Juez, el capacitador, ya aconseja sobre ética a macristas

Haciendo honor a su nuevo rol como titular del Instituto Nacional de Capacitación Política, el ex embajador repartió lecciones de moral y ética para dos ministros macristas. “No alcanza serlo, hay que parecerlo”, dijo.

Por Yanina Soria
[email protected]

Luis Juez pasó esta semana en el programa porteño “Involucrados”.

“Generar contenidos y espacios de transferencia de conocimiento referidos a la esfera y dinámica políticas, con el fin de brindar herramientas de análisis y prácticas que permitan y favorezcan acciones e intervenciones sobre la realidad para mejorarla y para avanzar cotidianamente en una mayor calidad y profundización de la democracia”.
Esas son, entre otras, las nuevas tareas asignadas al ex embajador argentino en Ecuador en su nuevo rol como titular del Instituto Nacional de Capacitación Política, dependiente del Ministerio del Interior.
Luis Juez se tomó muy en serio el cargo que le asignó el presidente Mauricio Macri tras removerlo de la Embajada luego de sus polémicos dichos sobre los ciudadanos de aquel país a quienes llamó “mugrientos”. Tanto que ya comenzó a impartir lecciones de moral y ética. ¿Los primeros destinatarios de sus consejos? Los propios funcionarios macristas.
Esta semana, el ex intendente de la ciudad de Córdoba pasó por el programa porteño “Involucrados” donde opinó largo y tendido sobre la gestión Nacional, el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner y además comentó sus aspiraciones de convertirse en candidato a gobernador en Córdoba.
Desde ese living y frente a los periodistas soltó sus primeros consejos como maestro de la clase política argentina. Estuvieron dirigidos justamente a dos de los ministros de Macri que están bajo la lupa pública: el titular de Hacienda, Nicolás Dujovne; y el ministro de Trabajo, Jorge Triaca fueron el blanco.
Sobre el primer funcionario, que hace poco desde Madrid justificó que el 83 por ciento de su patrimonio se encuentre radicado en el exterior al sostener que la declaración jurada que presentó ante la Oficina Anticorrupción (OA) corresponde al ejercicio del 2016, Juez ensayó una sugerencia política. “Le diría a Dujovne, no sé qué hacías antes y está bárbaro porque se ve que eras exitoso. Pero la función pública requiere otra calidad, requiere otra conducta, otra actitud”, aseguró tras aclarar que “no soy un alcahuete de Macri pero creo que viene haciendo un buen trabajo”.
El aún concejal de la ciudad de Córdoba en uso de licencia anticipó además que por conductas como éstas el Gobierno “va a tener problemas” porque la vara de los argentinos “es alta y en hora buena que así sea. El problema endémico del país es la corrupción”, dijo al referirse a los 12 años del kirchnerismo con el que simpatizó en una parte de su oscilante trayectoria política.
Luego le preguntaron por el escándalo político en el que quedó envuelto el ministro Triaca tras conocerse los audios donde insulta a su ex empleada y después de que reconociera que le dio un puesto en un gremio intervenido.
“Hay cosas que no entiendo. Estas cosas no se pueden hacer, no basta serlo, hay que parecérselo. La gente no nos va a tolerar nada, hay que saber pensar. No me gusta su conducta y éstos errores no forzados son muy graves” disparó el titular del Instituto de Capacitación Política que pertenece a la órbita del ministerio del Interior que conduce Rogelio Frigerio.

Anotado
Juez reiteró en Buenos Aires lo que ya dijo en Córdoba: quiere ser candidato a gobernador y pelearle al peronismo el poder provincial. Insistió en la necesidad de establecer internas abiertas y reglas claras para la definición de la fórmula que represente al presidente Macri en la provincia.
Habilitada ya la carrera dentro la versión local de Cambiemos camino a 2019, el ex intendente comenzó con el rearmado político del Frente Cívico en todo el mapa cordobés con intenciones de subir sus acciones dentro de la alianza en la que, por ahora, es socio minoritario. Para eso, en pidió a sus dirigentes y militantes que en 70 días haya unos 100 candidatos dispuestos a pelear en los municipios más importantes de Córdoba.