Oferente de la basura con ejecutivos detenidos por daño ambiental

Un alto magistrado de Brasil negó la excarcelación a dos ejecutivos del Grupo Solvi, corporación que cuenta entre sus subsidiarias a Vega, oferente del servicio de recolección en Córdoba.

Por Felipe Osman

basuraEsta semana trascendió, en artículos de la prensa brasileña, que el Tribunal de Justicia de Estado de Pará, Brasil, negó la excarcelación a Lucas Feltre, Director Administrativo y Financiero de “Revita Engenharia” y Diego Nicoletti, director Regional de “Solví Participações”. Se trata de dos subsidiarias del grupo empresario Solvi.
La noticia es de interés en Córdoba por diversos motivos. En primer lugar, Solvi participa de la licitación por la recolección de residuos en esta ciudad a través de Vega, subsidiaria que el grupo empresario de origen brasileño constituyó en nuestro país para poder competir por la concesión de servicios en Argentina.
Pero aún más inquietud debe generar el motivo por el cual los ejecutivos de Solvi se encuentran, en estos momentos, en prisión. Los delitos por los cuales la justicia brasileña los estaría investigando son: polución atmosférica, polución hídrica, construcción de obras potencialmente contaminantes sin licencia ambiental, y elaborar un estudio ambiental total o parcialmente falso o engañoso. Toda una carta de presentación.
Estos “contratiempos” con la Justicia vienen a sumarse a otros, ya conocidos (difundidos por la prensa de Brasil, y de los cuales Alfil se ha hecho eco), en los cuales el grupo estuvo implicado en el célebre escándalo de corrupción Lava Jato.
Aparentemente, documentos que forman parte de la investigación “operación autolavado” demostrarían que el ex ministro brasileño José Dirceu y a su consultora recibieron, entre 2007 y 2009, aproximadamente 488.000 reales -más de 2,5 millones de pesos argentinos- de Solvi.
Según lo estableció la Justicia de Brasil, Dirceu, condenado a prisión, prestó a cambio su “asesoramiento”, consistente en “abrir caminos” y “facilitar” contactos con gobernantes y funcionarios.
Aún así, y siendo de público conocimiento lo expuesto en el presente artículo, Solvi ha logrado cierto éxito en nuestro país. Meses atrás, por ejemplo, obtuvo la concesión del servicio en parte de la ciudad de Rosario. Aunque en tal oportunidad a través de otra de sus subsidiarias en el país: LimpAr.
En esa ocasión, Solvi contó con un apoyo clave: el del clan Moyano. El zar del sindicalismo e histórico gremialista de Camioneros tendría cercanos lazos con la prestadora brasileña y habría apadrinado con éxito su desembarco en Rosario. Una jugada similar se repitió en la licitación del servicio en Córdoba. Tal es así que, durante el período de preparación de las propuestas, en las oficinas que Solvi alquiló en la Torre de Capitalinas, fue continuo el ingreso del Secretario General de Camioneros en Rosario, Marcelo “Pipi” Andrada. Desde allí se elaboró la propuesta que busca quedarse con alguna de las tres zonas en las que se divide la ciudad a los efectos del servicio.
Renglón aparte merece una consideración acerca de los graves conflictos que podrían desatarse si Moyano “pisa” en el coto de Saillén, acérrimo adversario del camionero desde que el Surrbac se escindió del sindicato.

Solvi – Caputo
Pero la brasileña Solvi, a través de Vega, no concurre sola a la licitación. Lo hace en tándem con la empresa argentina Caputo S.A. El célebre apellido que da nombre a esta última no es otro que el de Nicolás Caputo, de estrechísima vinculación con el presidente Mauricio Macri. Y que habría sido beneficiado con numerosas (y costosas) concesiones de obras durante la estadía de Macri en la Jefatura de Gobierno de CABA.

Otras oferentes
Junto a la UTE Solvi-Caputo otras dos oferentes siguen en carrera para hacerse con la prestación del servicio de recolección en la ciudad. Por un lado la ya conocida LUSA. Por el otro, el tándem integrado por la Cotreco –actual prestadora en los sectores centro y sur de la ciudad- junto a la gigante española Urbaser.