CIBI se hace valer por Reynoso

El club de Liga Cordobesa de Fútbol, desafiliado por deudas e intervenido judicialmente, pretende hacer respetar el convenio con Talleres, que le debe rendir el 20 por ciento de la venta de “Bebelo” a Boca Junior, cotizada nominalmente en 4 millones de euros.

Por Federico Jelic

Tremenda acción de transferencias que logró Talleres en este receso, dejando ardiendo el mercado de pases, ese que inició con la venta de Sebastián Palacios a Pachuca de México en junio pasado, y completó a dos días del reinicio, con las operaciones que vincularon a Emanuel Reynoso y Jonathan Menéndez a Boca Juniors e Independiente, respectivamente.
En total, entre porcentajes y demás desgloses, a las arcas del club de barrio Jardín ingresaron poco más de tres millones y medio de dólares entre esos traspasos (1.2500.000 de esa moneda por Palacios, más un millón de la misma moneda por Menéndez y un “palo” y medio por Reynoso, aunque entre otros intercambios, el valor del pase fue cotizado en un valor mayor a ese monto.
Ahí radica el problema. Por “Bebelo”, en efectivo, se acreditaron 1.500.000 dólares, pero según valoraron y tasaron la transacción públicamente los directivos de Talleres, se habló de cuatro millones “verdes” por el 60 por ciento de los derechos económicos. Entonces, aparece en escena otro involucrado fundamental, el actor primario de este contrato: CIBI.
Club Infatil de Barrio Ituzaingó posee el 20 por ciento de la ficha de Reynoso. Entonces, será cuestión de saber el cálculo final de la operación para de esa forma conocer realmente los porcentajes a repartir. La humilde entidad se encuentra en proceso de Normalización institucional y con ese monto podría no solo serviría para hacer frente a las cuantiosas deudas sino que podría reabrir sus puertas, en función de retornar a su vida institucional como Asociación Civil Sin Fines de Lucro.

CIBI Reclama
CIBI se encuentra intervenido por la Justicia después de varios procesos negativos y por el apremio financiero del cuál no pudo salir adelante ni acomodarse. De hecho, dejó de competir en los torneos oficiales de la Liga Cordobesa de Fútbol (militaba en Primera B) y tampoco l hace con las divisiones inferiores, hoy desmanteladas. Su cancha se encuentra en desuso. Se encuentra ubicado en una de las zonas más vulnerables de la ciudad de Córdoba, con muchos jóvenes en situación de riesgo. La reapertura del club significaría una especie de refugio para aquellos niños sin contención social.
Reynoso llegó a la cantera albiazul en medio de una prueba de jugadores, donde los captadores de talentos le vieron condiciones, por lo que el convenio entre instituciones no tardó en celebrarse.
Vale aclarar que Talleres nunca negó el acuerdo inicial y es más un compromiso moral que otra cosa. Desde barrio Jardín aducen que en su momento procuraron adquirir el 20 por ciento restante del pase, pero no encontraron autoridades en funciones como para poder negociar el saldo restante.

¿Cuánto se cobró?
Pablo Tello es el actual normalizador de CIBI, a cargo de la Intervención Judicial y ya mantuvo reuniones con el titular de la Liga Cordobesa de Fútbol Emeterio Farías, con el objeto de hacer respetar el contrato entre ambos clubes con relación a los porcentajes por Reynoso después de que Talleres se acreditara los derechos federativos. De hecho, también cursaron desde la Intervención una carta a la secretaría y tesorería de Boca Juniors, con la finalidad de que se conozcan los números reales y transparentes de la operación. AFA también será recabada.
Es que no son cifras para despreciar ni dejar pasar por alto. Si la transferencia se realizó en cuatro millones de dólares estimativos como valor nominal, tal como anunció el presidente de Talleres Andrés Fassi, a CIBI le corresponderían 800 mil dólares, es decir, traducido en pesos, una friolera de 16 millones de pesos. ¿Imagina usted lo que podría concretar CIBI con esa tonelada? Desde ampliar el estadio, construir tribunas, mejorar el césped a poner en marcha y funcionamiento el club en todas sus divisiones inferiores y categorías posibles.
El tema es que no es fácil interpretar o mejor dicho, validar en cuánto podrá hacer valer el reclamo de la institución de barrio Ituzaingó. Porque si Talleres determina otorgar un 20 por ciento de los 1.500.000 dólares cobrados en efectivo, el embolso de CIBI sería de 300 mil dólares (seis millones de pesos, nada relativo).
Por eso se pedirán informes en pos de aclarar la operación. Porque de ese monto en cash que ingresaron a la cartera del albiazul, los valores tangibles de la mitad restante de Juan Cruz Komar (570 mil dólares), la cancelación de la parte perteneciente a Boca por Palacios (1.250.000 dólares) más un porcentaje del pase del volante Andrés Cubas ( hoy en Defensa y Justicia) más otra parte de la ficha del juvenil de la Reserva de Talleres Alejandro Maciel; sumado el préstamo con cargo de Andrés Messidoro más una reducción importante en la opción de compra del delantero Marcelo Torres, es como muy complicado de interpretar y de cuantificar el desglose.
Igual, siempre hay tela por cortar, porque el propio CIBI tuvo sus elecciones y ahora debería la Intervención convocar nuevamente a comicios. “Se van a tener que poner de acuerdo”, dijo en tono de broma Reynoso cuando ya con ropa de Boca le preguntaron sobre este litigio social y el 20 por ciento de su club de origen con Talleres. A la espera de avances.