El Gualeguaychú peronista será sin gobernadores

Los mandatarios provinciales no asistirán al cónclave que organiza el bloque de senadores justicialistas. Apoyan la realización del encuentro, pero mantendrán perfil bajo. Solo estará el anfitrión, Gustavo Bordet.

Por Marcos Duarte

gualeguachúEl peronismo que gusta de llamarse “federal y republicano” quiere marcar diferencias con quienes aparecen como sus contendientes en la sinuosa carrera de la unidad peronista. A la estridencia que exhibió el pan-kirchnerismo en su convocatoria puntana, responderán con una serie de reuniones regionales sin fotos rimbombantes.
Al inicio, el encuentro que el justicialismo alineado con los gobernadores provinciales organiza en Gualeguaychú surgió como un contragolpe político a la iniciativa que encabezó Alberto Rodríguez Saa en su provincia. De hecho, el eslogan que utilizaron los sectores convocantes en esa oportunidad fue “hay 2019”, en abierto desafío a quienes, según sostienen, ven las próximas elecciones presidenciales como una fecha perdida para el justicialismo.
Ante esta imputación, el grupo que orientan Miguel Ángel Pichetto y Carlos Caserio desde el senado de la nación presentó la idea de realizar una serie de reuniones provinciales para articular y exhibir el poder territorial del peronismo no kirchnerista.
En ese sentido, se especuló con la presencia de la mayoría de los mandatarios provinciales justicialistas en la localidad entrerriana.
Esta elucubración fue perdiendo fuerza y, durante esta semana, los organizadores y algunos gobernadores provinciales confirmaron que la convocatoria será protagonizada por los senadores peronistas y la dirigencia partidaria de cada provincia.
“Es el inicio de un camino, de una propuesta dentro del peronismo que tiene como objetivo tomar contacto con los dirigentes locales y los gobernadores, poder conversar, reflexionar, fortalecer la idea de un peronismo democrático, con propuestas dentro del sistema, y evitar los actos de características de juntar gente” afirmó el rionegrino Pichetto, principal promotor de lo que, según parece, será una suerte de gira permanente de los miembros de la bancada que preside por todas las provincias.
Además, desde la organización aclararon que no promoverán la movilización de militantes desde otros distritos y que evitarán las concentraciones con folklore partidario.
La idea es presentar una imagen de seriedad y resaltando la capacidad de gestión política de los integrantes del espacio. Según los armadores, la parafernalia simbólica de la que hace alarde el kirchnerismo aleja a los votantes independientes y sume al peronismo en una suerte de endogamia electoral.
En esa línea, Carlos Caserio confirmó que, en una primera instancia, el bloque de gobernadores no estará en la primera línea del armado. Según su visión, durante este año deben privilegiar la gestión y las tareas institucionales en cada uno de sus distritos.
“Nos reuniremos con el objeto de aunar voluntades y criterios para empezar a trabajar en la recuperación del peronismo” fue la definición del senador nacional proveniente de Unión por Córdoba y hoy autoridad del bloque Argentina Federal.
De todos modos, aseguró que todo el “el peronismo de Córdoba en su conjunto” se comprometerá con el trabajo del espacio. Caserio es titular del PJ local y su expresión sonó como un intento de despejar las dudas sobre la posición de sus principales referentes: Juan Schiaretti y José Manuel de la Sota.
En el mismo sentido se pronunció Juan Manuel Urtubey, quien hoy aparece como la figura “presidenciable” más visible del peronismo federal. Anunció que no asistirá a Gualeguaychú porque “es una reunión del bloque de Senadores con la dirigencia de Entre Ríos” y agregó que le parece bien “que se vayan dando esos espacios de encuentro y discusión ya que coincido con Miguel Pichetto en que el peronismo tiene que proponer algo superador”.
Los principales gobernadores peronistas tuvieron duras expresiones con respecto al encuentro realizado en San Luis. Juan Schiaretti afirmó que el kirchnerismo es una etapa “totalmente agotada”. El salteño Urtubey fue un poco más allá y se mostró reacio a admitir que Cristina Kirchner vuelva al justicialismo oficial luego de haberse presentado por su propio frente (Unidad Ciudadana) en las últimas elecciones.
Aunque falta mucho tiempo, todo parece indicar que el peronismo republicano se encamina a una construcción propia y descarta una competencia interna contra el kirchnerismo.