¿Racing será una sociedad anónima?

Desde Casa Rosada impulsan el ingreso de las privatizaciones e inversiones estilo franquicias en el fútbol argentino, y en el primer proyecto en borrador, se contemplan cinco clubes como opciones de laboratorio, en donde figuran los de Nueva Italia. Justo en tiempos de elecciones. ¿Será cierto?

Por Federico Jelic

RacingRacing de Nueva Italia recuperará su rumbo institucional el 25 del corriente, cuando se celebren los comicios con la salida de la Intervención Judicial que administra al club desde 2014, y un concurso preventivo controlado. Hasta ahí todo normal pero es sospechoso nomás que existan algunos rumores sobre la posibilidad de alguna privatización o de convertirse en una Sociedad Anónima Deportiva que tanto impulsan desde Casa Rosada, después de tanto esfuerzo realizado para llevar adelante las cuentas y no perjudicar las finanzas. Y más si con esa receta de austeridad y control, se consiguiera el tan soñado ascenso al Federal A, después de cinco años de ostracismo puro.
¿Quién va a gobernar en Racing, entonces, si después del Mundial podría convertirse en una franquicia? Esto sale a la palestra a colación de algunas informaciones con carácter extraoficial sobre un proyecto que indica la intención de presidente Mauricio Macri de instaurar el sistema de sociedades anónimas en el fútbol argentino. Ya le habría cursado el diagrama al titular de AFA Claudio Tapia al respecto y no es de extrañarse esto de que después de Rusia 2018 se convoque a una Asamblea en el Comité Ejecutivo para tratar este aspecto.
¿Y qué tiene que ver Racing en todo esto? Es que de acuerdo a lo suministrado desde los pasillos del ente madre del fútbol nacional, el club de Nueva Italia figura en una nómina de potenciales clubes que podrían dar pie a las SAD como prototipo del proyecto general. Serían cinco clubes del interior los elegidos por el laboratorio empresarial: Tiro Federal de Rosario, Gimnasia de Mendoza, Gimnasia y Tiro de Salta, Alvarado de Mar del Plata más “La Academia” cordobesa. ¿Será así?

Racing, Petrone y Pachuca
La palabra gerenciamiento o privatización no es nueva en ámbitos de Racing. De hecho el empresario inmobiliario Jorge Petrone asumió con la firma “Fútbol 10” en 2002, conduciendo los destinos del club hasta 2006 y en esa gestión se generó el último retorno a la B Nacional, a pesar de que al otro año descendió. Patrimonialmente no tuvo grandes crecimientos y una vez de su retiro llevó a varios juveniles como cuenta pendiente de inversiones anteriores. Pagó las deudas, concretó un saneamiento importante aunque le quedó pendiente el juicio del doctor Vicente Cerezo. Dicho sea de paso, incluso ya alejado del todo, en 2013 liberó 500 mil pesos para arreglarlo extrajudicialmente pero Fabián Novack, presidente de Racing en ese entonces y su asesor Ricardo Bondio, priorizaron el pago al plantel de sueldos atrasados y hoy el juicio con sentencia firme figura en el Concurso. Una irresponsabilidad.
Por eso es que la palabra “gerenciamiento” en Racing genera algunas sospechas, aunque por los tiempos actuales, nadie se anima a cerrarle la puerta.
Dicho sea de paso, desde hace algunos años se habló de un inminente desembarco en el club del grupo Pachuca, que invirtió en Talleres de la mano de Andrés Fassi. Y que un socio notable de Nueva Italia podría supervisar o continuar un seguimiento del proceso y del proyecto, como Armando Del Río (hoy aliado estratégico de Talleres). Ese rumor ilusionó a muchos pero el interventor Gustavo Rubín negó las versiones con autoridad. Otros aducen que sí existieron diálogos pero que no hubo acuerdo en las negociaciones finales.
Es decir, desde hace un tiempo la posibilidad de arribo de algún inversor viene sonando fuerte por Nueva Italia, sin concreciones o sin garantías que puedan convencer. Ahora en este caso, con un marco legal más fortalecido y amparado desde AFA, podría tener mayor sustento jurídico, aunque la palabra final es de los socios.

Comicios extraños
Con este panorama, ¿Qué pensarán los postulantes a la conducción de Racing? Los socios de Racing deben elegir sus nuevas autoridades el 25 de marzo, según lo sentenció el juez de la causa Carlos Tale, con la salida de la intervención y el retorno de club a sus órganos naturales. Pero con el rumor de algún gerenciamiento a cuestas, todo parece inestable.
Hasta el momento hay dos listas políticas que aspiran a llegar al poder en la contienda electoral: “Por un Racing más grande”, liderada por Néstor Romero y Ricardo Aguiar como fórmula presidencial (con el aval ideológico y económico del socio notable Domingo Martínez), más el espacio de Manuel Pérez (ex presidente del club en 2001-02) junto a Cayetano Canto, intendente de Saldán, y visto con buenos ojos desde el Panal, por su relación con el gobernador Juan Schiaretti, confeso hincha de “La Academia”.
El bloque que resulte ganador, además tener el desafío de conducir el equipo profesional, deberá empezar a gestionar juicios y deudas post concursales, cuya cifra sería superior a los 10 millones de pesos. El concurso actual está controlado y en marcha, con un pago anual de 300 mil pesos, cifra más que razonable para manejar (la intervención abonó las dos primeras de las diez que se comprometió a pagar en la Justicia). Y para colmo, como el Federal A empieza recién en agosto, los ingresos genuinos no serían tan accesibles en los primeros meses de gestión en una institución donde el fútbol genera los mayores recursos junto a la Escuela Modelo.
Si llega a tomar fuerza y asidero la posibilidad del ingreso de las SAD al fútbol argentino, pareciera que las comisiones directivas serán apenas un efecto residual. Por eso, en la búsqueda de mayor transparencia o de garantías de que no haya perjuicios ni económicos ni patrimoniales en las entidades, se está contemplando un contrato que pueda certificar los resguardos de cada actor interesado.
Igualmente, de acuerdo al boceto de Casa Rosada, serán los socios quienes permitirán o no el acceso de capitales privados casi a modo de franquicia en el club. De hecho, figuran algunos condicionantes o requisitos excluyentes en poder de los abonados, como tener derecho a veto con propuestas que impliquen cambio de nombre, de color de camiseta, en el escudo y de localía. Al menos un reaseguro ante un mercado voraz que se lleva todo por delante.
Es decir, Pérez o Romero se encontrarán con este escenario en algún momento de sus procesos. Tarde o temprano. Un Racing que pase a ser una Sociedad Anónima o mantener la idiosincrasia de club social.
Macri en su momento avanzó con las SAD en los albores de los ’90 cuando era presidente de Boca y hasta hubo dos intentos fallidos: trasladar a Deportivo Español a Mar del Plata con una denominación levemente retocada; y la insólita mudanza de Argentinos Juniors a Mendoza, que duró solo una rueda. Ahora parece tener más forma y cuerpo la propuesta, pero serán AFA primero (Julio Grondona nunca lo permitió) y los socios de cada institución después los encargados de no perder la esencia o de rendirse resignadamente a los avances del negocio del fútbol.