Pérez y su revancha con “Racing de todos”

Por Federico Jelic

Marcelo Lemos, Manuel Pérez, Cayetano Canto y Christian Rezzónico.

El ambiente por Nueva Italia solo habla de las elecciones en Racing. Es cierto que también en todos los pasillos sueñan con dar el batacazo por Copa Argentina ante San Lorenzo, pero el hecho de que se recuperen las autoridades naturales con la salida de la Intervención Judicial no es un tema menor a nivel institucional. Una de las listas que pugnará por el poder es la del socio Manuel Pérez, que tendrá la denominación de “Racing de todos”.
Pérez, quien fuera presidente de la entidad en 2001-02 tras la renuncia de Miguel Agassarkisian, apuntará a ganar los comicios y de esa forma, cumplir también con una revancha personal, ya que en 2012, en los últimos escrutinios en Nueva Italia, cayó en la compulsa electoral frente a Fabián Novak. Pérez, conocido también como el “Gallego”, es empresario gastronómico en la ciudad de Carlos Paz y desde años figura cercano a la vida política de la institución. Después de que los sufragios ungieran a Novak, la historia que vino después es conocida y dolorosa: descenso al Federal B, convocatoria de acreedores, deuda reconocida y reducida a 10 millones de pesos, concurso preventivo homologado, aunque la máxima piedra en el zapato para cualquier futura conducción, es la deuda post concursal. Con esos lineamientos más otras urgencias, como sostener el plantel que recientemente logró el ascenso al Federal A, “Racing de todos” buscará acomodarse en un tablero inestable pero no imposible. Mismo escenario para el grupo “Por un Racing más grande”, que comanda Néstor Romero junto al beneplácito del socios notable e histórico Domingo Martínez.

Sin unidad
Según cuentan desde el núcleo “Racing de Todos”, nunca hubo voluntad genuina del otro grupo de una unidad real. Hubo conversaciones, intercambios de opiniones, diálogo en todo sentido pero nunca hubo algo general. Pérez siempre tuvo la voluntad la alianza, con su figura como cabeza del proyecto, aunque desde el otro costado le respondieron que los altos superiores (presidente, vice primero y segundo) ya estarían ocupados y que no serían negociables. Incluso cedió su sillón presidencial pero del lado de Romero ya le habían cerrado la puerta. Cuestiones ideológicas y manejos diferentes en la forma de conducción. Más allá de estas rencillas o discusiones mejores, de fondo hay otra cuestión. Está claro que perdura el rencor entre los principales actores: Pérez y Martínez. Buscaron una conciliación pero terminaron pesando otras diferencias. Por eso, en estas elecciones, habrá dos listas y no una concordia integral como habían pedido a modo de consejo desde el Panal, desde el despacho del gobernador Juan Schiaretti, confeso hincha de Racing. Por eso Pérez armó su equipo, con aquellos que formaron parte de la comisión directiva en su proceso fugaz como presidente, y también con otros socios que en su momento fueron composición del grupo “Racing por un siglo en Primera”. Tiempos donde el mandamás de Racing era Antonio Ruiz.

Coalición con Canto
En su momento, se habló de una tercera lista, que finalmente fue absorbida por Pérez. La fórmula de esta facción tendrá de vicepresidente a Cayetano Canto, intendente de la localidad de Saldán, la única de la alianza “Unión por Córdoba” que resultó victoriosa en las pasadas elecciones provinciales. Canto es padre del futbolista Gustavo Canto, hoy en Ferro Carril Oeste, aunque su formación en inferiores fue en Racing. Canto curiosamente era primo del ex titular Antonio Ruiz, pero eligió el flanco de Pérez a la hora de sumarse a la política y no el de Romero, que cuenta por ejemplo con Gustavo Cermak, con quien compartió tareas en la era de Ruiz en su reelección. El vice segundo será Tomás Pochettino, otro de los viejos laderos del “Gallego”. Algunos por lo bajo aseguran que Canto tiene el aval de Schiaretti, por cercanías partidarias. Otro grupo que tiene miembros en la lista es “Por un Sancho más lindo”, donde la mayoría de esos integrantes se refugiaron en la plantilla de Romero y Martínez. De todas maneras, sus fundadores Pablo Pasteris y Emanuel Serra dieron su aprobación para sumarse al abrigo de Pérez. Dicho sea de paso, es importante aclararlo: en su momento Martínez tentó tanto a Pasteris como a Serra para que sean presidentes de su espacio con su bendición, y ambos rechazaron la propuesta. A partir de ahí es que salió Romero a la palestra.

Aporte al plantel
El grupo de Pérez se vanagloria de haber realizado un aporte extraordinario por el mes de marzo, de cinco mil pesos a cada integrante, con la finalidad de que no emigren hacia las ligas del interior y Federal C, ya que tras el ascenso al Federal A Racing recién vuelve a tener actividad en agosto. De esta forma se pudo conservar en el plantel a jugadores de talla como Rodrigo López y Diego Palleres. Y la promesa es que si ganan las elecciones, mantener ese plus (casi 120 mil pesos mensuales) hasta la renegociación de los nuevos contratos, después del mundial. Todo sea por realizar un papel lo más digno posible para el duelo frente a San Lorenzo, en abril, por Copa Argentina. Un tema que genera confusión es la presencia de Cristian Rezzónico como tesorero, al ser hermano del capitán y referente del plantel Juan Pablo. El jugador desestimó el ofrecimiento para sumarse como manager deportivo, ya que buscará abocarse a sus actividades en la intermediación de futbolistas. Pero ni siquiera hizo explícito el apoyo al grupo de su familiar directo, como sí lo hizo por ejemplo, Martínez con Romero El 25 del corrientes se verán las caras en las urnas las dos listas en danza. Racing tiene la oportunidad de recuperar su institucionalidad, sabiendo que la deuda post concursal es el principal dolor de cabeza. En “Racing de Todos”, el abogado Sergio Courtade es quien coordina la estrategia con los acreedores. Mientras tanto la intervención judicial, con el contador Gustavo Rubín a la cabeza, prepara el terreno para devolver la autoridad y que los socios asuman la responsabilidad de sobrellevar el concurso preventivo y el horizonte deportivo, financiero e institucional.