La pobreza en Córdoba, según datos locales, es del 29,9%

Por impacto de los planes sociales no monetarios, según midió el gobierno, se reduce al 27,7%. La Provincia monitorea condiciones de vida y el efecto de 11 planes sociales en la economía de los hogares.

Por Gabriela Origlia

El Gobierno cordobés evalúa que, como consecuencia del impacto de los programas sociales no monetarios, la indigencia se reduce en el 35% (24000 personas del Gran Córdoba salen de esa condición) y la pobreza en 8,6% (36000 pobres menos). De esa manera, en el segundo semestre del 2017, el 27,7% de los cordobeses son pobres y el 2,8%, indigentes.
Los resultados del Monitoreo de Condiciones de Vida del segundo semestre del año pasado los presentó Silvina Rivero quien anunció que se ampliará el relevamiento a Río Cuarto, Villa María y San Francisco por la firma de un acuerdo con Ocde.
La Provincia relevó con respuestas concretas -con la asistencia del Instituto de Estadísticas y Demografía de la Universidad Nacional de Córdoba- 1046 hogares y 3185 personas; la proyección marca que hay 29,9% de pobres y 4,3% de indigentes. Sobre esos niveles se estimó el impactó de los planes sociales no monetario y las reducciones del 8,6% y del 35%, respectivamente.
Los planes tomados son alimentarios (Paicor, comedores, Más Leche más Proteína, programas para celíacos), tarifas sociales (energía, agua e Inmobiliario) y boletos estudiantil, obrero y adulto mayor y llegan -al menos uno- al 82% de los pobres y al 89% de los indigentes. Se transforman esas ayudas a valores monetarios, a lo que se ahorra el hogar al recibir esa asistencia.
Rivero insistió en que el trabajo de la Provincia es diferente a la medición de Indec de pobreza que se dará a conocer el próximo 28 (con datos del segundo semestre). “Lo más importante, la fortaleza de este relevamiento, son los datos que generamos hacia adentro, como insumo para quienes administran los programas y para conocer el efecto que tienen”.
Hay que recordar que el año pasado, después de un cortocircuito entre Provincia y Nación por la medición de pobreza, en las últimas cifras de Indec el Gran Córdoba registró 30,7% de pobreza y 7,8% de indigencia.
Esos datos se ubicaron casi en línea con las medidas por la Dirección de Estadísticas y Censos de la Provincia que midió 30,3% y 6,2%, respectivamente. Si a esos números se le aplicaban los planes sociales no monetarios, los indicadores bajaban a 29,6% y a 3,8%, respectivamente. La medición de ahora, según los técnicos cordobeses, es más consistente porque completa un semestre completo.

Inconsistentecias
El problema fue que el Indec dio a conocer primero que la pobreza era de 40,5% y después, en la medición siguiente, la baja fue abrupta a 30,7%. El caso no fue único. Peor incluso fue el de Gran San Juan, donde el organismo midió en el segundo semestre de 2016 una pobreza de 43,5% y en el primero de 2017, 26,4%.
En el caso de la indigencia, en San Salvador de Jujuy bajó de 4,5% a 1,7%. A la inversa, en el Gran Rosario casi se duplicó en seis meses: pasó de 3,8 a 7 por ciento, al igual que en Paraná, donde de 2,8 se fue a 4,8 por ciento.
En diez días estarán los datos nacionales del segundo semestre de 2017. Si el Gobierno lograra reducir el desempleo en un punto porcentual cada año y tasas de inflación de 23% en 2017, 15% en 2018 y 10% en 2019, podría reducir la pobreza a la mitad del nivel actual, según surge de la estrecha relación entre estas variables durante las últimas décadas.
Los datos los planteó el economista Gastón Utrera. La estrecha relación que ha tenido en Argentina, durante las últimas décadas, la pobreza con las tasas de desempleo e inflación permite proyectar el índice de pobreza en base a cómo se supone que evolucionarán a futuro el desempleo y la inflación. Si sus proyecciones se dan, el país volvería a niveles similares a los de mediados de los ’90.
La población en situación de pobreza descendió al 28,6% en el primer semestre de 2017, 3,6 puntos debajo de igual período del 2016 cuando había alcanzado el 32,2%, lo que representa unos 439 mil pobres menos, según Indec. Del total de personas en situación de pobreza, 6,2% son indigentes, 0,1 puntos porcentuales por encima de la misma medición del año anterior.