“Los productores cada vez apuestan menos al drama”

Alejandro Paker llega nuevamente a Carlos Paz con “Como el Culo”, tras un exitoso paso en 2015 con el musical Priscilla. El actor analiza el momento actual del mundo laboral para los artistas en el escenario nacional.

Por Ariel Bogdanov

En el verano del 2015, uno de las obras más exitosas del verano fue “Priscilla, la reina del desierto”, Alejandro Paker junto a Moria Casán y Diego Ramos protagonizaron un musical de excelencia que arrasó no sólo en las tradicionales entregas de premios que se realizan al final de cada temporada, sino que en el boca a boca. Las críticas del público premiaron a una obra que se había presentado en Buenos Aires y llegaba a Carlos Paz con una gran apuesta técnica que incluía adaptaciones de la compleja escenografía que requería la puesta en escena.
Tras esa gran experiencia Paker desembarca nuevamente en la villa serrana con la obra “Como el culo” (adaptación de la obra inglesa The play that goes wrong), en el teatro Candilejas 1, acompañado por un elenco de lujo conformado por Pablo Rago, Alejandro Paker, Miriam Lanzoni Gonzálo Urtizberea y Gustavo Garzón, entre otros.
Nacido en Rosario y con algunos años de estudio de medicina en su haber, Paker se mudó a Buenos Aires donde se acercó al mundo artístico y se formó entre otros con el prestigioso Pepe Cibrián Campoy.
En diálogo con Alfil explicó de que se trata este nuevo proyecto que lo trae a Carlos Paz.
“Me fui feliz de Carlos Paz. Fue una gran experiencia principalmente por el trato de la gente que es hermoso. Tengo anécdotas increíbles de esa temporada. Por ejemplo vino una señora a verme y me dijo que estaba muy flaco. Al otro día llegué al teatro y me había dejado un bowl con comida. Esas cosas no ocurren en cualquier lado y al actor le dan una familiaridad con el público hermosa”, explicó Paker.
-¿Con que expectativas llega a Carlos Paz?
Con las mejores. La verdad que es un elencazo. Dirigidos por Manuel González Gil que para este estilo es genial. Tenemos una escenografía de la hostia y la producción de Faroni. Funcionó muy bien en Buenos Aires y Faroni decidió armar un elenco nuevo para venir a Carlos Paz por lo que estamos muy bien.
-¿Qué evaluación hace del año que termina?
Tuve muy lindos proyectos. Empece a trabajar en cine en una película donde participé en un film con Luis Brandoni y Guillermo Francella. Se llama “Mi Obra Maestra”, es del mismo director que “El Ciudadano Ilustre”, así que contento y de cara al 2019 esperamos seguir en esa línea con la obra “Como el culo”, además de un proyecto grande para chicos del que aún no puedo adelantar mucho.
-En medio de tantas latas y una situación económica con expectativas. ¿Cómo está el mercado laboral para los actores?
Yo tengo una estrategia. Nunca espero que me llamen. Busco generar proyectos propios de los que participo como ocurrió con Priscilla. Ahora estuve en el Teatro San Martín junto a Eleonora Wexler en una obraque se llama “Umbrío”, que fue un proyecto mío también. Si espero que me llamen es peor la tortura de la espera. Ha sido un año difícil el 2017 para los actores. Hay una situación incierta y entiendo los temores. Hoy un productor arriesga mucho y es mucho también lo que tienen para perder y por eso apuestan a fórmulas que funcionan bien y lo hacen con otros elencos. En el país por ejemplo no existe el drama. La gente parece que sólo quiere ver comedias y creo que son indicadores sociales. No me enojo ni me quejo, sólo que uno tiene que entrenar la cintura para sortear este tipo de situaciones.