Córdoba, en el primer bimestre recibió de la Nación 35,1% más

Este año en el primer bimestre, las provincias recibieron 55,6% de los impuestos recaudados frente al 51,6% del mismo lapso de 2017. Caba y Buenos Aires lideran la mejora por la transferencia de recursos.

A partir de la firma del acuerdo fiscal, este año los envíos por coparticipación incluyen una compensación por los cambios en el reparto de Ganancias e impuesto al Cheque. En el primer bimestre Córdoba recibió 35,1% más en comparación al mismo período de 2017. Ciudad de Buenos Aires y Buenos Aires son las que más mejoraron: 57,1% y 50,1%, respectivamente.
Un trabajo del Iaraf de los economistas Nadin Argañaraz, Ariel Barraud y Florencia Maldonado señala que el comportamiento de los fondos en el primer bimestre permite marcar una tendencia anual. En esa línea, Córdoba integra el tercer grupo de provincias en mejora de envíos, detrás de Cana y Buenos Aires y de aquellas en las que los recursos subieron entre 39% y el 37% (Salta, Tierra del Fuego, Neuquén, Corrientes, Santa Cruz, Chaco, Mendoza, La Pampa, Formosa, Tucumán, La Rioja, Río Negro y Catamarca). San Luis –que no firmó el pacto- ocupa el último lugar, con 31,1%.
Por varias razones, derivadas de distintos acuerdos federales alcanzados desde diciembre de 2015, el consolidado de provincias y Caba registrará un incremento de su participación en los recursos que se recaudan a nivel nacional. Este año en el primer bimestre, las provincias recibieron 55,6% de los impuestos recaudados frente al 51,6% del mismo lapso de 2017.
Las claves de ese crecimiento pasan por la gradual restitución a las provincias de la precoparticipación del 15% de la masa coparticipable bruta que se destina a Anses. Desde diciembre de 2015 la reposición es completa para Córdoba, Santa Fe y San Luis; para el resto el cronograma inició en 2016, año en que el porcentaje se fijó en 12%, con una reducción anual de tres puntos porcentuales que culminará con la desaparición de la precoparticipación en 2020.
Además, luego del consenso fiscal, la coparticipación bruta si bien perdió el influjo del 30% del impuesto al cheque que antes se coparticipaba, ganó recursos por la eliminación de las detracciones específicas de Ganancias, que sumaban un 36%. Como resultado, según los montos que se proyectan recaudar de impuestos nacionales, la restitución de los tres puntos correspondientes a este año implica el traspaso de $45 mil millones, lo cual agrega un crecimiento extra de los envíos automáticos de seis puntos porcentuales.
Esto se reflejará en los envíos a todas las jurisdicciones, excepto obviamente en los de las que ya están recibiendo la restitución total (Córdoba, Santa Fe y San Luis).
Otro aspecto que influye es que el pacto fiscal modificó el reparto de Ganancias y del impuesto al cheque allí contenidos. Para este año implica un aumento de ingresos para Buenos Aires por $19.000 millones, un potencial incremento para Caba de $6.000 millones, y una pérdida potencial para el resto de $15.000 millones.
El acuerdo incluyó un artículo que establece una reducción en el coeficiente de coparticipación de Caba y creó la figura de la “compensación” mediante la cual el Tesoro Nacional cubre la posible pérdida en cada una de las provincias en la medida en que adhieran al pacto. Hasta ahora San Juan, Chubut, Jujuy y Santiago del Estero tienen un crecimiento en su coparticipación menor que el resto. Como Santa Fe se sumó en febrero no recibió nada en el primer bimestre.
Por esta vía el incremento neto de fondos de coparticipación a provincias, luego de todas las “compensaciones” de excesos y defectos, será sólo el correspondiente a Buenos Aires por $19.000 millones, que representa otra alza extra de los envíos automáticos al consolidado de provincias.
Por otro lado, si bien la coparticipación bruta perdió el 30% del impuesto al cheque ganó recursos por la eliminación de las detracciones específicas de Ganancias, que sumaban un 36%. La restitución de los tres puntos de este año implican unos $45.000 millones extras.
La “corrección” que falta es la del coeficiente de Caba; un decreto de 2016 aumentó su porcentaje de participación de 1,4% hasta 3,75% de la masa coparticipable. Los cambios fijados en el pacto implican que debiera reducirse para “compensar” su ganancia, y ser de aproximadamente el 3,3%.