo y la modificación del Código Electoral los comicios municipales del año próximo podrían realizarse con boletas mixtas en igual proporción. “La Carta Orgánica establece un techo del 70% y un piso del 30% como mínimo por género, con una ordenanza que fije un 50 y 50 no se entraría en contradicción con la máxima ordenanza. Es una interpretación más de la Carta”, precisaron. La fecha de aplicación prevista también genera diferencias en el rubro descentralización. El peronista Esteban Dómina lanzó la primera piedra al recordarle a Mestre que olvidó cuántas veces presentó un proyecto similar al anunciado por Twitter la noche del martes. Si bien el radical logró frenar la exposición que tuvo el secretario de Asuntos Institucionales de la Provincia, Miguel Siciliano, al instalar el tema, los dos tercios necesarios estarán a su disposición sólo si acorta plazos. Comisión especial Mientras esperan el proyecto de enmienda del Poder Ejecutivo, la deliberación continuará el viernes 13 de abril en una sesión especial de la comisión de Legislación General que contará con la presencia de diputadas y legisladoras de todos los espacios políticos involucrado en el pedido de paridad en el Concejo. En la jornada de ayer, se hicieron presentes referentes de distintos sectores como Olga Riutort, impulsora de la Ley Provincial 8901 de Equivalencia de Género; María Esther Cafure de Batistelli, ex vocal del TSJ; Alicia Pregno, presidenta del Consejo Provincial de la Mujer; Laura Jure, secretaria de Equidad de la Provincia; Amelia López, defensora de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes de la Provincia de Córdoba; Fátima Reales, de la agrupación Acuarelas Mujeres en Movimiento; Solana López, militante de Género y secretaria general del Partido Comunista; Claudia Martínez, secretaria de Lucha contra la Violencia de la Mujer y Trata de Personas de la Provincia de Córdoba; entre otras dirigentes.