El SEP reactiva frente con la Provincia (ahora, en hospitales)

El Sindicato de Empleados Públicos, liderado por José “Pepe” Pihen, inició ayer un plan de lucha para captar la atención de su interlocutor, la Provincia, y que reclamos que considera permanentes sean atendidos. Entre los principales; inseguridad, precariedad laboral, persecución gremial, y falta de personal.

Por Felipe Osman

La paz de la que la Provincia venía gozando en su relación con el Sindicato de Empleados Públicos (SEP) mostró ayer los primeros síntomas de fragilidad. Aparentemente, ambas partes deberán entrar en un nuevo período de negociaciones para calmar algunos reclamos que los trabajadores administrativos de la salud vienen sosteniendo desde hace tiempo.
En una asamblea realizada ayer en el Hospital de Niños, de la que participó el secretario general del sindicato, José Pihen, los oradores delinearon sus principales reclamos, los que ya han sido puestos en conocimiento del Ministerio de Salud por escrito, según indican desde el SEP. Estos serían: precariedad laboral, la presunta persecución gremial a delegados de los diferentes centros de salud, condiciones de inseguridad bajo la cual los trabajadores deberían cumplir sus tareas y, como es habitual, falta de personal.
Al momento de tomar la palabra, Pihen advirtió “esta no es una pelea de un solo round, es una pelea permanente”, lo que parece anuncia un conflicto prolongado con la patronal. Además, anunció que este miércoles estará presente en una asamblea que se realizará en la localidad de Oliva.
La protesta se llevará a cabo bajo la modalidad de asambleas de dos horas por turnos, en todos los hospitales y centros de salud provinciales.

Principales reclamos
Inseguridad. Otro de los ítems centrales de la protesta es la inseguridad bajo la cual los empleados deben cumplir sus funciones. Este tema se torna particularmente sensible en los centros de salud ubicados en las zonas más peligrosas y al momento de los cambios de turno tarde y noche. Entre los centros de salud donde más se viven situaciones violentas, según el gremio, señalan al Hospital Misericordia, la Maternidad Provincial, el Neonatal y el Hospital Florencio Díaz.
Marcelo Soria, secretario de Salud del SEP, explicó que durante el año pasado el sindicato se reunión con Diego Hak, secretario de Seguridad de la provincia, y se avanzó en un protocolo para aumentar la seguridad en los centros de salud, sumando a los adicionales de policía seguridad privada, sistemas de seguridad con cámaras y puestos de vigilancia, pero que tal programa nunca fue puesto en marcha.
La situación de inseguridad también sería particularmente preocupante en los Centro de Asistencia Primaria de la Salud (CAPS), unidades de atención primaria creadas durante la administración de José Manuel de la Sota, y emplazadas en zonas periféricas, como los barrios Ciudad de Mis Sueños o Ciudad de los Cuartetos. Actualmente existen 18 CAPS en funcionamiento.
Desde la secretaría de Seguridad, por otro lado, indican que la seguridad puertas adentro de los centros de salud es materia exclusiva del ministerio de Salud, no obstante lo cual diego Hak prestó asesoramiento para la elaboración de un protocolo de seguridad hospitalaria.
Martín Najo, director de Hospitales Jurisdicción Capital, señala que la aplicación del referido protocolo se encuentra en marcha, y que en las próximas semanas se realizará la compra de 200 cámaras para instalar en los centros de salud en los cuales los problemas de inseguridad son más preocupantes. Además, esta primera etapa se dará en el marco de un programa que prevé la instalación de un total de 600 cámaras en los hospitales provinciales y CAPS. Asimismo, en el próximo mes se avanzaría también en la contratación de la seguridad privada. Tanto la compra como las contrataciones estarían demoradas por la complejidad del trámite administrativo licitatorio.
Precariedad laboral. Otro punto central en el reclamo de los empleados administrativos de la salud es la inexistencia de “orgánicas”, es decir, de un mecanismo de escalafón para estos trabajadores. Desde el sindicato liderado por Pihen señalan que, en el sistema de salud de la provincia, los administrativos no cuentan con este mecanismo de escalafón que regule la carrera administrativa de los agentes, a pesar de que en 2016 se habría llegado a un acuerdo con el Ministerio de Salud para su implementación.
Esta carencia vendría a profundizar los problemas de precariedad que se viven en el sector, en el que 378 agentes trabajan como monotributistas y más de 8000 prestarían servicios en calidad de contratados, sobre un total de aproximado 16000 trabajadores, siempre guiándonos por números del SEP.
Persecución gremial. Desde el SEP denuncian “aprietes” de funcionarios y directivos de los centros de salud a sus delegados, como forma de acallar sus reclamos. Además, dicen que está metodología se ha agudizando con el paso del tiempo. Apuntan que los delegados son “amenazados” con traslados y bajas de contratos.
Falta de personal. Finalmente, desde el sindicato también sostiene el permanente reclamo por falta de trabajadores.
Si bien durante la tarde de ayer existió una reunión entre la cúpula del SEP y las autoridades del Ministerio de Salud, ninguno de los partícipes ofreció declaraciones que permitieran conocer si hubo un acercamiento o si, por el contrario, este nuevo conflicto entre la Provincia y el gremio de los estatales perdurará por varios días.