Se reunió el PJ y mostró foto de unidad

Anoche hubo una cena del Consejo Provincial del PJ (ampliado). Fueron convocadas autoridades del partido, ministros, legisladores, diputados nacionales e intendentes. Asistieron delasotistas.

En su carácter de jefe político del peronismo cordobés, el gobernador Juan Schiaretti convocó anoche (aunque luego no asistió) a una cena a la que fueron invitados autoridades del partido, ministros, legisladores, diputados nacionales y algunos intendentes.
El encuentro tuvo lugar en el salón del Dinosaurio de Rodríguez del Busto reunió al Consejo Provincial del PJ (ampliado) con un doble propósito: dejar una foto de unidad y despejar así las dudas en torno a la relación de Schiaretti y su antecesor José Manuel de la Sota; y por el otro, compartir el mandato que en nombre del justicialismo cordobés llevará el presidente del partido y senador nacional, Carlos Caserio, a la cumbre de Gualeguaychú.
Es que si bien en principio estaba previsto que a la reunión de Entre Ríos asistieran los mandatarios provinciales que integran la Liga nacional, luego se resolvió que acudirán sólo los senadores justicialistas y representantes partidarios de cada jurisdicción. Miguel Ángel Picheto y Caserio trabajan en la línea de reconstrucción del un justicialismo nacional en la era post kirchnerista.
Como Schiaretti es uno de los principales articuladores del bloque de gobernadores justicialistas y busca además tener protagonismo en el proceso que se abrirá de reorganización partidaria, necesita mostrar un peronismo provincial sin fisuras. Para eso también le sirvió reunir a la cúpula partidaria y principales dirigentes del PJ cordobés.
Es que en las últimas semanas, el operativo clamor iniciado por los delasotistas y la jugada que en Capital iniciaron algunos fieles al ex gobernador (ahora de viaje), tendieron un manto de dudas respecto al futuro político que pueda encarnar el ex candidato a presidente.
Mientras algunos imaginaron que el ahora empresario textil se aventuraría a intentar su cuarto mandato en la provincia de Córdoba, el propio De la Sota dejó trascender que estaría mucho más interesado en jugarse su última carta para cumplir el sueño presidencial que no pudo superar las PASO de 2015. Su nombre sobrevuela las mesas de café de quienes trabajan en el resucitamiento del PJ nacional para el 2019 mientras el ex mandatario teje relaciones en Buenos Aires.
Lo cierto es que para despejar fantasmas en torno a la tambaleante pero al final siempre firme relación entre el ex gobernador y Schiaretti, ayer también fueron convocados al cónclave los delasotistas.
Asistieron legisladores provinciales y también la actual diputada Adriana Nazario, que hace mucho no se mostraba junto al schiarettismo y que anoche hizo uso de la palabra. Vale recordar que la ex funcionaria provincial se negó a integrar el bloque Córdoba Federal que preside el vicegobernador en uso de licencia, Martín Llaryora, en la Cámara Baja, y siguió formando parte del bloque massista. Por eso, su presencia y la del resto de parlamentarios delasotistas buscará ser leída como una señal de armonía interna.

Gestión
Mostrar la tropa alineada en momentos de cascoteo por parte de Cambiemos al gobierno provincial, también fue otro de los objetivos del encuentro. Esta semana abrió con una nueva embestida por parte de los intendentes radicales y macristas contra Schiaretti por los reclamos de mayor coparticipación para los gobiernos locales. Por primera vez, el propio titular del Ejecutivo provincial se refirió al asunto y respondió al planteo realizado por la coalición. Dijo que el Gobierno llevará a la Justicia la demanda de los intendentes opositores para determinar quién tiene razón.
Por otro lado, también fue tema anoche el rechazo que generó en los jefes comunales de Cambiemos la resolución del Ersep que prohíbe cargar en las boletas de la luz tasas municipales y que, aunque públicamente no lo admitan, también genera preocupación en el bloque de intendentes de Unión por Córdoba.